Silva Muñoz, en la primera asamblea nacional de ADE. 
 Queremos la realización íntegra del hombre  :   
 En el transcurso de la reunión, a la que asistía una hija de Oriol, se conoció la noticia del secuestro. 
 Ya.    13/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Silva Muñoz, en la primera asamblea nacional de ADE

"QUEREMOS LA REALIZACION INTEGRA DEL HOMBRE"

En el transcurso de la reunión, a la que asistía una hija de Oriol, se conoció la noticia del secuestro

El sábado se celebró en Madrid, en el Palacio de Congresos, la I Asamblea Nacional de Acción

Democrática Española (ADE), que preside Federico Silva Muñoz. Asistieron alrededor de un millar

de personas.

Durante el transcurso de la Asamblea, Silva Muñoz fue informado de la noticia del secuestro de don

Antonio María de Oriol, y la comunicó a los asistentes en medio de un clima de gran emoción. Una hija

del señor Oriol y Urquijo se encontraba en la Asamblea y abandonó inmediatamente el local, acompañada

de varias personas. Entre los invitados se hallaban don Gonzalo Fernández de la Mora; Jesús Barros de

Lis, por Unión Demócrata Cristiana; Santiago Udina Martorell, por Unió Catalana; Francisco Rivera,

representante del ministro francés Philippe Malo, del Partido Republicano de Francia; Luis Jáudanes y

García de Sola, por Unión Regional Andaluza. Todos ellos intervinieron en distintos momentos. Se leyó,

asimismo, un telegrama de adhesión de Strauss, presidente de la Unión Critiano Social de la República

Federal Alemana.

Después de que el secretario

de ADE, Ramón H e r mosilla Martín, informara de los trámites legales realizados para la inscripción del

partido en el registro correspondiente del Ministerio de la Gobernación, pidió a la Asamblea la

autorización para que la junta promotora continúe trabajando en esta etapa hasta que no se nombre la

Junta directiva y el presidente, autorización que fue aprobada por unanimidad.

DISCURSO DE SILVA

El presidente de ADE, Federico Silva Muñoz, comenzó su discurso diciendo:

"En estas horas trascendentales, cargadas de esperanzas, responsabilidades e incertidumbres para la vida

española con que se cierra el año de 1976, nace Acción Democrática Española, y como todo nacimiento

supone dolor y alegría, alegría y esperanza, porque junto al dolor que nos producen esas incertidumbres y

dificultades políticas por las que atraviesa nuestro país se halla también la alegría y la esperanza de

dotarle de un instrumento eficiente de participación política que ofrecer a nuestros conciudadanos en el

marco más amplio y . federado de Alianza Popular.

Podemos estarr .seguros—dijo después—de que si en las Cámaras existen mayorías compactas, formadas

adecuadamente, sera posible el diálogo entre las cabezas y la construcción del futuro político de nuestro

país. Mas si, por el contrario, actitudes más o menos insensatas o frivolas nos llevan a unas Cortes, a unas

Cámaras sumamente divididas con pequeños grupos y grupúsculos, entonces el contacto entre las cabezas

se hará mucho más difícil, las posibilidades de entendimiento decrecerán y sospecho que el caos puede

presidir el futuro de nuestra Patria.

En el enunciado de los programas de Acción Democrática Española—continuó—, c o n f orines en un

todo con los de Alianza Popular, hemos defendido y defenderemos el sistema de economía libre, de

empresa libre. Creemos que ella ha conseguido en todo el Occidente los más altos niveles de vida, los

más altos niveles de producción no alcanzados por ninguna otra forma de organización de la economía

entre los hombres.

Defendemos la propiedad privada, la economía social de mercado y la libre empresa, porque queremos

que el esfuerzo de nuestros hombres y m u j eres cuando asumen el riesgo de organizar la producción

tenga 1a libertad consiguiente y perciban el fruto de su trabajo y de su riesgo; no queremos que de ese

producto se apodere el Estado y que una tecnocracia politizada es señale lo que tienen que hacer y

cuánto deben producir.

Pero admitimos también la sustitución de la iniciativa privada por la pública del Estado en orden a la

consecución del bien general por un caro principio de la doctrina social cristiana, la de la subsidiaridad; o

sea, que defendemos la intervención del Estado contra la insuficiencia de la iniciativa privada contra el

monopolio y por razones se seguridad y defensa nacionales.

Acción Democrática Española es un partido interclases—concluye el señor Silva—. Interclases sociales,

porque veo los rostros de personas que pertenecen a las más variadas clases sociales.

Somos un partido demócratacristiano. Esto quiere decir que queremos la realización integra del hombre y

de todos los hombres en una sociedad comunitaria y pluralista.

Somos un partido integrado y solidario porque en esta hora todas las significaciones políticas, conscientes

del reto del tiempo que nos ha tocado vivir y de la situación en que los acontecimientos nos han colocado,

no pueden permanecer en una posición atomizada.

De ahí que nunca nos hemos negado a participar en las grande alineaciones políticas que el país reclama."

En los primeros días dé octubre, ADE se adhirió plena, total y decididamente a Alianza Popular. ¿Por qué

nació AP? Alianza Popular nació por ia necesidad de dar a un extenso sector del espectro político español

una opción única para luchar contra el mayor mal que la democrática puede tener en España, el mal de las

siglas. Alianza Popular trató de impedir la dispersión de votos del centroderecha, de la cual sería la

izquierda la única beneficiaría.

Federico Silva Muños terminó su discurso diciendo que "no deja de causarnos sorpresa cuando se nos

habla del escándalo que ha producido nuestra unión en AP. Que hayamos aproximado nuestras posiciones

ideológicas debería ser motivo de satisfacción y no de crítica. Que hayamos intentado clarificar la

confusión. de la vida política española, más bien debería ser motivo de tranquilidad y no de censura".

 

< Volver