Autor: R. P.. 
 Relaciones España-URSS. 
 El oro de Moscú no complicó la negociación  :   
 El tema sigue pendiente, pero ha quedado al margen. 
 ABC.    10/02/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

RELACIONES ESPAÑA-U. R. S. S.

EL «ORO DE MOSCÚ» NO COMPLICO LA NEGOCIACIÓN

El tema sigue pendiente, pero ha que-dado al margen

MOSCÚ, 9. (De nuestro corresponsal. ) Uno de los temas que, según ciertos indicios, han ocupado

mayor tiempo en las conversaciones hispano-soviéticas, aparte un detalladísimo estudio de la traducción,

palabra por palabra, de los documentos, podría haber sido la discusión en torno a la inclusión de una

cláusula secreta para salvar escollos tipo «oro de Moscú».

Hace ya muchos años que la U.R. S. S. ha escrito oficialmente su última palabra sobre tan debatida

cuestión en España: el oro español que fue enviado a la Unión Soviética por el Gobierno republicano se

gastó con creces —dice Moscú—, en el envió de ayuda material y suministros durante la guerra española.

En Madrid figuran los certificados del depósito de aquellas 510 toneladas de lingotes oro que

representaban en la época una de las mayores reservas del mundo.

En el convenio comercial hispano-soviético de 1972. al parecer, figura ya una cláusula secreta, según la

cual ambas partes «se reservan ciertos derechos> que les correspondan para los contenciosos pendientes.

Ahora, para la normalización de relaciones al más alto nivel, aparte el canje de notas y el comunicado

conjunto, según fuentes indirectas, se habría insistido en estipular por parte española la no renuncia a «los

derechos que se reservan las partes» y que no anulan los textos anejos del convenio de 1972.

DESEO SOVIÉTICO.—Según una versión, la parte soviética hubiera deseado que no constara

explícitamente esta cláusula porque ya venía detallada en el convenio de París y, por tanto, era reiterativo

volver a dejar sentado el «no caduca».

Sin embargo, el tema oro, hecha esta salvedad, no ha supuesto ninguna complicación especial ni para el

Convenio comercial ni para está normalización diplomática por quedar al margen del establecimiento de

relaciones en sí. Según otras fuentes, el intercambio de embajadores precisamente podría contribuir de un

modo favorable a presentar en su día por cada una de las partes las acciones oportunas.

«Cualquier tratadista de Derecho Internacional —han comentado en círculos altamente representativos—,

sabe que no caducan los derechos sí no hay expresa renuncia de los mismos.—R. P.

 

< Volver