Autor: Nieto González, Miguel Angel. 
 Relaciones España-URSS. En el año 1967 y 1974 intentaron comprar uno. 
 Los soviéticos buscan un solar para su embajada     
 
 ABC.    10/02/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ABC. JUEVES 10 DE FEBRERO DE 1977 PAG.

RELACIONES ESPAÑA-U. R. S. S.

EN EL AÑO 1967 Y 1974 INTENTARON COMPRAR UNO

LOS SOVIETICOS BUSCAN UN SOLAR PARA SU EMBAJADA

AYER, a las diez de la mañana, se produjo el cambio de notas entre los ministros de Asuntos Exteriores

de España, señor Oreja, y de; la Unión Soviética, señor Gromyko, por las que se establecen relaciones

diplomáticas a nivel de embajador entre ambos países. Hasta el momento existían relaciones comerciales.

La nota en. Madrid era recibida en el palacio de Santa Cruz por el señor Bogomolov, y en Moscú por el

señor Ferrer, como representantes de los respectivos países.

«Una vez conseguidas las relaciones diplomáticas será mucho más fácil ponernos de acuerdo en aquellos

temas que sean necesarios», aseguró un portavoz del palacio de Santa Cruz.

TRAMITES

A partir de este momento, ambos países iniciarán los trámites protocolarios para el establecimiento de sus

sedes diplomáticas y, el nombramiento de los respectivos embajadores.

Es lógico pensar que el primer paso a dar será el de elevar, a los respectivos representantes consulares, a

la categoría de encargados de Negocios, categoría para la que no se necesita el «placet» de los Gobiernos.

El hecho de que la nota en España haya sido recibida sor el señor Sergio Bogomolov se debe a que el

señor Kosing, aun siendo el Jefe de la Delegación y diplomático, pertenece al Ministerio de Comercio,

mientras que el señor Bogomolov pertenece al Ministerio de Asuntos Exteriores.No obstante, los asuntos

consulares están a cargo del señor Anatoli Krasinikov. Aún no se sabe quién de estas personalidades

soviéticas será elevada a la categoría de encargado de Negocios. Incluso cabe la posibilidad de que sea

otra persona enviada desde MOSCÚ.

EMBAJADA

Respecto a la futura instalación de la Embajada, en la Delegación Comercial nos han informado que no se

sabe nada, ya que es muy temprano aún: «Si le aseguro que nos instalaremos adecuadamente para

mantener unas relaciones prósperas y duraderas».

No obstante, ya en el año 1967 encontramos en nuestros archivos una noticia en la que se aseguraba que

un Banco español, que representaba a una sociedad Instalada en la Unión Soviética, acudió a la subasta de

un solar ubicado entre las calles Juan Bravo, Lagasca, Maldonado y Claudio Coello. La subasta quedó sin

adjudicatario. El Banco declara, en aquel año, que la compra del solar estaría relacionada directamente

con la futura instalación de la Embajada de la U. R. S. S. en Madrid.

Años más tarde, hacia 1973, la Delegación Comercial soviética quiso comprar, para instalarse allí, el solar

ubicado en la calle María de Molina, esquina a la Castellana, pero la compra no fue posible por un

problema de reciprocidad; es decir, que mientras que la Delegación soviética pretendía adquirir terreno en

Madrid, a nuestra Delegación en Moscú le era absolutamente imposible hacerlo, ya que en este país no

existe otro propietario del suelo que el Estado. Parece ser que la única Embajada que es propietaria del

edificio que ocupa en Moscú es la de los Estados. Unidos.

Ahora, al quedar establecidas las relaciones diplomáticas plenas el caso puede ser distinto. Un portavoz

de la Oficina de Información Diplomática aclaró: «No creemos que haya algún impedimento para que la

Delegación diplomática de la U. R. S. S. adquiera un solar en Madrid a un propietario particular.» No

obstante, otras versiones indican, que es posible que sea el propio Ministerio de Asuntos Exteriores quien

adquiera un solar y se convierta en el arrendatario de los nuevos huéspedes diplomáticos.

Juan Sebastián Garrigues presidente de Ciex, empresa que tiene relaciones comerciales con la Unión

Soviética, fue, en un tiempo, el encargado de buscar y adquirir un solar para la instalación de, la

Embajada, operación que no se pudo llevar a efecto por el problema de la reciprocidad.

Parece ser también que se podrían instalar por separado la sede de la Embajada, la Oficina Consular y la

Delegación Comercial.—Miguel Ángel NIETO.

 

< Volver