Los ministros de Trabajo, Obras Públicas y Agricultura presidieron la sesión de apertura de las Jornadas Técnicas Sociales  :   
 El señor Sanz Orrio, en su discurso, examinó la realidad de la política laboral española. 
 ABC.    12/07/1960.  Página: 31-33. Páginas: 3. Párrafos: 52. 

ABC. MARTES 12 D E JULIO DE 1960. EDICION DE LA MAÑANA. PAG. 31

LOS MINISTROS DE TRABAJO, OBRAS PUBLICAS Y AGRICULTURA PRESIDIERON LA SESIÓN DE APERTURA DE LAS «JORNADAS TÉCNICAS SOCIALES»

EL SEÑOR SANZ ORRIO, EN SU DISCURSO, EXAMINO LA REALIDAD DE LA POLÍTICA LABORAL ESPAÑOLA

"Hemos presumido demasiado de tener la legislación más avanzada en

Seguridad Social", di¡o

Presidida por el Sr. Sans Orrio y los ministros de Obras Públicas, D. Jorge Vigón, y de Agricultura, Sr. Cánovas, se celebró ayer, a mediodía, en el salón de actos del Ministerio de Trabajo, la sesión inaugural de las Jornadas Técnico-Sociales. Con las personalidades citadas, se hallaban además los subsecretarios de Trabajo, ´D. Cristóbal Gracia, y de la Vivienda, Sr. Tello; el vicesecretario general del Movimiento^ Sr. Jiménez Millas, que representaba al ministro D. José Salís Ruis, y otras personalidades, entre ellas el delegado general del Servicio de Mutualidades Laborales, D. Juan ´Antonio Gutierres Lesma, que, con los directoras generales, jefes de servicio, delegados provinciales de dicho Departamento ministerial y otros técnicos en materia laboral, . concurren a estas Jornadas, integradas por más de quinientos miembros.

Abierta la sesión—previamente se había oficiado una misa del Espíritu Santo en la capilla del Consejo Superior de Investigaciones Científicas—, D. Diego Aparicio pronuinció unas palabras, en -las que examinó las distintas ponencias que serán debatidas.

*NO ES UNA ASAMBLEA ABIERTA AL PUBLICO"

Después se levantó a hablar el ministro .de Trabajo. Entre otra cosas dijo:

No os hemos llamado para una Asamblea abierta al público, sino que nos proponemos desarrolléis una ceñida actividad deliberante como hombres que trabajáis en los distintos órganos incluidos en la esfera jurisdiccional del Departamento de Trabajo. Pero, no a título de representantes ni siquiera de las entidades en que trabajáis; se os llama simplemente por consideraros expertos, por atribuiros unos .conocimientos y unas experiencias que pueden ser útiles a los fines que se persiguen. Los estudios ya efectuados para elaborar las distintas Ponencias y los que en estos días afanosa, apretadamente efectuaréis nunca ha de ser ocasión de polémicas—si bien el contraste de opiniones y la exposición de puntos de vista varios son, no sólo admisibles, sino requeridos y hasta necesarios—, sino que se llevarán a cabo con el objetivo único de ensanchar conocimientos y de ampliar la base operativa. No para Imponer criterios o hacer triunfar posiciones personales. No para llamar la atención exterior.

Conviene decir esto por si alguien pudiera suponer que caemos en el prurito de suplantar funciones ajenas, funciones que corresponden típicamente a los órganos representativos .del Movimiento Nacional, y en primer término a la Organización Sindical española.

Así, pues, vamos a realizar una labor en equipo y para el equipo. Esto ha de Imprimir a toda nuestra actividad un sello 3special. Aquí no se trata de mantener un pugilato de autenticidad, de popularidad le valor representativo. Aquí, la razón de actuar radica exclusivamente en la propia valia del que trabaja y en su adscripción un cargo que implica responsabilidad actual y futura.

OBJETIVIDAD

En reuniones de auténtico carácter popular se puede, y aún se debe, exponer con sinceridad lo que constituye una realidad de opinión, aun cuando el exponente no la encuentre acertada. En ellas, hay que hacer llegar a la autoridad esas opiniones sin tergiversación alguna, aunque debidamente encauzadas y ordenadas; tal como viene, aunque no se las estime plenamente correctas, con tal que sean auténticas. Pero hay que darles un cauce incluso de sentido corrector.

