En el palacio de La Moncloa. 
 Se firmó el Tratado de Amistad y Cooperación  :   
 Se subraya la voluntad de cooperar en el plano bilateral y en el marco de las organizaciones internacionales. 
 Arriba.    23/11/1977.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 37. 

ABC. MARTES, 20 DE NOVIEMBRE DE 1979. PAG. 15.

RELACIONES EXTERIORES

OREJA SUBRAYA ANTE GROMYKO LA VOCACIÓN OCCIDENTAL DE ESPAÑA

Madrid. (De nuestra Redacción ) Marcelino Oreja, ministro de Asuntos Exteriores, subrayó ayer ante

Gromyko, al término de su primera jornada de visita oficial, la vocación occidental de España. «En esta

opción —señaló Oreja— no queremos ver en modo alguno un antagonismo contra ningún país o grupo de

países. Queremos una Europa sin recelos, sin egoismos, abierta a los problemas y a las necesidades de los

países en vías de desarrollo; una Europa de solidaridades y no de confrontaciones.

Andrei Gromyko, primer ministro de Asuntos Exteriores soviético, que visita oficialmente España, llegó a

la una del mediodía de ayer a Madrid procedente de Moscú. En el aeropuerto de Barajas fue recibido, al

pie de la escalerilla del avión, por su homólogo español, Marcelino Oreja; el secretario de Estado del

Departamento, Carlos Robles Piquer; el embajador español ante la URSS. Juan Antonio Samaranch, y el

embajador soviético en España, Yuri Dubinin.

Sonriente, y con un excelente aspecto, el ministro soviético efectuó una breve declaración en la sala de

Prensa del aeropuerto.

Totalmente deslumbrado por los focos de televisión, comentó irónicamente: «Si ustedes piensan que veo

algo, están en un error.» Expresó a continuación su satisfacción por estar en España: «Cada hombre,

cuando llega por primera vez a otro país, tiene una sensación particular. La que yo tengo hoy.» Añadió

seguidamente que su viaje tiene como objetivo entrevistarse con las autoridades españolas para discutir

cuestiones multilaterales y bilaterales. «No quiero decir nada de antemano porque no me gusta hacer

pronósticos, salvo afirmar que el ambiente será amistoso», señaló.

Terminó su breve saludo apuntando que en nombre del Gobierno soviético y personalmente de Leónidas

Breznef, transmitía los saludos y mejores votos para el pueblo español. «Por razones naturales —

terminó— quiero desear lo mejor a los madrileños de esta hermosa ciudad.»

ENTREVISTA GROMYKO-OREJA

A primeras horas de la tarde, los ministros de Exteriores de España y la URSS mantuvieron su primer

encuentro, en el que, a lo largo de casi noventa minutos, el ministro soviético expuso las grandes líneas de

la política internacional de su país.

Gromyko afirmó que sabe perfectamente que hay políticos que quieren interferir en el proceso de

distensión, en el cual, dijo, la de carácter militar tiene una importancia esencial. Haremos todo cuanto sea

posible, señaló Gromyko, para evitar estas interferencias. Estas afirmaciones de Gromyko pueden ser

interpretadas, según algunas versiones, como una alusión al tema de los derechos humanos, aunque este

término no fue utilizado en ningún momento. Gromyko destacó la importancia de la Conferencia de

Seguridad a celebrar en Madrid el año próximo, y se refirió también a la crisis de Oriente Medio, el

contencioso con China, los planes de modernización de la OTAN y otras cuestiones de actualidad

internacional.

En la reunión del próximo miércoles será Oreja quien exponga las directrices de la política exterior

española.Se asegura que el ministro español no entrará en detalles sobre ninguna de las propuestas

concretas que haya podido efectuar ayer el ministro soviético.

La diplomacia española piensa que la estancia de Gromykó en Madrid debe desencadenar un proceso de

«fomento de confianza» entre los dos países.

INVITACIÓN A DON JUAN CARLOS

Tras el primer contacto Oreja-Gromyko, el ministro soviético se trasladó al Palacio de la Zarzuela, donde

fue recibido por el Rey Don Juan Carlos. Se asegura que Gromyko entregó, al Monarca español una

invitación de Breznef a los Reyes para visitar la Unión Soviética. La entrevista con el presidente del

Gobierno, Adolfo Suárez, está prevista para las diez de la mañana de hoy, en el Palacio de la Moncloa.

El último acto de la primera jornada española de Gromyko fue la cena en honor del ilustre huésped

ofrecida por el ministro de Asuntos Exteriores español en el Palacio de Viana.

Vuestra presencia en Madrid —señaló el ministro español a los postres— a los diez meses de mi visita

oficial a Moscú en enero pasado, es buena prueba del deseo de nuestros respectivos Gobiernos de

intensificar el ritmo de nuestras relaciones, para recuperar el excesivo tiempo que ha durado nuestro

distanciamiento.»

«No puede existir una distensión auténtica sin que se garantice el respeto a los derechos y libertades del

hombre», señaló el ministro de Asuntos Exteriores

Tras señalar lo insuficiente del estado actual de los intercambios comerciales, el ministro español subrayó

la necesidad de «completar la construcción del marco jurídico que proporcione el cauce adecuado por el

que transcurran nuestras relaciones Conviene que las bases sobre las que se asienten sean sanas y sólidas,

superando la distancia que nos separa en tantas cosas: lejanía geográfica, ausencia de contactos políticos,

económicos y sociales. Esta muy clara la independencia y la soberanía de cada uno de los dos países.

