Autor: Miquelarena y Regueiro, Jacinto. 
 ABC en Londres. 
 No necesita España ingresar en el OTAN para ser una pieza fundamental en la defensa de Occidente, dice Castiella  :   
 Subraya la prensa británica la necesidad de que España e Inglaterra se unan más estrechamente. 
 ABC.    12/07/1960.  Página: 29-30. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

ABC. MARTES 12 DE JULIO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 29

ABC en LONDRES

«NO NECESITA ESPAÑA INGRESAR EN EL 0. T. A. N. PARA SER UNA PIEZA FUNDAMENTAL

EN LA DEFENSA DE OCCIDENTE», DICE CASTIELLA

SUBRAYA LA PRENSA BRITÁNICA LA NECESIDAD DE QUE ESPAÑA E INGLATERRA SE

UNAN MAS ESTRECHAMENTE

El ministro español visitará hoy a Macmillar

Londres 11. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) Esta vez también, como en ocasión de su

anterior visita a Londres para entrevistarse con el presidente Eisenhower, declaraba nuestro ministro de

Asuntos Exteriores a la Prensa británica, minutos después de su llegada al aeropuerto: "Definitivamente,

no llevaré a mis conversaciones con el Gobierno británico el tema de la entrada de España en el O. T. A.

N. Lo he dicho ya—y aquí mismo—otras veces. No necesita España el acceso a esa Organización para ser

una pieza fundamental en la defensa del mundo de Occidente, y no sólo por su derecho, sino en razón de

la importancia estratégica del territorio español, que reconocen sus aliados, y por la firmeza de sus

convicciones, tan probada que es imposible negar."

La declaración del Sr. Castiella, leída en inglés con firmeza, empezaba así: "Llego A Londres con la

mayor satisfacción y mis esperanzas puestas en los resultados de mi viaje. La invitación franca y cordial,

que acepté con tanto gusto, revela el mutuo deseo de que los Gobiernos de Londres y Madrid se entiendan

mejor. Creo que hay algo nuevo en las relaciones hispano-británicas: el propósito de mirar al futuro y

aceptar las realidades y de comprenderse más."

Dijo a continuación: "Tendré la oportunidad de conversar con los ministros británicos y otras altas

autoridades, y espero que estos diálogos sean constructivos. Entre mis compromisos durante los pocos

días que permaneceré en Londres figuran una serie de contactos con representantes de la industria y de las

finanzas, los últimos toques a un Convenio de carácter consular y la firma del Tratado de relaciones

culturales entre los dos países. Creo sinceramente que nuestros esfuerzos, tan llenos de buena voluntad,

beneficiarán a las dos naciones y contribuirán, de acuerdo con las ambiciones de los dos pueblos, al

fortalecimiento de la unidad de Europa y de la causa de la paz."

Llegaron al aeropuerto el ministro y la señora de Castiella a las cinco y. media. Mr. Selwyn Lloyd y altos

funcionarios del Foreign Office les dieron la más cordial bienvenida. Al frente del personal diplomático

de la Embajada, el embajador y la marquesa de Santa Cruz presentaron al señor Castiella a los

representantes en Londres de la Banca y del Comercio español en Inglaterra.

Poco después el Sr. Castiella conversaba en los salones de la Embajada, donde se hospeda, con numerosas

personalidades, y salía hacia la Lancaster House para asistir al banquete que le ha ofrecido Mr. Lloyd

como huésped de honor del Gobierno.

Acompañan al ministro en su viaje don Ramón Sedó Gómez, director general de Política Exterior; D. José

Miguel Ruiz Morales, director general de Relaciones Culturales; D. Adolfo Martín Camero, director

general de Información Diplomática: el marqués de Nerya, director de Organismos de Cooperación

Económica; D. Fernando Olivié, secretario de la Misión, y don Juan Serrat y su esposa.

En relación con la llegada a Londres del señor Castiella, ha publicado la Prensa británica durante los

últimos días una variedad de artículos y notas. Entre ellos se destaca el editorial del "Sunday Times",

cuyo prestigio y extraordinaria difusión nadie ignora posiblemente: "Es hora ya —dice—que Gran

Bretaña y sus aliados se unan en el deseo de recibir a España plenamente, sin ninguna reserva, en la

comunidad de países del Occidente de Europa." "Los que atacan al Sr. Castiella porque luchaba en la

División Azul contra Rusia olvidan que él y sus cantaradas de armas se batieron allí contra el comunismo,

cuya intervención en la guerra civil española dejaba en su país tanta miseria. Los intelectuales y

miembros de las Trade Unions envueltos en la causa comunista, a la que apoyaron en aquella contienda,

precisamente, parecen dispuestos a prolongar su cólera hasta la tumba y vomitan su bilis cada vez que

alguien intenta estrechar las relaciones anglo-españolas." Anota también que en la tan anunciada

concencentración de ayer en Trafalgar Square para protestar de la posible admisión de España en el O. T.

A. N., los organizadores sólo pudieron demostrar su pertinacia frente a un auditorio de menos de mil

personas. (Los coleccionistas de actos públicos al pie de la columna de Nelson no recuerdan haber

registrado jamás un auditorio menos compacto y más escéptico.)

El "Daily Mail", en su primer artículo de primera plana, subraya que los mismos que se oponen al

estrechamiento de las relaciones anglo-españolas son los que piden todos los días que el Gobierno invite a

Chu En-lai, ministro de Relaciones Exteriores de Pekín, donde prevalece un régimen capaz de disparar en

una sola jornada 85.000 proyectiles contra la isla de Quemoy "como simple gesto de arrogancia contra el

imperialismo". "Si no pudiéramos mantener buenas relaciones con otros países, porque las relaciones

fueron malas en otros tiempos, no tendríamos sino enemigos en Europa, aproximadamente." Y termina el

"Daily Mail" citando a Palmerston: "Nosotros no tenemos aliados eternos ni enemigos para siempre.

Nuestros intereses, en cambio, son perpetuos, y debemos defenderlos."—J. MIQUELARENA.

 

< Volver