Oreja razona la presencia española entre los No Alineados. 
 Ir a La Habana no implica una toma de postura     
 
 Diario 16.    22/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Oreja razona la presencia española entre los No Alineados

Ir a La Habana no implica una toma de postura

MADRID, 22 (Resumen de Europa Press).— El ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, insistió

ayer a Europa Press en que «carece de sentido interpretar la asistencia a una conferencia de No Alineados

como una identificación ideológica».

Según Oreja, esta interpretación «es absurda y carece completamente de sentido».

En una amplia entrevista concedida a la agencia de noticias, el ministro de Asuntos Exteriores —criticado

anteayer por utilizar al diario francés «Le Monde» para informar de las tesis del Gobierno español sobre

el Sahara— se refirió a que «el mundo occidental es un mundo de libertades tanto en política interna

como en política exterior».

España puede, y debe, ir

«Por eso España —agregó Oreja— puede y debe estar presente en el foro de los No Alineados, que por la

heterogeneidad de sus integrantes y por las hondas discrepancias que les divide profundamente, corre hoy

el riesgo de dejar de ser neutral y de alinearse con un bloque, con lo que dejaría de ser una fuerza positiva

en la vida internacional.»

La presencia de España en la Conferencia de los No Alineados, aunque sólo sea en calidad de invitado, es

un claro símbolo del esfuerzo por salvaguardar la independencia y el no alineamiento, por ser España un

país occidental y de clara vocación y opción occidentales.

Heterogeneidad

El ministro de Asuntos Exteriores dedicó un amplio comentario a la heterogeneidad de los países

miembros de la Conferencia de los No Alineados. La homogeneidad —según Oreja— no existe en

absoluto entre ellos.

«La OTAN -abundó-está integrada por países homogéneos, que tienen unos propósitos concretos al

constituirse definidos en su Carta Constitutiva. Son todos países democráticos y occidentales que se unen

en una alianza. También los países del Pacto de Varsovia son todos homogéneos, son todos socialistas,

democracias populares unidas igualmente por una alianza.»

«Este no es el caso de los no alineados. Esencialmente fueron países, en un principio, afroasiáticos. Luego

se han ido sumando países iberoamericanos y también europeos, con uno u otro título, ya sea como

miembro o como observadores o como invitados. Entre los no alineados figuran democracias de corte

occidental como Colombia, Venezuela y Ecuador, y democracias populares como Cuba, y sistemas

autoritarios como Argentina.»

Distensión

Según Oreja Aguirre, es «innegable» que existen motivos para pensar que la distensión internacional es

un hecho, «a pesar de que existen conflictos regionales con riesgo de generalización. Ahi están los

acuerods SALT-l y SALT-2, entre Estados Unidos y la U.R.S.S.; también el Acta final de la Conferencia

de Helsinki del año 75, y la próxima Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea, que se va a

celebrar en Madrid en 1980».

«Además —añadió el ministro—, no se puede olvidar que la alternativa a la distensión seria un mundo

infinitamente más peligroso que el actual, y el objetivo de la distensión no es, ni ha sido nunca, la

expresión de incidencias entre regímenes políticos sociales y económicos, sino la identificación de

interesees comunes.»

«Esto quisiera subrayerlo, porque, a veces, se habla de política exterior con un excesivo simplismo, y

cada uno interpreta o cada actor pretende llevarlos a su molino, acusándonos de que no hay política exte-

rior coherente. Únicamente porque no hacemos su política exterior.»

«Nosotros hacemos la política exterior pensando en que es la que conviene a España, la que defiende

mejor los intereses nacionales y no la que conviene a un grupo, a un bloque, o a unos intereses

particulares.»

«Nosotros —insistió nos situamos en una ideología que es la de los países occidentales, competimos con

ellos en un sistema de valores, queremos integrarnos con ellos en las reuniones económicas y comerciales

y culturales.»

«No descartamos, ni muchísimo menos, el compartir con ellos unos intereses defensivos, ya que

participamos en el sistema defensivo occidental, a través del tratado con el miembro principal de la

Alianza Atlántica, que son los Estados Unidos.

Eso no es obstáculo para que ahora, por primera vez en ciento cincuenta años, España esté en condiciones

de hacer una política exterior propia, independiente, buscando esa identificación de intereses comunes

con otros Estados a través del desarrollo del comercio y la cooperación entre pueblos de diferentes

sistemas, que coexisten pacíficamente, y a través, también, de objetivos comunes, como es la contención

del nivel de armamento, en la preservación de la paz.»

Nuevo contexto internacional

«Yo, efectivamente, creo —reiteró Oreja— que sin perjuicio de que aún estemos en ciertas áreas ante un

bipolarismo, en otras nos encontramos en una posición relativamente multipolar con posibilidades para

constituir un mundo políticamente más estable y plural.»

«Pensemos, por ejemplo, en cómo ha emergido China como nueva potencia mundial; cómo han surgido

nuevos poderes industriales, comerciales, petrolíferos y financieros; cómo ha crecido el número de países

—como México, Brasil, Nigeria, India— que se niegan a integrarse en un bloque.»

«En este nuevo contesto internacional, tan diferente a aquél en que surgen las alianzas y los movimientos

de no alineados, no existe la menor contradicción en que un país inserto en el sistema defensivo

occidental, candidato a la adhesión a las Comunidades Europeas, y cuyo Gobierno no ha ocultado nunca

su propósito de adhesión a la OTAN, asista como invitado a la "cumbre " de No Alineados en La Habana.

No ver esto significa, a mi juicio y con todos los respetos, desconocer la realidad internacional y, con

todo, no aprovechar todos los medios que traten de defender mejor nuestros intereses.»

La historia

«El eje político de la no alineación fue, en su origen —explicó Oreja—, esencialmente el rechazo de los

bloques y, por tanto, en sus comienzos tenía un carácter sobre todo negativo.El número de países que

integraban la no alineación era muy pequeño en 1955, ya que entonces apenas se había iniciado el

proceso de descolonización.»

En la segunda reunión del año 61, asistieron un total de 25 Estados que, tres años después en la

Conferencia celebrada en El Cairo, aumentaron a 45, para alcanzar los 87 en la Conferencia que se va a

celebrar a La Habana en los primeros días de septiembre.»

«Hoy, el centro de gravedad ya no es un factor esencialmente negativo como antes, sino positivo. Estos

países constituyen, sin perjuicio de sus múltiples diferencias, entre sí y sus afinidades a Occidente y con

las democracias populares, una fuerza activa en las relaciones internacionales, apoyando los movimientos

de liberación de África austral, protegiendo un nuevo orden económico internacional, formulando

diversas propuestas en torno al Oriente Medio y también respecto al Sahara.»

 

< Volver