En lo social más que en otro orden alguno se agitan constantemente teorías,´ y lo que es aún peor—porque su simplicidad y fácil ingestión los hacen muy difíciles de deshacer—tópicos inanes, y aún contrarios a la razón. Pues bien; en reuniones como la nuestra, hay que seguir sólo aquello que el recto conocimiento señala, rasgando el cendal que esos tópicos y nuestra Inercia pueden tejer ante la luz de la verdad.

LA DIGNIDAD HUMANA, META DEL ESFUERZO

En toda política—la laboral no constituye excepción—, ha de gravitar decisivamente la preocupación de servir al general interés. En nuestro caso, éste sobre todo estriba en hacer triunfar el concepto cristiano de la dignidad del hombre. Aún cuando transitoriamente tan alta finalidad en apariencia se aleje o se aplace ante la necesidad de lograr medios instrumentales convenientes para alcanzarla. La política laboral ha de avizorar hechos previsibles e incluso deducir de ellos lógicas consecuencias antes de que ocurran.

LO PERMANENTE Y LO TRANSITORIO

La política desde su vertiente técnica --o si queréis mejor en cuanto arte que aplica a la vida las normas generales que se deducen de unos principios de recto vivir—tiene que estar en, constante acción y requiere emplear con preferencia la técnica de urdir incesantemente, sobre la trama, sólida, permanente, de los principios inviolables un delicado estambre, de suerte que sus perfiles, respondiendo a necesidades transitorias, puedan cambiar- al compás de ellas y adecuarse así siempre a los mudables contornos, sin riesgo |para esa trama básica inconmovible,

ABC. MARTES 12 DE JULIO DE 1960. EDICIÓN DE LA. MAÑANA, PAG. 32

PREPARACIÓN DEL CONSEJO DE TRABAJO

En estas Jornadas habrá que hacer algo de tai índole: Primero, mantener vigorosas y resaltar las lineas fundamentales, y después trazar sobre ellas los perfiles fugaces, pera requeridos por esa contingencia, que siempre rápida y, a veces, atrepellada se presenta integrando la coyuntura más o m«nos efímera, pero que hay qué atender si no se quieren causar graves daños al bienestar del pueblo. Todo ello sin actitudes de liquidadores de un pasado; como si estuviéramos descubriendo en 1960 el mar Mediterráneo; como si fuéramos dirigentes de un país nacido ayer. Mas también sin prejuicios, sin la vanidad de creer que somos los primeros o que lo hacemos mejor que nadie. Teniendo en cuenta que estas Jornadas han de ser el pórtico de una labor de distinto signo. Be una latbor permanente, diaria, que una reciente disposición del Gobierno encomienda a un Organismo que aunque nacerá de aquí a irnos días, en realidad recoge ya una auténtica tradición que se remonta no sólo á otro anterior del mismo nombre, sino a instituciones que, secularmente, cumplieron Jas funciones asignadas a la Administración Publica fie asesorar al que ejerce el mando superior de una manera permanente.

Así, pues, vuestra labor investigadora y vuestras conclusiones de orden práctico han de tener en cuenta lo estable y lo transitorio. Porque vivimos, vive el inundo en- . tero, un período que, preocupado por las profundas mutaciones que sobrevienen, advierte por ello mismo la urgencia de asentar y ordenar la existencia sotare fundamentos estables.

PEE OCUPACIÓN POR "LO SOCIAL"

La, preocupación por "lo social", concretamente por esa gran parcela que dentro cié tal orden de cuestiones recibe el más ceñido calificativo de "laboral", es algo siempre vigente en todo país que alcanzó un cierto grado cultural. Pero hoy adquiere universalmente caracteres dramáticos y se formula en términos de perentoria angustia. Porque es tanto como resolver adecuadamente ]a recta, la Justa adscripción de todo ciudadano a la gran tarea colectiva que Dios mismo señala a la Humanidad, aunque dejando a la libertad del Individuo los medios y los procedimientos para- alcanzar las metas propuestas.

CONSECUENCIAS SOCIALES DEL PLAN DE ESTABILIZACIÓN

Ese llamado Plan dé Estabilización paréese como si hubiese serenado e! agitado mar de los negocios, en el que no todo lo que flotaba» era legítimo ni se conjugaba con unas adecuadas funciones para obtener la prosperidad racional. El puso al descubierto que muchas veces, "bajo el adorno, tras las apariencias de una sólida armadura, aparecían estructuras frágiles, sin posibilidades de pervivir en la lucha normal del mercado, ni interior ni, mucho menos, exterior. Con ello, la fisonomía económica del país sufrió una mutación; con ello, también se han producido inevitables repercusiones sociales que requieren inmediato tratamiento, sobre el cual vuestros consejos y vuestras predicciones esperamos.

