Ayer, normalidad en casi todos los templos de Madrid     
 
 Informaciones.    20/03/1975.  Páginas: 2. Párrafos: 7. 

AYER, NORMALIDAD EN CASI TODOS LOS TEMPLOS DE MADRID

* ¿ENTREVISTA NUNCIO-CORTINA FUERA DE MADRID?

*

MADRID, 20. (INFORMACIONES.) Volvió ayer la paz a los templos de Madrid. La misa

se celebra en la inmensa mayoría de las iglesias, incluidas las del barrio de

Vallecas. Solamente hubo, al parecer, una o dos parroquias (una en Leganés,

concretamente) en ]as que no hubo culto. También en casi todas las Iglesias se

leyó la homilía del cardenal Enrique y Tarancón en torno a la suspensión

gubernativa de la I Asamblea Cristiana de Vallecas. Algunos sacerdotes, sin

embargo, no accedieron al ruego del obispo y prefirieron omitir la lectura de la

homilia. En unos casos, porque les parecía demasiado y en otros porque les

parecía insuficiente. En unas doce parroquias» madrileñas se abrieron ayer

pliegos de firmas en solidaridad con los cristianos de Vallecas que se habían

visto privados, por decisión gubernativa, de participar en la Asamblea, En

varias parroquias de los barrios de Carabanchel, Aluche, Usera y Leganés se

celebraron asambleas de fieles antes de la misa para analizar los

acontecimientos.

Una de las parroquias en las que no se leyó la famosa homilía fue la de Santo

Tomás de Aquino, de la Ciudad Universitaria, «porque en el texto de la misma

subyace una insuficiente afirmación de la corresponsabllidad diocesana». En

algunos templos se ofreció el texto Incompleto.

UN MINISTRO ABANDONO LA MISA

En varios templos de Madrid (se sabe con certeza en una iglesia del barrio de

Salamanca y en otra del barrio de la Estrella) surgieron durante la lectura de

la homilía algunos incidentes. Pequeños grupos de asistentes protestaron y

algunos abandonaron el templo. Según una información que aparece en el diario

«Arriba» —en la sección «La Colmena», de Pedro Rodríguez—, «en la iglesia de la

calle de Ayala, un ministro de singular relieve— abandonó el templo» durante la

homilía.

El CÁRDENAL, INDISPUESTO

El cardenal Enrique y Tarancón, en contra de lo previsto, no acudió ayer tarde a

la catedral de San Isidro para ordenar a varias sacerdotes y diáconos de la

diócesis. Esta ausencia sorprendió. Monseñor Estepa, que fue el obispo que

ofició en la ceremonia, dijo que el cardenal no habia podido ir «por razones

ajenas a su voluntad». Puentes cercanas al propio cardenal nos han asegurado que

don Vicente Enrique y Tarancón estaba y está ligeramente Indispuesto y que ayer

tenía fiebre, por lo que pareció oportuno que no saliera de palacio. «No hay más

misterio en esto —nos han dicho—, aunque sea cierto que el cardenal tiene muchos

problemas y de muchos tipos.»

Roma, al parecer, está muy sensibilizada con el caso Según Europa Press, «en

ambientes de la Santa Sede se ve negativamente tanto la decisión del Gobierno de

disolver una asamblea en el barrio de Vallecas, cuanto la decisión de un buen

número de sacerdotes de no celebrar la santa misa». Esta agencia asegura que «se

espera que el Vaticano hable hoy de la asamblea de Vallecas». En la conferencia

de Prensa del Vaticano habla tres temas en la agenda de la actualidad: los

acontecimientos portugueses, las noticias de Vietnam (dos obispos y varios

sacerdotes expulsados y muerto el vicario general de una diócesis) y la

situación de Madrid.

¿ENTREVISTA CORTINA-NUNCIO?

Entretanto, ha corrido el rumor que recogen algunas agencias de que ayer se

entrevistaron el nuncio en Madrid, monseñor Dadaglio, y el ministro de Asuntos

Exteriores, señor Cortina, Ni en la Nunciatura ni en el palacio de Santa Cruz

nos han podido confirmar esto. Lo único cierto es que, caso de que se llevara a

cabo el encuentro, éste no tuvo lugar en Madrid. El nuncio estaba ausente de la

capital. «Si no se ha entrevistado fuera...», nos han dicho en la Nunciatura.

Ayer tarde, casi de noche, el Comité Ejecutivo de la I Asamblea Cristiana de

Vallecas mantuvo una larga conversación con el cardenal Enrique y Tarancón.

Estuvo presente el obispo-vicario de la zona, monseñor Iniesta. Se trató de

encontrar la fórmula de que se celebre la Asamblea.

EL CARDENAL PRIMADO

Sin que tenga una relación directa con los hechos, el cardenal primado de

Toledo, don Marcelo González, en una homilía que pronunció ayer en la iglesia

parroquial de Escalona, hizo un llamamiento para que el sacerdote en el mundo de

hoy recobre la serenidad perdida. Dijo que el sacerdote debe prestar atención a

los problemas de los hombres entre los que ejerce su ministerio, pero «por mucho

que el sacerdote se sumerja —afirmó— en la realidad humana para purificarla, no

puede confundirse con ella ni Identificarse con sus reclamaciones sin discernir

lo que hay en ellas de justo o Injusto; examinarlas es una auténtica obligación

sacerdotal, pero para iluminarlas con la, luz del Evangelio se necesita

independencia de juicio, seguridad de doctrina y humilde aceptación de la cruz,

que siendo aparentemente un fracaso, es, en última instancia, la única solución

redentora».

 

< Volver