Autor: Iniesta, Alberto. 
 Religión. Nota de la asamblea. 
 Se habían tomado todas las garantías de orden y disciplina     
 
 Informaciones.    17/03/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SE HABÍAN TOMADO TODAS LAS GARANTÍAS DE ORDEN Y DISCIPLINA

En todas las parroquias y lugares de culto de la Vicaría IV de la archidiócesis

de Madrid se leyó ayer la siguiente nota:

«El obispo auxiliar de la Vicaría IV y los restantes miembros del Comité

ejecutivo de la Asamblea Cristiana nos vemos obligados a informar a la opinión

pública en torno a la suspensión de las reuniones finales de dicha Asamblea:

1.- Dos días antes de la inauguración de las sesiones, las autoridades civiles

manifestaron al señor cardenal arzobispo sus preocupaciones por el orden público

a causa de eventuales elementos Incontrolados extraños a la Asamblea. Las

perspectivas de celebración parecieron mejorar después de que ambas partes se

ofrecieron algunas garantías.

2 Posteriormente la autoridad civil Insistió nuevamente ante el señor cardenal

con la intención de que éste suspendiera la Asamblea, a lo que se negó

rotundamente. Nuevos y graves peligros se le presentaron como muy seguros en el

caso de que se celebrara, así como la actitud decidida de la autoridad civil de

suspenderla por dichas razones, cediendo el señor cardenal ante lo que se

presentaba como hecho consumado, pero nunca aceptado ni querido.

3 La preparación y desarrollo de nuestra Asamblea ha supuesto varios meses de

trabajo, responsablemente participado por unos ciento cincuenta grupos con más

de

mil quinientas personas. Durante toda la preparación, pero muy especialmente de

cara a las jornadas finales, se habían tomado todas Jas garantías de orden y

disciplina para que todo transcurriera ce manera correcta, con una organización

y un reglamento minuciosamente preparados. A nivel pastoral ha supuesto un gran

esfuerzo, que supone una esperanza en la búsqueda de una Iglesia más dinámica,

fraternal y corresponsable. El acto se iba a celebrar en un local de la Iglesia

acogido al Concordato vigente, dentro de cuyo recinto sólo la Jerarquía puede

juzgar si el acto era realmente pastoral o no lo era.

4 Protestamos enérgicamente por esta decisión, que hiere profundamente el

trabajo ilusionado de tantos cristianos, que, con sus obispos al rente, no creen

haber cometido ningún acto lesivo del orden público. SI la causa hipotética

estaba en posibles elementos que desde fuera de la Asamblea hubieran querido

crear conflictos, no era tarea nuestra controlarlos, sino de los medios que la.

autoridad tiene para estos casos. En cualquier hipótesis, nosotros no vemos

ninguna causa que justifique dicha suspensión ni se nos ha comunicado ninguna

que se debiera intrínsecamente a la misma Asamblea o a sus miembros.

5 Declaramos finalmente que el trabajo realizado no lo consideramos inútil, sino

un camino fecundo de trabajo de Iglesia fraternal y activa desde la base. Por

ello nos mantenemos decididos a continuar nuestra Asamblea y celebrar sus

sesiones finales cuando y como nos lo permitan las circunstancias.

ALBERTO INIESTA, obispo auxiliar en la Vicaría IV, y el resto del Comité

ejecutivo de la I Asamblea Cristiana de Vicaría.»

 

< Volver