Por tanto, las medidas que el aludido alto requieren no pueden ceñirse sólo al campo de lo económico. Su preocupación ha de llegar ampliamente a lo social. A los problemas de esta Índole que se han suscitado hay que buscarles soluciones de igual naturaleza. Previa reflexión y maduro estudio.

Porque el Ministerio de Trabajo—lo dije antes;—no debe lanzarse á una labor intuitiva. Es la investigación basada en la experiencia la que dirigirá su labor. Vosotros, hombres avezados en la lucha y en el estudio, dentro del vasto campo de la´ sociología española, pero al mismo tiempo hombres con ideal, fanáticos—si este adjetivo es aquí ´admisible—de] servicio de la justicia social, vais a ayudar al Ministerio a míe cumpla el difícil compromiso a través de estas reuniones.

TEMAS DE LA CONVOCATORIA

En cuanto a los problemas de fondo que constituyen tema de las 18 ponencias elaboradas, todos inciden en la viva actualidad que nos rodea exigiendo •con premura solucioines. Dejará, aparte la apasionante primera ponencia, que trata de las repercusiones de la coyuntura actual sobre la situación social y posibilidades que se atoren aj futuro, por estimar que ya aludí bastante a ella, y entraré a considerar ese otro, palpitante asunto- de la ordenación del empleo, con el consiguiente conocimiento de la estructura de la fuerza laboral del país. En él existía una gran laguna, pues la ley del año 41 no podía contemplar las hipótesis que el desarrollo actual de la economía presenta, y ademas no se había desarrollado reglamentaria-mente, con lo cual la Organización Sindical tenía practicamente inedito su sistema de colocación en colaboración con este -Ministerio, y sus oficinas carecían de facultades, y medios para una acción eficaz.

LA SEGURIDAD EN LOS PUESTOS DE TRABAJO

Pero aún más grave podía ser la repercusión de estos efectos de organización del empleo y de la estadística laboral en ]a seguridad de los puestos de trabajo. Por fortuna, las circunstancias concurrentes hasta ahora trajeron un constaste aumento en el número de dichos puestos. Pero si al cambiar el signo no tuviéramos a mano los medios de organización y los sistemas pertinentes, se darían trastornos serios en dicha seguridad de empleo, que, junto con la seguridad social, constituye algo así como el "abeas corpus" del trabajador.

ABC. MARTES 12 DE JULIO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 33

EL SEGURO DE PARO

En íntima conexión con aquéllas, se hallan las medidas, también en fase inicial, cíe establecimiento de un Seguro Nacional de Paro. Mucho se ha hecho estos últimos meses, pero aún no podemos considerar resuelto el problema. Así pues, dedicadle vuestros estudios y proponed las soluciones que creáis más viables y eficaces.

EL CONTRATO DE TRABAJO

El contrato de trabajo en España, pese a reiteradas declaraciones de nuestros principios y leyes fundamentales, aún sigue en la legislación positiva la línea que podríamos llamar clásica, o sea, la de constituir una especie de compra o alquiler de la fuerza humana. Aun cuando se haya mejorado en los años as nuestro Régimen la posición del trabajador concediéndole mayores garantías y medias de defensa.

Pero esto queda corto ya, hay que terminar con la idea de que en este contrato se pacta simplemente el intercambio de dinero por fatiga. Hay que acabar con la consideración de que el trabajador es mero servidor del empresario; un hombre que rinde su esfuerzo en provecho ajeno, sin que se le interese en los resultados ni éstos le interesen á él tampoco en lo más mínimo.

REGULACIÓN DE LA EMPRESA

Esto roe lleva de la mano a la consideración de cuán grande es la distancia en que aún estamos entre aquellos principios básicos del Régimen en el orden social, y la regulación positiva de esa institución fundamental que es la Empresa privada. También de ello, en otras ocasiones, me ocupé ya. Sabéis la línea del pensamiento sobre esta institución. Pensamiento que conjuga perfectamente el respeto a la, libre iniciativa ya ]& propiedad privada con las exigencias del -bien común y de la justicia distributiva.

Pensamiento que ofrece, sin duda, la única solución a un problema que hoy plantean désete polos opuestos para llegar a idéntico final: el comunismo que niega al espíritu y el capitalismo que lo degrada.

Dios quiera que el triunfo de nuestra doctrina—que no es una tercera posición, sino que es dominar el problema desde un estadio más alto—evite la catástrofe que cada vea más amenazadora y próxima se cierne en el horizonte. El origen de la cuestión social está en la Empresa, y en ella habrá de resolverse.

