Caso Añoveros. 
 La Iglesia rompe su silencio     
 
 Informaciones.    05/03/1974.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

IGLESIA ROMPE SU SILENCIO

MADRID, 5. (INFORMACIONES.)

Monseñor Añoveros, obispo de Bilbao, y su vicario general de Pastoral, petare

nieta, permanecen recluidos en sus respectivos domicilios. Mañana se cumple una

semana de esta reclusión. En la diócesis de Bilbao se multiplica la

correspondencia. El Secretariado de Medios de Comunicación Social del obispado

de Bilbao na hecho publica una larga nota oficial en la que explica lo sucedido.

Entre otras cosas, dice que >>las homilias remitidas a las parroquias carecían

de IntencionalidaA política partídista>> y que >>el obispo manifiesta con

profundo dolor que los responsables de su marcha podían incurrir en graves penas

canónicas». Por su parte, la Santa Sede ha publicado un comunicado en el que

subraya «las altas cualidades pastorales de monseñor Añoveros y su adhesión al

país y a la propia diócesis», a la vez que hace votos por una solución

equitativa y satisfactoria. El nuncio regresó ayer a Madrid tras intensas

conversaciones en el Vaticano en tornó al caso. «Pido a Dios —dijo en Barajas—

que no se produzca la ruptura, entre España y la Santa Sede.» Ayer, tras ser

recibido en audiencia especial por el Jefe del Estado, el cardenal primado,

monseñor Gonsález Martín, mantuvo una larga conversación en la Presidencia del

Gobierno con don Carlos Arias.

COMUNICADO DEL VATICANO: «LLEGAR A UNA SOLUCIÓN CONVENIENTE»

¡La agencia EFE, en un despacho fechado en la Ciudad del Vaticano, dice lo

siguiente:

«Ea caso del obispo de Bilbao» es el título bajo el cual «L´Osservatore Romano»

de ayer publicaba el texto que sigue, que ha sido difundido también por Radio

Vaticano en el noticiario de la tarde:

«Ayer por la noche fue dada a conocer por el Gobierno español una nota

informativa sobre el caso del obispo de Bilbao, del cual se habían ocupado

ampliamente días pasados los medios de comunicación social.

La Santa Sede se habia abstenido intencionadamente de tomar públicamente

posición alguna a este respecto, en. el espíritu de esa concordia y unión a las

cuales el Santo Padre había exhortado con insistencia a los obispos españoles en

su reciente discurso, al estar en curso tentativas de hallar una aclaración

equitativa y satisfactoria.

Con este fin, la Santa Sede de había mantenido en estrecho contacto estos días,

tanto con la representación pontificia en Madrid y el Episcopado español como

con las autoridades del Estado.

No se tiene la intención, al menos por añora, de entrar en mérito de la

información proporcionada por la citada nota sobre el desarrollo de los hechos,

y en particular de las graves valoraciones en ellas contenidas sobre un prelado

del que resultan bien conocidas sus altas cualidades pastorales y la unión a su

país, además, como es natural, de su diócesis.

La Santa Sede querría, por el contrario, manifestar el deseo y la esperanza de

que sea todavía posible, gracias al esfuerzo de buena voluntad de todas las

partes interesadas, llegar a una solución conveniente de la grave divergencia en

el respeto de las razones de la justicia y con el propósito de favorecer las

buenas relaciones entre el Estado y la Iglesia, en beneficio y para la

tranquilidad, no sólo de la población de la diócesis de Bilbao, sino de la

nación entera, evitando decisiones o tomas de posición que podrían agudizar la

situación presente y perjudicar el deseado desarrollo positivo.»

 

< Volver