Lugo: Sentada de diez sacerdotes en la escalinata del Palacio Episcopal     
 
 Informaciones.    27/06/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LUGO: «SENTADA» DE DIEZ SACERDOTES EN LA ESCALINATA DEL PALACIO EPISCOPAL.

LUGO 27. (INFORMACIONES.) — Diez sacerdotes llevaron a cabo el domingo una

«sentada» de protesta en las escaleras del palacio episcopal de Lugo consistente

en una comida de «contestación», mientras arriba se celebraba el banquete

tradicional con motivo de la ofrenda del antiguo Reino de Galicia al Santísimo

Sacramento. Estos sacerdotes entregaron además un escrito de protesta, en el que

piden, entre otras cosas, la dimisión del obispo.

En Lugo se celebra todos los años la ofrenda del antiguo Reino de Galicia al

Santísimo Sacramento. La fecha exacta es el domingo siguiente al Corpus. Asisten

los alcaides de las ciudades de la región gallega.

La ofrenda se celebra en la catedral túcense, y este año correspondió efectuarla

al alcalde de Santiago.

Pero este año paralelar mente ocurrió algo inusitado: un grupo de sacerdotes

adscritos a la diócesis de Lugo se introdujo en el palacio episcopal de forma

inesperada, tomaron asiento en las escaleras del mismo y celebraron una comida

de «Contestación». Mientras en el piso superior los obispos y altos dignatarios

eclesiásticos d,e Galicia celebraban, como todos los años, su fiesta y banquete,

los diez curas lucenses en la escalera comian pan de centeno, vino y tocino.

Los sacerdotes presentaron también a los obispos un documento en el que critican

la celebración del Corpus tal y como allí se viene haciendo. El texto del

escrito comprende tres folios y recuerda el mandato evangélico según e! cual,

antes de presentar la ofrenda al altar, es preciso reconciliarse con el hermano.

A continuación el escrito-protesta enumera los «reproches» que según ellos el

pueblo gallego podría presentar a las autoridades tanto eclesiásticas como

civiles de Galicia.

A los obispos de Galicia se les reprocha su alejamiento de los sufrimiento del

pueblo, su insensibilidad —siempre según la opinión particular del grupo de

sacerdotes «contestatarios»— cara a las injusticias que ese pueblo padece y su

convivencia con los poderes de la sociedad. El documento termina con una

petición al obispo de Lugo —alude a un supuesto «alejamiento psicológico, humano

y cultural con relación a nuestro pueblo», y otros condicionamientos— para que,

en muestra de generosidad hacia ía diócesis, presenté ante la Santa Sede la

dimisión de su cargo.

El grupo de sacerdotes que realizó la «sentada» durante unas dos horas discutió

vivamente con el vicario general de la diócesis. El nuevo arzobispo de Santiago,

monseñor Suquia Goicoechea, dialogó después con ellos y recogió uno de los

escritos, prometiendo estudiarlo. Los obispos de Lugo y de Orense no cruzaron

palabras con los protagonistas de la protesta.

 

< Volver