ORDENACIÓN DEL SALARIO

El salario en nuestra actualidad laboral por «1 imperio de las circunstancias es, más que un mosaico, una especie de "pélemele" de flecos, añadidos y remiendos que lo convierten en madeja difícil de desenredar.

Hay qué ir a una rápida ordenación de la retribución laboral; hay, que simplificar el concepto del salario, refundiendo o cuando menos, agrupando, las distintas piezas de que ahora consta. Está ultimado un proyecto en sus líneas generales. Pero requiere mucho desarrollo minucioso. A vuestro estudio se brinda también ese trabajo.

PRODUCTIVIDAD Y DISTRIBUCIÓN

La, batalla incesante para elevar el nivel de vida del trabajador tiene unos prolegómenos insalvables. Me refiero a las cuestiones que plantea la llamada productividad ,de nuestra industria; al problema del rendimiento del trabajo; al logro del máximo aprovechamiento de capitales, técnicas y esteraos, tanto de dirección como de administración y ejecución. Porque si ésto es -verdad en cualquier país, lo es con más intensidad en aquéllos de un desarrollo económico como el nuestro, y1-sobre todo cuando como en España ´ocurre,, ese sub-desarrollo en lo material no es paralelo al progreso cultural y social que disfruta; lo que hace que la distancia entre el deseo y la posibilidad de satisfacerlo resulte dramática.

DESARROLLO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Vienen entonces en vuestro programa los problemas y las perspectivas de la Seguridad Social. No hay nada más dañoso para el progreso del ser, sea colectivo o individual, que la orgullosa creencia de que se alcanzó la perfección; de que se llegó a la cima. Algo de esto nos ha pasado aquí. Tal vea hemos presumido- demasiado de tener la legislación social más avanzada en el campo de la Seguridad Social.

Seamos humildes y trabajemos para ver si un día, si no los mejores, al menos seamos tan eficaces y modernos como los pueblos que más avanzaron en este camino. Podríamos jactarnos de que no hemos perdido el tiempo: las instituciones pilares de´ nuestra Seguridad Social han mejorado de manera extraordinaria en sus funciones, y han perfeccionado sus mecanismos y sus métodos de operar. Se han incorporado a ella—en parte, de derecho solamente todavía, en parte de hecho y de derecho—en estos últimos años sectores extensísimos; los más difíciles de encuadrar: trabajadores eventuales y autónomos del campo, trabajadores independientes y artesanos, pequeños empresarios, servidores domésticos, etc.

CODIFICACIÓN DEL DERECHO LABORAL

Nos queda aún la gran tarea de dar cumplimiento al propósito de codificar la fronda de la Legislación Laboral y el incipiente, pero también muy poblado campo de la Seguridad Social. Un código que no será cristalización rígida e inmcvilidad consecuente, como el vocablo muchas veces sugiere, sino estructura sólida en las líneas generales básicas y conocimiento seguro´del precepto, que asi se convierte en punto de apoyo y partida de todos los desarrollos y detalles que la cambiante circunstancia exige día a día.

Después de esto, sólo me resta llamar, no a vuestro interés y a vuestra capacidad, que con ser mucho quedarían cortos, sino a vuestra auténtica pasión, a vuestra angustia producida por la contemplación del camino que aún nos queda que recorrer, siendo asi que la necesidad y problemas acucian cada vez más.

PERSPECTIVAS NACIONALES

Torpe y falaz es el decir de algunos egoísmos inconscientes o de rencores mal disimulados, de que hemos entrado en un túnel, antes bien estamos soltando las amarras que impedían la libre navegación por alta mar. Vosotros y yo tenemos en la maniobra del navio grave misión. Cubrámosla con el máximo celo y eficacia por la Patria, el Pan y la Justicia. He dicho."

SESIONES DE TRABAJO

A las seis de la tarde comenzaron Jas sesiones de trabajo para el estudio´ de las distintas ponencias., El orden fue:

Ponencia 1. "Repercusión de la coyuntura económica actual sabré la situación social y posibilidades que se abren al .futuro", de D. Alfredo Santos Blanco, D. Juan Ve-larde Fuertes y D. Alfredo Cerrolaza Asenjo.

Ponencia 2.a "Estructura laboral de la población activa y situación actual de la mano cíe obra en .España", de D. José Muñoz Corral.

Ponencia 8." "La contratación del trabajo y normas generales que la regulan", de D. Antonio -de Agüinada Telleria.

Ponencia 12." "Pluralidad de la legislación sobre la Seguridad Social", de don Leopoldo López Teijeiro,

 

< Volver