En relación con la suspendida asamblea diocesana. 
 Monseñor Infantes, obispo de Canarias, a Roma     
 
 Informaciones.    19/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EN RELACIÓN CON LA SUSPENDIDA ASAMBLEA DIOCESANA MONSEÑOR INFANTES, OBISPO

CANARIAS, A ROMA.

* SERA RECIBIDO POR EL PAPA.

* ACUSA AL GOBERNADOR DE QUEBRANTAR EL CONCORDATO.

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 19. (INFORMACIONES.)—El obispo de la diócesis de

Canarias, monseñor Infantes Florido, sale esta semana hacia Roma, donde se

entrevistará con el Papa Pablo VI, según se sabe extraoficialmente, para abordar

con Su Santidad la cuestión de la asamblea socio-vastoral suspendida el sábado

anterior.

Se sabe asimismo que monseñor Infantes lleva consigo un amplísimo «dossiers

sobre el estudió socio-pastoral y conclusiones que presentará, tanto a Su

Santidad como al secretario de Estado cardenal Villot.

El pasado sabadó el obispo pronunció una severa homilía en la misa concelebrada

en la catedral a la que asistieron unas dos mil pesónos.

La celebración de la misa tenía como finalidad mostrar la adhesión diocesana al

obispo y a la asamblea del estudio socio-pastoral que debía haber sido

inaugurada hace una semana pero que fue suspendida después de unas condiciones

exigidas por el Gobernador civil para su celebración, que no fueron aceptadas

por el obispo.

Entre otras cosas, monseñor Infantes dijo: «Se ha producido entre nosotros una

intervención gubernativa de alcance canónico tan grave qué impide el ejercicio

de la legítima jurisdicción que me corresponde como pastor de esta diócesis y

coarta también al pueblo de Dios, negándole la posibilidad de reunirse con su

obispo.»

El obispo citó el Fuero de los Españoles como garantizador de los derechos

cívicos y expresó que «tenemos el derecho de buscar el mejoramiento continuo de

la vida nacional para evitar la incomprensión, el endurecimiento, la

desconfianza; para lograr la verdadera convivencia en la paz».

La actitud que se debe adoptar, según monseñor Infantes, as la de mantener la

esperanza de la celebración de la Asamblea.

«Junto a esa esperanza —añadió— hay que tener firmeza sin nerviosismo o

irritabilidad. El santo y seña de la reconciliación es el signo de la asamblea».

Terminó expresando su incondicional adhesión a Pablo VI, al que calificó de

«firme pilar de la Iglesia en estas horas difíciles».

DENUNCIA

Por la noche el vicario de Pastoral, en nombre del obispo, presentó una denuncia

en la Inspección de Guardia de la Comisaría de Policía.

Según esta denuncia,, cuando salían de la misa celebra da en la catedral, cuatro

monjas de distintas congregaciones, portando en la mano ejemplares de un

suplemento del «Boletín Oficial del Obispado de Canarias, aclarando la nota del

Gobierno Civil sobre la asamblea, se acercó un corpulento individuo que les

arrebató los paquetes violentamente, dándose a continuación a la fuga.

Según la misma denuncia varios policías municipales permanecieron impasibles

cuando las monjas solicitaron ayuda. Igualmente se dice en la denuncia que a

otros varios miembros de la Comisión Diocesana del Estudio Socio-pastoral se les

arrebató también el paquete de copias del mismo documento, y a la vez fueron

despojados de sus documentos de identidad.

La denuncia termina solicitando las investigaciones correspondientes con el fin

de que los autores sean puestos a disposición de la autoridad competente,

solicitan igualmente la devolución de los documentos propiedad del Obispado y de

los documentos de identidad a sus propietarios.

 

< Volver