Los sacerdotes encarcelados en Zamora, trasladados a Madrid  :   
 Abandonaron su encierro los que estaban en el palacio episcopal de Bilbao. 
 ABC.    20/11/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LOS SACERDOTES ENCARCELADOS EN ZAMORA, TRASLADADOS A MADRID

Abandonaron su encierro los que estaban en el palacio episcopal de

Bilbao.

Bilbao 19. A distintas horas del día de ayer, a partir, de las doce del medio

dio, fueron abandonando sus encierros voluntarios las sacerdotes que ocupaban

las oficinas del Obispado, los alumnos de la Facultad de Teología de la

Universidad de Deusto y las laicas que se encerraran el sábado por la noche en

la parroquia de San Antón.

Por la mañana, el obispo de la diócesis, monseñor Antonio Añoveros, tuvo

conocimiento de que los sacerdotes ingresados en la prisión de Zamora y en

huelga de hambre desde el día 6, fecha de los Incidentes registrados en aquella

penitenciaria concordataria, habían sido trasladados de dos en dos en

ambulancias al hospital penitenciario de Carabanchel. Presencia la salida el

vicaria general de Pastoral, de Bilbao, don José Ansel Ubieta.

Conocidos Jos hechos, el propio obispo se dirigió a las oficinas del Obispado,

donde comunicó la noticia a los 30 que en aquel momento se hallaban encerrados,

de los que seis se hallaban también en huelga de hambre. Dirigió ana oración, y

seguidamente los sacerdotes encerrados fueron saliendo escalonadamente por los

dos accesos que tienen dichas oficinas, que dan a distintas calles váratelas.

Al saberse esta decisión tos laicos encerrados en la parroquia de San Antón —

cuyo número inicial en 20 noche del sábado fue de 55, ampliándose poco después a

70, quienes pasaron toda la noche en el templo y a los que se sumaron en el

curso del día de ayer hasta 130— abandonaron su ocupacíon, mezclándose con los

fieles que asistieron a la última misa vespertina, la de las sets y medía de la

tarde.

Par su parte, los 30 alumnos que se hablan encerrada en la Facultad de Teología

han permanecido hasta esta mañana, probablemente por encontrarse con que las

puertas de la Facultad se hallaban cerradas desde antes de conocerse la, noticia

del cese de otros encierros. Un portavoz de la Facultad señala que desconocen

los propósitos de estos alumnos, aunque todo parece indicar que desistan también

de tal actitud.— Logos.

 

< Volver