Autor: Barra, Alfonso. 
   Los ingleses van abriendo los ojos ante la realidad española  :   
 Comentario de The Tablet sobre el libro de Burnet Bolloten. 
 ABC.    16/04/1961.  Página: 83. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

A BC. DOMINGO-16 DE ABRIL DE 1961. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 83

LOS INGLESE VAN ABRIENDO LOS OJOS

ANTE LA REALIDAD ESPAÑOLA COMENTARIO DE "THE TABLET" SOBRE EL LIBRO DE

BURNET BOLLOTEN

Londres 15. (Crónica, telefónica de nuestro corresponsal:) El director del "Tablet" decano de la Prensa

católica inglesa— cumple esta semana veinticinco años ininterrumpidos al frente de uno de los

semanarios con más influencia en los medios intelectuales del país. Douglas Woodruff refrenda con sus

iniciales un largo comentario sobre el libro "The Grand Camouflage", precisamente en el número que

abre aquel aniversario de plata en la profesión. Esta obra del periodista Burnet Bolloten da

oportunidad al director del "Tablet" para presentar aspectos de nuestra guerra de liberación, que tendrán

carácter de revelación entre ciertos lectores británicos cegados aún por la cortina de humo levantada para

ocultar los hechos de nuestra guerra. Al mencionar los acontecimientos españoles, escribe "The Tablet":

"El comunismo tenía que imponerse a las revoluciones patrocinadas por anarquistas y socialistas. Ante el

mundo exterior tenía, además, que presentar la España roja con aspectos totalmente engañosos, como si

se tratara de la causa de la democracia, tal y como entiende ésta en Occidente..."

El semanario recoge ampliamente los datos históricos del libro de Bolloten. Se extiende en subrayar las

maniobras del anarquismo que tuvieron inmediata repercusión práctica en Cataluña y provincias del

litoral mediterráneo. "Las iglesias — escribe "The Tablet"—fueron quemadas, saqueadas o puestas bajo

precintos, y los sacerdotes cayeron asesinados por miles." Frente a la revolución anarquista triunfante en

aquellas zonas, el comunismo implantó la suya. "Las, Brigadas internacionales fueren un ardid inventado

por los comunistas para contar con unidades sujetas a su disciplina. Al misino tiempo habrían

de emplearse para destruir las fuerzas del socialismo y sus organizaciones obreras. En los fines, los rusos

discutieron la caída del dirigente Caballero, y su sustitución por Negrín. Este doctor recibía órdenes de

Moscú y presentaba, además, una estampa de "demócrata moderado" más´ convincente para la

"Bourgeoisie" extranjera."

Después de destacar la importancia del libro, añade el semanario: "Queda otro estudio para describir las

artes empleadas con los periodistas ingleses, americanos Y de-más, mediante las cuales aquellos invitados

eran convencidos para unirse a la conspiración de falseamientos, empleando estribillos como "fuerzas

leales" y "Gobierno democrático legalmente elegido". Los más radicales intentos para llevar a la práctica

las teorías de Bakunin y de Marx, presentados con un apacible y falso disfraz capaz de. conquistar la

buena voluntad en Francia, Inglaterra y América".

Ha coincidido el libro de Burnet Bolloten con la publicación de otra obra de historia, calificada por la

Prensa inglesa como la más importante del año. Su autor, lord Strang, fue subsecretario permanente del

Foreign Office. Está considerado como una de las figuras de más relieve de la diplomacia inglesa

contemporánea. Su estudio va desde el reinado de Enrique VIII al de Isabel II, y cubre todos los episodios

de la política internacional a lo largo de esos años. Nuestra guerra de liberación ha sido tratada con

respeto a la verdad y desapasionadamente.

"En realidad— afirma lord Strang—, aquellos extranjeros que creían luchar a favor de la democracia,

tomando parte en la guerra, no habrían de esperar mucho para sufrir una patética desilusión. El Gobierno

republicano español se transformó sin tardar en una fachada de democracia y al final de la contienda ni

siguiera esa cubierta se mantuvo en pie. El poder efectivo pasó a manos de organizaciones obreras

revolucionarias."

Lord Strang alude a la estabilidad del régimen español citando al semanario que lanzó equivocados

vaticinios: "Después de la victoria laborista de 1946 "The New Statesman", escribía: "El Generalísimo

Franco debe convencerse de que los días de su Gobierno están contados." Quince años después, el

Generalísimo y el régimen sobreviven."

Decía un conocido comentarista inglés al referirse a las buenas relaciones anglo-españolas, que la llamaba

incógnita de España ha sido definitivamente despejarla.Por un lado está la realidad de un país que ha

encontrado una forma, institucional propia que garantiza su religión, su prosperidad económica, el orden

y las formas tradicionales. Frente a esa verdad está sólo un reducido grupo de amantes de los

modernismos en política, pero que sigue rindiendo culto a fantasmas y mitos desaparecidos en 1936. El

progresismo sería, en este caso, dar una marcha atrás de veinticinco , años a la Historia para hacer revivir

las expresivas páginas del libro de Bolloteu.— Alfonso BARRA.

 

< Volver