Autor: Semprún, Alfredo. 
   Cuarenta sacerdotes se recluyeron durante varios días en la Vicaria del obispo bilbaíno  :   
 El llamado Gobierno de Euzkadi se desliga, en una nota, de las actividades terroristas de la E.T.A.. 
 ABC.    29/08/1968.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

CUARENTA SACERDOTES SE RECLUYERON DURANTE VARIOS DÍAS EN LA VICARIA DEL

OBISPADO BILBAÍNO.

El Mamado «Gobierno de Euzkadi» se desliga, en una nota, de las actividades

terroristas de la E. T. A.

San Sebastián. (De nuestro redactor, enviado especial.} Cuarenta sacerdotes

vizcaínos se recluyeron varios días en las dependencias de la Vicaría General

del Obispado bilbaíno, pretendiendo, al parecer, con esta actitud, forzar al

prelado a que se pronuncie favorablemente en lavar de la actuacion política de

cierto número de sacerdotes vascos.

La noticia ha sorprendido en los distintos medios católicos, no sólo bilbaínos,

sino guipuzcoanos, especialmente cuando la misma se produce pocas horas después

de que la Prensa francesa haya dado a la publicidad la prohibición del Papa a

los sacerdotes vascos de mezclarse en política, recomendándoles que no se

aparten de su sagrado ministerio.

El problema adquirió cierta-gravedad. En el escrito que han presentado los

sacerdotes al prelado de aquella diócesis figura en múltiples párrafos,

encabezándolos, el verbo "exigir" y en uno de dichos párrafos se exige,

efectivamente, la dimisión del prelado.

Quisa por ello no tuvo el eco apetecido la medida adoptada por el obispo, que

anunció la constitución de una Comisión presbiteral, en la que formarían

representantes del clero secular y regular, a fin de estudiar los temas socio-

económicos, nombrando para presidirla, como delegado episcopal con plenos

poderes, al ductor don José Anací Urbieta Lopes, profesor del Seminario

Diocesano de Derio.

Mientras, en San Sebastián, el nuncio de Su Santidad fue recibido Por el

gobernador civil, señor ultra, con quien departió algo más de inedia hora.

En tanto, procedente de Madrid, llegaba a esta ciudad el director general de

Seguridad, don Eduardo Blanco, quien fue recibido por el jefe superior de

Vizcaya y otros altos jefes del Departamento.

Todas estas gestiones y especialmente las conversaciones con los sacerdotes

voluntariamente recluidos en la Vicaría del Obispado Por parte de la Comisión

presidida por el padre don José Angel Urbieta, dieron por resultado la salida de

los sacerdotes, los cuales se retiraron a sus domicilios v residencias. Acto

seguido, el Obispado hizo público un comunicado sobre los hechas.

Y. volviendo a Bilbao, añadamos que allí, v según noticias de última hora, se ha

detenido a unos individuos que. viajando en un coche con matricula francesa,

habían introducido en España, al Parecer, cierta respetable cantidad de

Propaganda clandestina.

Por otra parte, se han extendido rumores que, más o menos tendenciosamente,

desfiguran con exageración, la investigación policial y sus inevitables

resultados.

De dar crédito a estos rumores, no habrían tenido tiempo maten ni los agentes

del orden para efectuar el número de detenciones que dan "como seguro". y

Guipúzcoa hubiera quedado medio deshabitada a causa de los confinamientos... En

justicia, hay que reconocer que la actuación de los investigadores se ha

mantenido dentro de una prudencia tan digna de elomo como de comprensión,

especialmente teniendo en cuenta el estado de excepción decretado para la

provincia, el cual, aradas a esta cuidadosa actuación nada ha repercutido en el

turismo ni ha trascendido ostensiblemente en la ciudad, permitiendo que sobre

San Sebastián se volcase durante la Semana Grande un aran número de personas

ávidas de disfrutar de sus muchos encantos.

Según nuestra fuente, digna de todo crédito, los interrogatorios lian pasado del

centenar, y facimos interrogatorios y no detenciones, aunque ellos hayan

implicado la retención durante el tiempo necesario de quien, por motivos

juslificados. se creía oportuno.

Los confinamientos han sido cuarenta v tres. Esta cifra es exacta. En ella

estan incluidos cuatro sacerdotes, tres abogados y dos fotógrafos que no son,

al parecer, de Prensa.

Tras las investigaciones, llevadas a cabo pedemos afirmar, siguiendo nuestras

fuentes, que. efectivamente y como se creyó en un principio, el incendio que

Medio destruyó la casa residencia del alcalde de Lezcano que provocado en un

arto intencionado, el cual se atribuye a los terroristas de la E. T. A. que

segun parece habían amenazado días antes a dicho alcalde.

Finalmente, recojamos la parte más interesante de una "nota oficial´´ que la

plana mayor del llamado "Gobierno de Eukadi" tenía la intención de dar a la

publicidad en estos días como resultado de sus deliberaciones, y en la cual,

tras definirse en sus veteranas v trasnochadas reivindicaciones, el "Gobierno de

Euskadi" dice textualmente lo siguiente: ´´Podemos afirmar que en los incidentes

sangrientos que han tenido lugar estos últimos meses no tienen ninguna

intervención las organizaciones políticas implicadas en este Gobierno de

Euzkadi, ni las sindicales que apoyen su conjunto institucional."

La nota, impresa en vascuence v en castellano, como ustedes adivinarán, está

llamada a causar un qran efecto, especialmente en la región guipuzcoana.

Esta pública condena, este rechace que de la E. T. A. ha hecho el "nacionalismo

vasco", pone al descubierto, indudablemente, el hábil juego de los terroristas,

quienes, depararándose en e! romanticismo de unas ideas pasadas por agua—muchas

y lejanas aguas—, persiguen unos fines ajenos actualmente a las mismas y por

procedimientos que el sentir católico de los vascos nunca podría admitir.

En consecuencia, a nadie puede extrañar. pues, el que parezcan confirmarse—

aunque no podamos darlo como se pero—los rumores sobre las amenazas de muerte

que los terroristas de la E. T . A . habrían hecho diseñar- Elizaola y algún que

otro miembro de su " Gobierne".— Alfredo EMPRUN.

 

< Volver