Autor: Riaza, Alfredo. 
 Gibraltar teme por su futuro (y 4). Ante el viaje de Owen a Madrid. 
 Gran Bretaña sin pretextos     
 
 Diario 16.    30/08/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Gran Bretaña sin pretextos

Alfredo Riaza

LONDRES, 30 (Corresponsal Dl6) — El desmantela-miento del régimen franquista y los últimos

acontecimientos en la política española entre los que destaca la petición de ingreso en las comunidades

europeas— tenían que forzar insoslayablemente a la diplomacia británica a efectuar un replanteamiento

de la cuestión de Gibraltar.

Ese replanteamiento no es admitido todavía oficialmente, ya que los portavoces del Foneign Office

insisten en que la base del problema persiste y el Gobierno británico mantiene su conocida postura de no

tomar decisiones sobre el futuro del Peñón sin contar con la voluntad de, sus habitantes, calificando de

"tomas de contacto" las últimas actividades diplomáticas.

Pero la visita a Madrid del Foreign Secretary, David Owen, y la reactivación del asunto gibraltareño

dentro del propio Foreign Office son claros indicios, de que a Gran Bretaña se le ha terminado ya la renta

de una postura en la que la existencia del régimen de Franco era pretexto para rehusar el diálogo e ignorar

las resoluciones de las Naciones Unidas.

Se ha hecho hincapié en Londres en afirmar que la gestión de Owen en Madrid no entremezclara los

asuntos de Gibraltar y la posible accesión de España a las comunidades europeas, como medios

informativos norteamericanos apuntaron. Pero en ambas cuestiones existen puntos de contacto inevitables

que han de ser utiliza das por ambas partes, ya que, desde el punto de vista comunitario, sería deseable

que el problema gitaraltareño tuviera una solución acordada antes del ingreso de España en la

Comunidad.

La diplomacia británica es consciente de que la situación ahora es distinta a cuando se rompieron las úl

timas conversaciones a alto nivel, en la pintoresca etapa de López Bravo y sir Alec Douglas Home, en la

que "pensaron juntos", "trabajaron juntos" y no consiguieron nada. Tres semanas después de la visita de

Owen a Madrid, irá a Gibraltar el ministro de Estado del Foreign Office, Frank Judd. El objeto de este

viaje es, claro está, informar al Gobierno gibraltareño de las conversaciones y tratar de la ayuda

económica británica a Gibraltar, cuyo último bienio termina este invierno. Las demandas de un aumento

en esa ayuda, junto a la difícil situación interna en el Peñón, con huelgas de larga duración, malestar por

los privilegios de que goza la guarnición británica y sospechas de los integracionistas ante el cambio de

situación y las concesiones que ha hecho recientemente Gran Bretaña en sus problemas coloniales de las

islas Malvinas y Belize, son obstáculos que se alzan en la línea que Gran Bretaña ha venido siguiendo

hasta ahora y que se unen al cambio en la situación española.

 

< Volver