Caso Añoveros.El nuncio, a su regreso de Roma. 
 Pido a Dios que no se produzca la ruptura entre España y la Santa Sede     
 
 Informaciones.    05/03/1974.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 35. 

EL NUNCIO, A SU REGRESO DE ROMA: «PIDO A DIOS QUE NO SE PRODUZCA LA RUPTURA

ENTRE ESPAÑA Y LA SANTA SEDE»

* VATICANO: «Que todavía sea posible una solución»

* OBISPADO DE BILBAO: «Pueden incurrir en graves penas canónicas»

* NUNCIO: «Pido a Dios que no haya ruptura de relaciones diplomáticas»

* CARDENAL JUBANY: «El obró según su conciencia»

*

«Estoy muy cansado. Es hora de marchar», respondió el nuncio de Su Santidad,

monseñor Luigi Dadaglío, cuando un redactor de INFORMACIONES le preguntó si

monseñor Añoveros permanecerá en España.

El nuncio regresó anoche de Roma. Allí esperábamos un grupo de periodistas.

Monseñor Dadaglio pareció sorprendido; seguía caminando hacia el exterior sin

querer detenerse. Al pie del coche se vio finalmente rodeado y, en breves

palabras, respondió a algunas de nuestras preguntas.

—Monseñor, ¿con qué personalidades se ha entrevistado en el Vaticano?

—Con varías, pero no puedo precisar los nombres.

—¿Cuál es la postura de la Santa Sede en el caso de monseñor Añoveros?

—Esta misma tarde se ha puesto de manifiesto esa postura en una información

publicada en «L´Osservatoré Romano». Creo que ustedes la conocerán ya a través

de las agencias informativas.

—¿No cree usted que en estos momentos son especialmente difíciles las relaciones

entre el Estado español y la Iglesia?

Monseñor Dadaglio muestra un rictus de preocupación, esboza una tímida sonrisa y

responde:

—Sí, son delicadas.

—¿Podría llegarse Incluso a una ruptura de relaciones?

—Pido a Dios Que eso no llegue a producirse.

—Monseñor, ¿permanecerá en España monseñor Añoveros?

El nuncio se situó junto a la puertezuela del coche y volviéndose a los

periodistas respondió:

—Estoy muy cansado, regreso ahora mismo de viaje y es hora de marchar, ustedes

lo comprenderán.

Poco después el coche del nuncio abandonaba el aeropuerto de Barajas.

NOTA DEL OBISPADO DE BILBAO

El Secretariado de Medios de Comunicación Social del Obispado de Bilbao ha

facultado la siguiente nota explicativa sobre los acontecimientos últimamente

ocurridos en la diócesis. El escrito dice textualmente lo siguiente:

«Ante la situación delicada .por la que atraviesa nuestra diócesis, el

Secretariado Diocesano de Medios de Comunicación Social, con la aprobación

expresa del señor obispo, desea facilitar las siguientes puntualizaciones:

1. EL 28 de enero de 1974, don José Ángel Ubieta, vicario general de pastoral,

envió a los sacerdotes, párrocos y rectores de iglesias una comunicación en Que,

respondiendo a peticiones anteriores de los organismos representativos

diocesanos, anunciaba el envío de un ciclo de homilías para iluminar a la luz de

la fe ciertos, problemas relacionados con el tema general de presencia de la

Iglesia en nuestro mundo actual. Se estimaba que el desarrollo de la temática no

había de ser el mismo para todos los fieles, dejando á juicio de los rectores de

iglesias la, acomodación del texto oficial a la capacidad de aquéllos.

En todo caso, el tercer tema titulado «él cristianismo, mensaje de salvación

para los pueblos», si fuera tratado, debería ser leído integramente; por tanto,

el contenido y la forma de las homilías ha pretendido exclusivamente una

iluminación cristiana, sobre algunos problemas pastorales de gran importancia en

nuestra diócesis, sin ninguna intención política partidista. Cualquier otra

intención que se quiera atribuir a dichas homilías no corresponde en absoluto a

la propia del prelado ni de su vicario general de pastoral.

El obispo de la diócesis, ante algunas dudas surgidas, aclaró que no se imponía

obligatoriamente el tratamiento de ninguno de los tres temas de las homilías,

pero que en el caso de la tercera homilía, si se abordaba el tema, el texto

enviado debía ser leído íntegramente sin añadiduras ni comentarios para asegurar

así una mayor precisión del contenido propuesto y evitar torcidas

interpretaciones. El mismo señor obispo puntualizó que, desde su llegada a la

diócesis, solamente en una ocasión, en el mes de noviembre pasado, ha impuesto

obligatoriamente la lectura integra de una exhortación pastoral.

