No están claros los motivos de su desaparición. 
 El P. Benavides fue localizado anoche en casa de su hermano     
 
 Informaciones.    10/12/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

NO ESTÁN CLAROS LOS MOTIVOS DE SU DESAPARICIÓN EL P. BENAVIDES FUE LOCALIZADO

ANOCHE EN CASA DE SU HERMANO.

BILBAO, 10. (Resumen de CIFRA.)—Hacia las ocho dé la noche de ayer domingo, fue

localizado en el domicilio de su hermano Irineo, el padre Bernardo Benavides,

desaparecido el pasado viernes poco antes de las ocho de la noche ae la

parroquia de María Reina, sita en el barrio de Santuchon.

RESUMEN DE LOS HECHOS

A las ocho y media debería haber dicho misa, pero no se presentó y el párroco,

don José Luis López Sanz, notó su ausencia. Hacia las nueve menos cuarto, su

hermano Irineo llamó a la parroquia para interesarse por él, pues últimamente, a

raíz de los anónimos recibidos, estaba preocupado" por lo que le pudiera

ocurrir.

A las nueve y media de la noche en vista de que nadie tenia noticias del

paradero del padre Benavides, el párroco de María Reina dio aviso a la Policía,

pero la denuncia oficial la presentaría don Irineo Benavides, poco después de

medianoche, en la Comisaría de Santiago, de ia capital vizcaína.

Otro hermano del padre Benavides, don Gabriel Benavides, religioso mercedario,

que también había recibido anónimos con amenazas para su hermano, llegó a Bilbao

a las cinco y media de la mañana del sábado.

El obispo de la diócesis, monseñor Antonio Añoveros, a primeras horas de la

tarde del sábado, se dirigió a la parroquia de María Reina, donde ´se entrevistó

con el párroco v familiares del desaparecido. Monseñor Añoveros no quiso hacer

declaraciones, «para no complicar las cosas, porque le pueden perjudicar».

Durante la mañana del sábado, en el domicilio de don Irineo Benavides se

recibieron llamadas telefónicas del desaparecido, con el fin de tranquilizar a

su familia y diciendo que se encontraba bien.

Los padres del sacerdote desaparecido llegaron a Bilbao, procedentes dé la

localidad zamorana de Brime de Urz, de la que es natural el padre Benavides en

la noche del sábado.

Durante todo el domingo, al parecer, no se recibió ninguna llamada en ei

domicilio de los familiares.

Hacia las ocho de la noche, funcionarios de la Policía localizaron al padre

Benavides en el domicilio de su hermano Irineo situado en la calle Santa Lucia

número 6 de Bilbao. Poco después fue trasladado a la Jefatura Superior de

Policía con el fin de prestar declaración.

Se desconocen mas detalles en torno a ia desaparición del padre Benavides.

Durante los últimos diez dias., personas allegadas al sacerdote habían recibido

anónimos en tos que se amenazaba a éste, aunque en esta ocasión no haya motivos

personales, sí los hay por razón de nacimiento» (al parecer se refiere al hecho

de que el padre Benavides es natural de Zamora).

En otro parrafo del anónimo —que está muy mal redactado— se dice: «Lo sentimos

por la persona concreta «Berna», sacerdote de María Reina, en Santuchou, Bilbao;

él es zamorano y aunque es incapaz de hacer mal y de meterse en vidas ajenas, a

él irán dirigidos nuestros tiros, contra él será nuestra rabia.»

Se afirma también en los anónimos que «ni pastoral ni otros escritos cambiarán

nuestra idea, «no tiene culpa, pero sobre él hacemos pesar todo», «con no

ejercer en ninguna parte tiene salvada su vida», «que se ocupe en otra cosa y

gane su vida como cualquiera otra persona» y «si a pesar de todo esto sigue

ejerciendo como sacerdote en vida de parroquia, no nos importa derramar sangre

de un sacerdote inocente»

La desaparición del padre Benavides no parece tener por el momento,

clara relación con ningún grupo activista que a través del secuestro del

sacerdote zamorano quisiese intervenir en el tema de ios sacerdotes presos en la

cárcel de Zamora.

En círculos bien informados de Bilbao se sospecha que fue el propio padre

Bernardo Benavides quien, como consecuencia quiza de algún Problema de orden

personal quisles* mantenerse aislado y en un momento de depresión y ofuscación

psíquica desapareció de la parroquia.

 

< Volver