También hablo da un planteamiento de relaciones desde una perspectiva realista para una intensa

cooperación y amistad profunda entre los dos pueblos que están llamados a entenderse, no solamente por

razones históricas, sino también por razones de vecindad y estratégicas.

Fortalecimiento de las relaciones

Preguntado mas adelante sobre qué aportaciones suponía la firma de este acuerdo al momento político

actual, el Presidente del Gobierno español señaló que la consolidación democrática de ambos países pasa

por un fortalecimiento de nuestras relaciones de vecindad y aporta la comprensión del mismo fenómeno

desde puntos muy parecidos, y la voluntad de integración de los dos países en las entidades comunitarias

europeas. Tanto España como Portugal pueden contribuir a la construcción de esa Europa a que todos

aspiramos, terminó diciendo.

Asimismo, el Ministro español de Asuntos Exteriores, don Marcelino Oreja, fue preguntado sobre los

matices de este acuerdo con respecto al Pacto Ibérico y dijo que responde a uno de los puntos

programáticos del Gobierno de llegar a una mejor forma de cooperación con Portugal que sustituyera al

«Pacto Ibérico», que respondía a un momento histórico distinto. Asimismo, se crea un organismo

específico para vigilar la marcha del tratado.

«España y Portugal —anadió— son países que miran a Europa y al mundo en una misma dirección.»

tas, así como el de estudiantes; la cooperación entre academias, Universidades, institutos especializados y

organizaciones juveniles y deportivas.

Adolfo Suárez: «La independencia y soberanía de los dos países queda robustecida de una manera muy

clara»

ARTICULO VI.—1. En los campos científico y tecnológico, las partes contratantes intensificarán

la aplicación de los acuerdos en vigor y promoverán la conclusión de acuerdos especiales de carácter

complementario.

2. Se prestará especial atención al intercambio de informaciones relativas a la investigación científica y al

desarrollo tecnológico; al intercambio de científicos, expertos y personal técnico; a la realización común y

coordinada de tareas de investigación y desarrollo tecnológico y a la utilización conjunta de instalaciones

científicas y técnicas.

ARTICULO VII.—1. Las partes contratantes impulsarán la labor de la comisión internacional de límites

entre España y Portugal, comprometiendo-se, dentro del espíritu de buena vecindad, a promover la

protección y aprovechamiento racional de los recursos naturales de uso común y a coordinar sus esfuerzos

para conseguir un mayor y más armónico desarrollo económico-social de las zonas fronterizas.

2. Se adoptarán medidas para facilitar el tránsito fronterizo, mejorar las vías de comunicación entre ambos

países y establecer un auxilio mutuo en casos de siniestros en las regiones fronterizas.

ARTICULO VIII.—1. Las partes contratantes promoverán la cooperación militar entre sus Fuerzas

Armadas, prestando especial atención a los intercambios de personal, a la realización de cursos y a la

comparación de experiencias sobre materias de Instrucción, así como la realización de ejercicios

combinados.

8. Con el fin de coordinar los trabajos necesarios para la puesta en práctica de la cooperación prevista en

el párrafo anterior, se efectuarán reuniones periódicas de los Estados Mayores peninsulares.

ARTICULO IX,—1, Para supervisar la aplicación del Tratado de Amistad y Cooperación, las partes

contratantes deciden crear un Consejo para la cooperación hispano-portuguesa, a través del cual serán

examinadas las cuestiones de interés común o de carácter internacional general y se estudiarán las

medidas oportunas para promover una cooperación más eficaz entre los dos países, medidas que serán

sometidas a la apreciación de los respectivos Gobiernos, El Consejo supervisará y coordinará, también,

los trabajos de las comisiones mixtas existentes al amparo de los acuerdos vigentes entre ambas partes.

2. El Consejo para la cooperación hispano-portuguesa será presidido por el Ministro de Asuntos

Exteriores de España y por el ministro de Negocios Extranjeros de Portugal. Cada presidente de signará

un presidente adjunto que le sustituirá en su ausencia, así como a los restantes miembros que formarán

parte del Consejo.

3. El Consejo para la cooperación hispano-portuguesa se reunirá alternativamente en Madrid y Lisboa,

una vez por año o siempre que sea juzgado oportuno.

ARTICULO X.—El presente Tratado no afecta a los acuerdos bilaterales o multilaterales concluí-dos

anteriormente por las partes contratantes.

ARTICULO XI.—1. El presente Tratado será ratificado y entrará en vigor en la fecha del canje de los

instrumentos de ratificación, que se realizará en Lisboa.

2. El Tratado tendrá una duración de diez años y se considerará tácitamente prorrogado siempre que una

de las partes no lo denuncie con seis meses de antelación.

ARTICULO XII.—Queda derogado el Tratado de Amistad y no agresión entre España y Portugal de 17

de marzo de 1939, así como los protocolos adicionales a dicho Tratado de 29 de Julio de 1940, 20 de

septiembre de 1948 y 23 de mayo de 1970.

Hecho en Madrid el día veintidós de noviembre de mil novecientos setenta y siete, en dos ejemplares, en

lengua española y portuguesa, haciendo fe igualmente ambos textos.

Miércoles 23 novbre. 1977

 

< Volver