2. El viernes 22 de febrero de 1974, el señor obispo recibió una llamada

telefónica del señor nuncio de Su Santidad, en la que le comunicaba que el

Gobierno, conocedor del texto de la tercera homilía, se había dirigido a él

rogándole que hiciera gestiones para que la misma no se pronunciara. El señor

obispo le manifestó que la homilía había sido ya distribuida a los párrocos y

rectores de iglesias e insistió informando al señor nuncio acerca de los puntos

recogidos en el anterior párrafo primero. NI previa ni posteriormente ha

recibido el prelado comunicación alguna de las autoridades civiles o

clesiasticas en relación con la lectura de la referida homilía.

Las homilías, debidamente selladas, fueron enviadas por la Secretaría del

Obispado, en sobre cerrado y por correo ordinario, a los párrocos y rectores de

iglesias de la diócesis. Ninguna de estas tres homilías fue dada a conocer por

el obispo a ningún medio de comunicación social nacional ni extranjero ni a

ninguna otra persona distinta de las indicadas anteriormente. El señor obispo

prohibió de manera terminante que se diera a conocer por otro cauce que no fuera

el citado de los párrocos y rectores de iglesias.

La homilía titulada «El cristianismo, mensaje de salvación para los pueblos»,

fue leída el domingo 24 de febrero en la mayor parte de las iglesias de Vizcaya,

sin que se registrara por lo que consta a este Obispado, más qúe algún Incidente

en tres iglesias de la diócesis. Tampoco consta en este secretariado que los

medios de difusión hayan dado publicidad al texto de ninguna de las citadas

homilías. Desde el momento de la lectura de la tercera homilía hasta el instante

de su retención por orden gubernativa, el prelado diocesano realiza con roda

normalidad sus funciones episcopales llevando a cabo en varios lugares de la

diócesis su programa de visita pastoral. Con la misma normalidad, trabajó duran

e los días citados el vicario general de pastoral.

3. El pasado miércoles de ceniza, 27 de febrero, a eso de las tres de la tarde,

se personó en el domicilio particular del señor obispo el jefe de Policía de

Bilbao, quien verbalmente le comunicó Ja orden, del ministro de la Gobernación

de quedar retenido hasta nueva disposición en su domicilio bajo discreta

vigilancia de agentes de la Policía. No le fueron manifestadas las razones de

dicha retención, sino que unícamente se le informó de qué la misma medida se le

iba a aplicar al señor vicario general de pastoral don José Angeí Ubieta. como

en efecto así sucedió. Hasta el día de hoy se mantiene la misma situación de

retención domiciliaria del señor obispo y del vicario gene» ral de pastoral. No

obstante, en todo momento han podido recibir libremente visitas y mantener

comunicaciones telefónicas con el exterior.

4. Alrededor de las ocho de la mañana del domingo 3 dé marzo, el jefe superior

de Policía de Bilbao comunicó telefónicamente al señor obispé que estuviera

preparado para salir a un viaje, anunciándole que se presentaría a recogerle

dentro de media hora. A las 8,40 de la mañana, aproximadamente, el mismo señor

jefe superior volvió a llamarle por teléfono para indicarle que se demoraba la

salida hasta las 9,15, a lo que el prelado contestó que:

a) Bicha orden de salida entendía que la debía recibír por escrito con

indicación de los motivos de tal decisión.

b) Que no saldría de su domicilio para dejar la díócesis sin una decisión

personal del Santo Padre. c) Y que de otro modo, saldría únicamente contra su

voluntad.

A las 10 horas, aproximada», mente, de la mañana, el mismo señor jefe superior

volvio a comunicar al senor obispo por teléfono que se tomara un plazo de

meditación hasta las 12,15 de la mañana, á lo que el prelado contestó

ratificándose en la postura antes indicada, añadiendo que transmitiera a sus

superiores cuál era dicha postura y expresándole con profundo dolor que los

responsables de tal medida podían incurrir en graves penas canónicas. Parecidas

comunicaciones se hicieron por el mismo señor jefe superior de Policía, y

tambien telefónicamente al señor Vicario general de pastoral. No se comunicaron

ni al señor obispo ni a su vicario las razones que motivaban la orden de salida

ni el destino de su viaje.

5. El domingo día 3 de marzo, durante todo el día se presentaron gran número de

personas en la residencia del señor obispo y del señor vicario para

testimoniarles su adhesión. En muchos otros lugares de la diócesis se produjeron

también expresiones dé solidaridad hacia el pastor, diocesano y su vicario

general.

