El padre Benavides, ¿procesado por simulación de delito?     
 
 Informaciones.    11/12/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL PADRE BENAVIDES, ¿PROCESADO POR SIMULACIÓN DE DELITO?

BILBAO, 11. (Resumen de LOGOS y PYRESA.) — Todo parece indicar que la

«desaparición» del padre Benavides (ver INFORMACIONES de ayer) ha sido una

simulación de delito, obra del propio sacerdote, probablemente en un momento de

trastorno mental o de depresión psíquica transitoria.

En fuentes bien informadas se señala que el sacerdote don Bernardino Benavides

será puesto a disposición judicial, a efectos de depurar las responsabilidades

derivadas del posit: 2 delito de simulación de delito, aunque la calificación

jurídica es sumamente difícil: la jurisprudencia ha dado una interpretación de

este artículo en el sentido de que «hace falta mantener la simulación ante la

autoridad judicial y dar lugar a que se inicien actuaciones judiciales».

Como en este caso tales supuestos no se han registrado, sino solamente a nivel

de la actuació policial, no contemplada por la Jurisprudencia, parece probable

que en vista de ello y a causa de un trastorno mental transitorio, toda la

actuación tienda a ser comprensible con el crítico estado de ánimo de este

sacerdote.

El sacerdote parece que permaneció durante este tiempo en Miranda de Ebro,

concretamente en el bar-fonda El Botero.

El dueño del citado, establecimiento ha informado que él ni siquiera pudo ver al

padre Benavides, quien llegó a Miranda el día 7 y comió en el restaurante. En

ausencia de los dueños, fue la hija de fetos la que entregó las llaves de la

habitación al citado sacerdote.

El pasado día 8, el Bar permaneció cerrado y el domingo a las nueve de la mañana

el padre Benavides abandonó El Botero, después de haber pagado la factura por su

estancia.

Durante los días de su estancia en la ciudad burgalesa, el padre Benavides

apenas salió a la calle. En ningún momento se identificó como el sacerdote al

que se buscaba.

11 de diciembre de 1973

 

< Volver