Los problemas no se arreglan huyendo hacia atrás  :   
 Aseguró el Rey Don Juan Carlos en la inauguración de la asamblea del BID. 
 Diario 16.    07/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Con una llamada al esfuerzo ya la imaginación, el Rey Don Juan Carlos inauguró en la mañana de ayer la

XXII Asamblea General del Banco Interamericano de Desarrollo, que se prolongará durante tres días. El

ministro de Economía, Juan Antonio García Diez, fue elegido, por aclamación, presidente de las jornadas,

lo que constituye el primer signo de apertura de esta organización fuera del continente americano.

«Los problemas no se arreglan huyendo hacia atrás»

Aseguró el Rey Don Juan Carlos en la inauguración de la asamblea del BID

Madrid — «Sabemos que no hay salida huyendo hacia atrás, sino enfrentándonos a las dificultades con el

esfuerzo y sacrificio de todos. Pertenecemos a un mundo interdependiente y los problemas tendrán que

resolverse desde esa perspectiva», manifestó el Rey Don Juan Carlos durante el discurso inaugural de la

XXII Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo, que ayer comenzó en Madrid.

El Rey presidió la jornada inaugural de la asamblea a donde acudió acompañado de los ministros de

Economía y Comercio, Juan Antonio García Diez; de Hacienda, Jaime García Añoveros, y de Industria y

Energía, Ignacio Bayón. García Díez fue elegido por aclamación presidente de la asamblea, que durará

tres días, nada más iniciarse la misma.

El nombramiento fue acordado a propuesta del ministro de Finanzas de Brasil, ratificada por él jefe de la

,delegación de México y refrendada por los casi tres mil asistentes a la asamblea.

Nuevo orden

Don Juan Carlos inauguró las jornadas con un discurso en el que afirmó que la salida de la crisis requiere

un nuevo orden económico internacional, que ofrezca soluciones de progreso, paz y libertad y

asentado con imaginación en el común acuerdo y entendimiento.

Después de exponer que los tiempos actuales están plenos dé inquietud y pesadumbre, «que significan el

fin de una década y el comienzo de otra», el Rey señaló que en todas las esferas donde ha llegado esa

inquietud, es decir, instituciones,Estados, economías e ideologías, «todo son tensiones e incertidumbres..

El hombre ha perdido confianza y seguridad en el futuro y desde esa perspectiva se aprecia que el

desarrollo, concebido hasta ahora como un hecho natural, era producto de la imaginación y del esfuerzo».

«Sin embargo —dijo a continuación el Rey—, no faltan esperanzas y una de las mayores se llama

Iberoamérica, que es una realidad económica pujante. Ciego está quién no vea que las tensiones y

sufrimientos alumbran una nueva civilización espléndida de progreso.»

Papel español

En ese contexto apuntado, el Monarca señaló que España puede jugar un importante papel, ya que no

puede renunciar a ser una nación europea con firme vocación americana sin renunciar a su vez a un

proyecto de vida auténtica. «Esto, que no significa aspiración de privilegios, permite a España una mejor

y más amplia comprensión de los problemas de Iberoamérica», subrayó el Rey.

Don Juan Carlos se refirió también a los problemas que aquejan, a nuestro país., resaltando que ha

rosultado duramente afectado por la crisis energética y se ve enfrentado a una doble tarea. Por un

lado, actuar sobre los desequilibrios estructurales, y, por otro, la mejora de la distribución de las rentas.

«Todo ello —dijo— al tiempo que construye una nueva estructura politica.»

Poco después, el ministro, español de Economía

hizo una breve intervención en la que agradeció el nombramiento y señaló que para España era un honor

no sólo porque un ministro español presidía la asamblea sino porque convierte a nuestro país en el

anfitrión de un acontecimiento importante.

A continuación, hizo uso de la palabra el presidente del BID, Antonio Ortiz Mena, antiguo ministro de

Finanzas de México, quien realizó un examen global de la actuación del banco durante el pasado ejercicio

e indicó la política crediticia que seguirá.

Para Ortiz Mena, el esfuerzo de la institución debe dirigirse hacia dos frentes principales: alimentación y

energía. En el primero de ellos puso de manifiesto la necesidad que todo el continente americano tiene

para aumentar su producción de alimentos, que deberá incrementarse su producción de alimentos, que

deberá incrementarse dentro de esta misma década en una proporción que varía entre; un 40 y un 60 por

100.

En relación con el tema energético, el presidente del BID indicó que será necesario adoptar medidas

decisivas encaminadas fundamentalmente al desarrollo de fuentes alternativas de energía ya que en estos

momentos el 70 por 100 de la energía utilizada procede del petróleo. Puso de manifiesto que el Banco

Interamericano destinará este año al menos el 25 por 100 de sus recursos al tema energético y recalcó que

«los ajustes en profundidad que demanda la nueva situación deberán ser programados, adoptados y

puestos en ejecución a partir de ahora».

 

< Volver