Monseñor Añoveros regresó ayer a Bilbao y se reincorpora hoy a su trabajo normal  :   
 También monseñor cerbi salió ayer hacia Roma. 
 ABC.    13/03/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. MIÉRCOLES

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY MONSEÑOR AÑOVEROS REGRESO AYER A BILBAO Y SE

REINCORPORARÁ HOY A SU TRABAJO NORMAL.

También monseñor Acerbi salió ayer hacia Roma.

Madrid. (De nuestra Redacción.) A las siete y cinco de la tarde de ayer llegó a

Bilbao monseñor Añoveros. Mínutos más tarde telefoneaba a las oficinas del

obispado Dar» comunicar que hoy el trabajo recomenzaria a la hora de costumbre.

La reunión de la Comisión Permanente —en la que el obispo de Bilbao había

participado— concluyó sus sesiones en la noche del lunes y monseñor Añoveros,

físicamente muy cansado, aunque sereno «te espíritu y de humor, prefirió no

pernéese en viaje esa misma noche y lo hizo a las once de la mañana de ayer,

acompañado de su vicario José Ángel Ubieta, y de su asesor canónico Juan Ángel

Belda.

Al llegar a Bilbao un nutrido grupo de Informadores de Prensa, radio y

television esperaba al prelado, que se nego a hacer declaraciones y bajando

rápidamente de su coche se dirigió hacia el ascensor de su casa.

Posteriormente se ha sabido que —tal y como anticipábamos ayer en ABC—. el

prelado permanecerá unos días —dos o tres— en Bilbao para despachar los asuntas

más urgentes de la diócesis y se irá, ¡después, a descansar fuera de Bilbao,

posiblemente á su tierra natal Navarra.

También abandonó ayer Madrid e1 enviado vaticana, monseñor Acerbi que, ha

mantenido contactos con monseñor Añoveros y los miembros de la Comisión

Permanente del Episcopado. Oficialmente se desconoce si ha mantenido contactos

con personalidades del Gobierno, pero la agencia Logos informa que monseñor

Acerbi y monseñor Dadaglio, nuncio de Su Santidad, se entrevistaron durante dos

horas en la noche del lunes con el ministro de Asuntos Exteriores, señor

Cortina.

El prelado vaticano se entrevisto ayer, por la mañana, nuevamente con monseñor

Añoveros en "la residencia de las Operarías Parroquiales de Madrid y salió hacia

Roma a la una y cinco de la tarde. En Barajas fue despedido por monseñor

Dadaglio y el consejero de Nunciatura, monseñor Pasquínelli.

 

< Volver