El reforzamiento de los vínculos entre España y Portugal. 
 Un objetivo de Estado por encima de cualquier eventualidad política     
 
 Pueblo.    22/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

EL REFORZAMIENTO DE LOS VINCULOS ENTRE ESPAÑA Y PORTUGAL

UN OBJETIVO DE ESTADO

por encima de cualquier eventualidad política

Señaló Adolfo Suárez en el discurso de la cena ofrecida a su colega portugués

Mario Soares: "He venido con el propósito expreso de poner fin a un falso mito —el mito de la

histórica enemistad entre los pueblos peninsulares—"

MADRID. (PUEBLO) — «Cuando tratamos de reforzar los vínculos entre España y Portugal, estamos

cumpliendo un objetivo dé Estado, por encima de cualquier eventualidad política. Y estamos, señor

primer ministro, dando, respuesta a una exigencia histórica, urgida por la realidad de que nuestras dos

comunidades no sólo tienen un pasado común, sino un futuro unido», dijo anoche el presidente del

Gobierno, Adolfo Suárez en el curso de la cena ofrecida al primer ministro portugués, Mario Soares,

como colofón al primer día de su estancia" en la capital de España que hoy tiene su momento cumbre con

la firma, a las cinco de la tarde, del nuevo tratado de amistad y cooperación entre España y Portugal. A la

cena asistieron miembros del Gobierno y líderes de partidos políticos.

. El señor Suárez, en las palabras de ofrecimiento a su colega lusitano, hizo referencia a la unidad, de los

dos pueblos por la geografía, la historia y la cultura, aparte de los afanes coincidentes, sobre lo que señaló

«nuestros dos países viven apasionadamente su historia. La biografía de nuestros pueblos vuelve a ser

paralela, como siempre lo ha sido. Ambos sienten, por primera vez en mucho tiempo, que sus procesos

democráticos son irreversibles.

En su discurso, Adolfo Suárez se mostró como «el primer convencido de que la solidez de nuestras

instituciones democráticas dependen también del reforzamiento de las relaciones entre nuestros dos

países, porque no podemos hacer de ellos un bloque aislado» por la existencia de un nuevo instrumento

llamado a institucionalizar las relaciones de ambos países: el Consejo de Cooperación Hispano-Portugués

que se crea con la firma del tratado que será una realidad esta tarde. Al final levantó su copa por la

fraternidad entre los dos pueblos, no sin antes haber apostado por el futuro del marco de las relaciones

que se abre con la firma del nuevo tratado, que sustituye, con dos años de antelación, al antiguo Pacto

Ibérico, poniendo a disposición del Gobierno portugués la atención que España siempre le merecerán sus

proble-mas y felicitándose por los logros conseguidos hasta el momento.

Mario Soares respondió a su colega, anfitrión anoche y que hoy será invitado en la Embajada de Lisboa,

reconociendo en el viajé una fecha histórica," ya que ha venido a España «con el propósito expreso de

poner fin a un falso mito —el mito de la histórica enemistad entre los pueblos peninsulares— y porque en

el pasado, también en frase textual del «premier» portugués, «nuestras relaciones no siempre fueron

marcadas, por un auténtico espíritu de comprensión».

Desde el análisis del pro-ceso democrático portugués Mario Soares reconoció en su discurso la

admiración que le producía el español, ya que «también España —señaló—, con ponderación y sentido de

las oportunidades históricas, se decidió a abordar nuevos tiempos; dando respuesta a las aspiraciones más

profundas de su pueblo». Todo ello en expresión del mandatario portugués-, «gracias al valor y lucidez de

hombres políticos como Adolfo Suárez, que rompió decisivamente con el trazado de políticas

ultrapasadas e imponer nuevos caminos a vuestro grande y respetado país, ajustando igualmente el paso a

la cadencia del tiempo europeo».

No se olvidó de señalar la importancia de la Península Ibérica en el triple contexto atlántico-

mediterráneo-europeo, para coincidir en las relaciones claras de la cultura e historia de los dos países,

precisamente porque había viajado hasta la capital española acompañado de una muestra del genio

portugués de los hombres de pensamiento y cultura. Al final, levantó la copa por la «felicidad personales

de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, del presidente Suárez y por la prosperidad del pueblo español».

