El padre Buendía, absuelto en el T.O.P.     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL PADRE BUEN DÍA, ABSUELTO EN EL T. O. P.

MADRID 10. {INFORMACIONES.) — El Tribunal de Orden Público ha absuelto

libremente al sacerdote don José Buendía Vidal, párroco de Algezares (Murcia),

que que acusado por el fiscal de haber cometido un delito de propaganda ilegal

al pronunciar unas conferencias cuaresmales. El fiscal había pedido una pena de

un año de prisión y 20.000 pesetas de multa.

El Tribunal de Orden Público declara probado que en abril de 1970 el padre

Buendía pronunció unas conferencias con motivo de la Semana Santa en un local

anejo al establecimiento tie comestibles llamado Casa Alcántara. Este local se

utilizaba para actos religiosos. El auditorio —según la sentencia— fue de unas

cincuenta personas. Y las conferencias versaron sobre diversos temas de carácter

moral y social. Acompañó sus disertaciones de unos gráficos explicativos, cuyo

contenido exacto no ha podido concretarse. No consta, dice la sentencia, que en

las aludidas pláticas hiciera alusión alguna al Poder constituido o a sus

instituciones.

Al declarar probados estos hechos, la sentencia del Tribunal de Orden Público es

absolutoria, pues ai no constar que hubiera alusiones al Estado español o sus

instituciones, no puede hablarse de propaganda ilegal.

El abogado del padre Buendia, don Jaime Miralles Alvarez, había planteado en

relación con este juicio la nulidad del procesamiento; pues estimaba el señor

Miralles que no existia autorización del obispo para procesar, autorización que

es preceptiva según el Concordato vigente. El obispo de Cartagena, monseñor

Roca., había autorizado el procesamiento del padre Buendia por el delito de

reuníón ilegal. Pero posteriormente fue procesado por propaganda. El abogado

entendía que a] variar el delito debia producirse nueva autorización. Y acompañó

al procedimiento una carta del obispo, en la que la autoridad eclesiástica hacía

constar que nunca había autorizado el procesamiento del padre Buendía, por

propaganda ilegal.

E! Tribunal de Orden Público en su sentencia considera que. una vez que la,

autorización para procesar a un sacerdote na sido concedida por el obispo, no

puede limitar ni condicionar, en modo alguno, las soberanas facultades del

órgano Judicial que es el competente para tipificar Jurídicamente los hechos y

sus aspectos punibles.

 

< Volver