5 de marzo de 1974

INFORMACIONES

CASO AÑOVEROS

de pa. . . con anterioridad, el viernes dia 1 de febrero, en serio

extraordinaria conjunta. Las Comisiones Permanenes del presbiterio y de

religiosos y del Comité ejecutivo del Consejo de Laicos, bajo la presidencia del

señor vicario general, don León María Martínez, manifestaron su plena adhesión a

las personas del señor obispo y del vicario general de Pastoral, a sus

directrices pastorales y al contenido de las homilías; El sábado día 2 se reunió

en la Casa de la Iglesia, calle Enao, número 5, 3.°, de Bilbao, bajos la

presidencia del vicario general,, don León Maria Martínez, el Pleno del Consejo

del Presbiterio, el cual reiteró su adhesión a la personas y actitud del señor

obispo y del vicario general de pastoral. Finalmente, en las iglesias de la

diócesis, el domingo día 3 se leyó una nota del vicario general, don León María

Martínez, redactada de conformidad con el Consejo del Presbiterio y a petición

expresa del señor obispo; En ella se exhorta a la unidad en la oración y a un

esfuerzo sincero por la reconciliación y caridad cristianas de todo el pueblo de

Dios, y a que se evite cualquier tipo de acción que pueda provocar la menor

violencia. Esta nota, fue publicada también por la Prensa local.»

La nota lleva la fecha. «Bilbao, 4 de marzo de 1974», y lleva un sello, que pone

«Obispado de Bilbao, Secretariado de Medios de Comunicación Social».

PUNTUALIZACIONIES DE LA AGENCIA CIFRA.

Ante las puntualizaciones de la Secretaría de Medios de Comunicación del

Obispado de Bilbao, la agencia Cifra ha distribuido la siguiente nota:

«Ser pone de relieve en medios informativos de esta capital que la nota trasluce

una coincidencia, fundamental en los hechos, con la facilitada por el Ministerio

de Información, y Turismo en la noche del domingo.

Se señala, sin embargo, en estos medios que hay dos puntos de la nota episcopal

que no responden exactamente a la realidad de los hechos comprobables. Dice la

nota que "no consta a este Secretariado que los medios de difusión social hayan

dado publicidad a los textos de las citadas Homilías", cuando lo cierto es que

un diario tan vinculado a Ja archidiócesis de Sevilla como "El Correo de

Andalucía" publicó integro el texto de la homilía en cuestión.

Por otra parte, la ilota señala que la homilía no fue facilitada con

anterioridad a su lectura a los medios informativos internacionales, cuando lo

cierto es que las agencias internacionales difundieron el texto ya el viernes

dia 22 de febrero, esto es, dos fechas antes de que se leyera, públicamente en

los templos de la diócesis de Vizcaya.»

CARDENAL JUBANY: «EL HA OBRADO EN CONCIENCIA»

E] cardenal Jubany, arzobispo de Barcelona, aludió en su homilía del domingo en

la catedral al caso Añoveros. Ayer tarde, la oficina de Prensa del Arzobispado

de Barcelona hacía pública, a este propósito, la siguiente nota:

«En la misa celebrada el domingo día 3 de marzo en la catedral de Barcelona el

cardenal-arzobispo desarrolló el tema de la identidad cristiana que nace de la

fe, fe que se apoya en la palábra de Dios. Esta identidad del cristiano se

expresa en la vida, ascética, en el afán de vencer las pasiones y los egoísmos..

La lucha ascética incluye; acercarse a Dios y la superación de las tentaciones.»

Finalizando su homilía, «1 cardenal dijo: «Dos hechos, que están, presentes en

el ánimo de todos vosotros y han conmovida amplios sectores de nuestra diócesis,

me obligan a dirigiros unas palabras de orientación. El primero lo constituye la

muerte, por razones y en circunstancias dolorosas, de un joven de nuestra

ciudad, condenado por un Tribunal de nuestro país. Oremos por él, para que su

alma haya sido acogida por la misericordia de Dios. Extendamos nuestras

plegarias de una manera especial para cuantos han fallecido de muerte violenta.

TE oremos también, al Señor, para que se realice en nuestro país una auténtica

reconciliación de todos los ciudadanos, como "resultado de aquel supremo deber,

que se llama amor", según palabras del Santo Padre. El segundo hecho lo

constituyen los acontecimientos que tienen lugar en la diócesis de Bilbao.

Dolorosamente sorprendido, me aflige la situación en que se encuentra el obispo

de aquella ciudad, hermano mío, en el Episcopado. El ha obrado de la manera como

ha creído en conciencia que debía cumplir su misión episcopal. Yo no tengo

derecho a juzgar su actuación, ya que ello corresponde al Papa. Pero deber mío

es sentirme en comunión fraterna con él, porque todos los obispos hemos recibido

una misma consagración y hemos sido instituidos por el Espíritu Santo miembros

del Colegio Episcopal, que rige la Iglesia de Dios. En estos momentos deseo

ardientemente que él pueda ejercer sin dificultades su poder espiritual y su

jurisdicción. Oremos todos para que exista en nuestra Iglesia de España, tal

como lo deseó el Papa en la audiencia del dia 28 de enero último, una verdadera

"unión de los fieles con sus pastores, unión de éstos entre sí, unión de todos

con Cristo, fuente y medio de unión vivificante, para caminar compactos, sin

titubeos, con valentía, con serenidad, y confianza.»

 

< Volver