EN LA ZARZUELA Y EN LA MONCLOA

Prácticamente, desde el aeropuerto de Barajas donde Mario Soares fue recibido, por su colega español

Adolfo Suárez y el titular de Exteriores, Marcelino Oreja, el, primer ministro portugués se dirigió al

palacio de la Zarzuela, donde se entrevistó con Don Juan Carlos. Del palacio de la Zarzuela pasaron al de

la Moncloa, para verse con Adolfo Suárez y tener ocasión de reunirse con las delegaciones de ambos

países para discutir los temas vinculados a las relaciones bilaterales, así como algunos puntos incluidos en

el tratado de amistad y cooperación hispano-portugués, que será firmado hoy por los jefes de Gobierno

respectivos.

Marcelino Oreja, ministro de Asuntos Exteriores, ha rubricado en unas declaraciones a RNE que el nuevo

tratado entre España y Portugal responde a un proposito que habla sido, anunciado ya con ocasión de la

visita que hace bastantes meses realizó el presidente Suárez a Portugal; un viaje de apenas quince horas,

pero de enorme intensidad, y en el que se sentaron las bases de este nuevo acuerdo, según palabras del

jefe de la diplomacia española.

Dentro de los contactos hispano-portugueses de la primera jornada del viaje del primer ministro Soares se

inscribe la entrevista mantenida entre el vicepresidente primero y ministro de Defensa, Gutiérrez Mellado,

y su colega portugués, Firmino de Miguel. A la entrevista siguió un almuerzo de trabajo, en el que

ambos militares se hicieron acompañar por sus inmediatos colaboradores, A la misma hora del almuerzo,

pero con distintos comensales, se reunía Mario Soares con miembros de la Comisión Ejecutiva del PSOE

(Alfonso Guerra, Ramón Rubial, LuisYáñez, Luis Gómez Llorente, Javier Solana, Guillermo Galeote y

Luis Fajardo, con la ausencia obligada del líder, Felipe González, al encontrarse de viaje en Estados

Unidos). Según un comunicado del PSOE, en la entrevista se trataron temas de interés para ambos países

y ambos partidos socialistas, reafirmándose la identidad de puntos de vista de ambas organizaciones y los

lazos de amistad que les une, así como los deseos de continuar y mantener una estrecha colaboración.

EXPOSICIÓN EN EL PALACIO DE CONGRESOS

Aparte de la cena que el presidente del Gobierno español ofreció a su colega portugués, e] programa

oficial del primer día de su visita culminó, con la inauguración de la exposición dedicada a la revista

«Precenca», conmemorativa del L aniversario de su publicación como órgano qué fue de un grupo de

escritores y artistas de vanguardia del país vecino. Paralelamente a esta manifestación cultural, en cuya

presentación intervino Juan March, hijo del presidente de la fundación del mismo nombré, fue también

augurada en el Palacio de Exposiciones, la manifestación «Cultura portuguesa», que contiene diversas

exposiciones de pintura y escultura contemporáneas, de grabados y de arte popular, con las firmas más

destacadas, hasta un total de 51 artistas. El primer ministro Soares estuvo acompañado durante el acto por

su colega español Adolfo Suárez, los ministros portugueses de Defensa y Cultura, Firmino de Miguel y

David Maurao Ferreira, y del ministro español de Culturas Pío Cabanillas.

Por la noche, en el despacho del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, en un acto previo a la cena

ofrecida a la representación portuguesa, entregó a Mario Soares las insignias de la gran cruz de Isabel la

Católica, en presencia de las delegaciones de ambos países. El ministro de Cultura, Pío Cabanillas,

también se ha entrevistado con su colega portugués, Maurao Ferreira, analizando los posibles contactos

cultura-les, hispano - lusitanos enmarcados dentro de la línea de trabajo de amistad y cooperación. Se ha

previsto la edición común de libros que afectan a la coincidencia histórica y cultural de España y

Portugal, el fomento de estructuras culturales y el intercambio de ayuda a la creación artística y al artista.

 

< Volver