Autor: Barra, Alfonso. 
 Fraga Iribarne, en Londres. 
 No hay partido comunista en el poder dispuesto a compartirlo  :   
 Hay plena armonía en la Alianza Popular y ha dado pasos notables hacia una federación de fuerzas afines. 
 ABC.    10/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. VIERNES 10 DE DICIEMBRE DE 1976.

FRAGA IRIBARNE, EN LONDRES

«NO HAY "PARTIDO COMUNISTA" EN EL PODER DISPUESTO A COMPARTIRLO»

«Hay plena armonía en la "Alianza Popular" y ha dado pasos notables hacia una federación de fuerzas

afines»

LONDRES, 9. (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por télex.) Dos propósitos fundamentales

tiene el viaje al Reino Unido del antiguo embajador en Londres don Manuel Fraga Iribarne. Esta tarde

daba una conferencia en Wilton Park, centro oficioso de estudios, fundado al concluir la última guerra,

con la intención de poner al día a una elite sobre los conceptos de la democracia en curso. Luego la

finalidad sería el estímulo de la cooperación europea.

En ese centro, cerca de la costa sur del país, en una histórica mansión de campo, el señor Praga Iribarne

ha hablado sobre la posición de España en el concierto político, económico y militar del Mediterráneo.

Más de una hora duró el diálogo después de la conferencia.

RELACIONES CON LOS CONSERVADORES.—El otro propósito es compartir informaciones con el

Partido Conservador. Ha visto a una amplia representación de ese movimiento, en especial a los

dirigentes relacionados con la proyección exterior del Reino Unido y del partido. Entre ellos, Heath,

Davies —portavoz «tory» en temas de Asuntos Exteriores—. Royle, Hurd, Blaker, Walker, etc.

El momento de estos intercambios es de interés especial. Tanto el laborismo como el mundo conservador

tratan de buscar los partidos homólogos europeos. El laborismo no es marxista y no reconoce la

paternidad de las internacionales socialistas. Es hijo legítimo de los Sindicatos británicos.

Cuando esas agrupaciones obreristas se convencen a la vuelta del último siglo de que el lugar para

promover su causa es el Parlamento y no la calle, fundan lo que hoy es el Partido Laborista. Este procuró

ampliar su base, porque es axioma de la política inglesa que ningún partido de clase —y menos

marxista— logra votos suficientes para formar Gobierno.

Los conservadores exploran actualmente la médula política de algunos partidos democristianos, porque

tampoco hay grupos europeos de signo conservador con el vuelo que tiene este movimiento británico. El

momento de las conversaciones del señor Fraga Iribarne es de importancia especial porque el frente

«tory» es el único de aquella filiación que puede acceder al poder en término no lejano. Se habla de la

próxima primavera, de cara al verano para desplegar las urnas.

El señor Praga Iribarne ha expuesto el panorama político de nuestro país a periodistas españoles y

británicos. Considera satisfactoria su misión en el primer Gobierno de la Monarquía: asegurar el orden

público, para facilitar el progreso de la reforma.

Las previsiones que nos hacia en sus días de Londres se han cumplido como lo demuestra el apoyo

popular al Rey y la asistencia de un Ejército ejemplarmente unido, profesional, leal, siempre a los

intereses de la Patria, sin perder su centro de gravedad en la izquierda o la derecha.

Afirma que hay plena armonía en la «Alianza Popular» y que ha dado pasos notables hacia una federación

de fuerzas afines. Queda siempre abierta a nuevas adhesiones y puntualiza que el «Partido Popular»

difiere en algunos puntos fundamentales: no respeta el pasado como plataforma para la reforma como lo

hace la «Alianza» y su criterio sobre el «Partido Comunista» tampoco es el mismo.

EL «PARTIDO COMUNISTA».—Sobre este tema recuerda el señor Fraga Iribarne que no hay «Partido

Comunista» en el poder dispuesto a compartirlo. El hecho de que ese sector pida operar libremente,

confirma que lograría más ventaja que maniobrando en la clandestinidad. La República Federal de

Alemania se ha gobernado muy bien en la posguerra con el comunismo fuera de la Ley. Puntualiza, sin

embargo, que la exclusión de ese grupo podría ser circunstancial, como muchos planteamientos en

política, y que la «Alianza Popular» aceptará siempre las decisiones legales del poder.

Entiende, por último, que la evolución política española es satisfactoria. No quiere, sin embargo, hacer

pronósticos sobre el resultado de las próximas elecciones generales.

Alfonso BARRA.

 

< Volver