Canarias: suspendida la asamblea diocesana     
 
 Informaciones.    12/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

DISCREPANCIAS OBISPO-GOBERNADOR CANARIAS: SUSPENDIDA LA ASAMBLEA DIOCESANA.

LAS PALMAS, 12. (INFORMACIONES.)—La Asamblea Diocesana Socio-Pastoral de

Canarias ha sido suspendida iras haber recibido el obispa, monseñor Infantes,

una comunicación del gobernador civil en la que expresaba ciertas limitaciones y

reticencias a la celebración de la Asamblea.

El gobernador, que visito al obispo el sábado a ]as diez de la mañana (la

Asamblea iba a iniciarse a las cuatro de la tarde), indicó al prelada «que, dado

el gran número de seglares convocados, de que se tiene conocimiento, en un acto

público acogido a la normativa en materia de reunión y actos públicas vigentes,

naciendo espesamente mención que si se intentara celebrar con carácter público 5

sin autorización, este Gobierno Civil se vería en la necesidad dp adoptar, en

uso de sus atribuciones, las medidas adecuadas para impedirlo».

En la nota hecha pública por el Gobierno Civil, se dice también que a la una de

la tarde de ese mismo dia ese ha informado a este Gobierno Civil, por conduelo

del Ministerio de Asuntos Exteriores, de que los órganos competentes del

Vaticano, a traves de la nunciatura Apostólica, habían significado a] obispo de

Canarias su deseo de que no se llevase a efecto la celebración de la citada

Asamblea Socio-pastoral por las circunstancias y características que concurrían

en la misma. En consecuencia, no podia alegarse que la suspension de la Asamblea

Socio-Pastoral obedece a decisiones gubernativas».

«Lamento nunca, sin embargo, el obispo— la presente determinación frente a la

Asamblea Diocesana, en cuanto que va contra la independencia y libertad de la

Iglesia en el ejercicio de su ministerio pastoral, reconocido expresumente por

el derecho concordatario.>>

«Igualmente—añade monseñor Infantas— considero lesionado el derecho que tiene el

pueblo de Dios a realizar y a estudiar sus problemas eclesiales. Por tanto,

nuestra Asamblea Diocesana queda en pie, no obstante verse impedida en estas

momentos. Después de una reflexión con los responsables de la Asamblea Diocesana

os informaré ampliamente:»

Por otra parte, se reunieron unas 300 personas en el Palacio Episcopal. Los

asistentes «reflexionaron sobre las diversas actitudes que se podían tomar ante

los hechos, ya que la mayor parte de les que tenían que acudir a la Asamblea

debían ser seglares. Durante toda la pasada ¿emana la Prensa local ha publicado

editoriales acerca de "documento-base" de la Asamblea y sobre esta misma. El

documento señalado tiene una primera parte en la que analiza con rigor

científico (basado en estudiod reconocidos la realidad canaria p se hacen

prepuestas de ccnclusiones fundamentadas en una encuesta hecha en la diócesis,

que suponen nuevas líneas para una Iglesia más cercara al pueblo».

NOTA DEL GOBERNADOR

Esto ha ocurrido tras una semana en que la Asamblea ha sido actualidad constante

per la publicación en «Iglesia-Mundo» de un documento firmado por un grupo de

sacerdotes que consideraban el anteproyecto de documento final como «un insulte

al pueblo canarios. La propia Asamblea y el obispo contestaron a este escrito

señalando que no era sino un anteproyecto y que en él podian tener partícipacion

todas los

personas y sacerdotes que quisieran. La nota del Gobierno Civil sobre la

suspensión señala, entre btras cosas:

* «Que tuvo conocimiento de la convocatoria del obispo a través de los medios

de comunicación social, que tanto en el ámbito local como efl el nacional

expresaron numerosos criterios contrarios al documento base tie la

misma, habiendo slop calificado negativamente por un amplio sector de

ciudadanos.»

* «Que a la vista de ello, este Gobierno Civil procedió a advertir al señor

obispa que en la forma en que pretendía celebrar dicha Asamblea tenia carácter

abierto, convirtiéndose en una reunión civil y no meramente eclesiástica, es

decir, que se trataba de un acto de carácter publico sujeto, por tanto, a la

vigente normativa sobre el ejercicio del derecho de reunión al convocar a ella

a buen número de talcos y en consecuencia supeditado a la acesia automación

gubernativa. Que no obstante ello, si dicha Asamblea se iba a celebrar

con presencia solo de clérigos y en casa religiosa, no era necesaria la

autorizacion gubernativa, de acuerdo con las normas concordatarias, y,

consiguientemente, podría celebrarse.» «Que conocida la exhortación pastoral

del día 6 del corriente mes publicada en la Prensa diaria y leída en la pasada

festividad ce la Ascension en todas las iglesias y distribuida a los fieles a su

salida, en la que textualmente se decia: Ni el obispo ni ninguno de los

directivos responsables de la Asamblea pueden garantizar el acierto de las

intervenciones que vayan a producirse en el desenvolvimiento ele la misma y se

reivindica y defiende por otra paite "el derecho que tiene el pueblo de Dios a

expresarse como miembro activo y responsable", declinando toda responsabilidad

en cuanto a las intervenciones que se produzcan por entender que "es una

cuestión de responsabilidad estrictamente individual que se ha de aceptar".

Conocida tal postura adoptada por el Obispado, pese a la que en aljama de ¡as

ponencias los tonas a tratar se referían a materias que no tenían carácter

religioso y su contenido encerraba una marcada injerencia en asuntos temporales

ce los que se podría dentar una. pesaje conflictividad se le advirtió nuevamente

en que una, asamblea de esas caracteristícas constituia mas una reunión de

carácter público que una de naturaleza religíosa.)

 

< Volver