El director de El Correo de Andalucía llamado al juzgado de guardia     
 
 Informaciones.    06/03/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EL «CASO DE MONSEÑOR AÑOVEROS».

DE la referencia del Consejo de ministros «deliberante» de ayer, destaca, la

lacónica frase de referencia de que «el Consejo ha deliberado extensamente sobre

la situación présenle, en lo que se refiere a las relaciones de la Iglesia y el

Estad9». Nada más, pero también nada menos, en cuanto que se esperaba que de un

Consejo «deliberante» pudiera, empero, salir alguna decisión concreta. Se sabe

que él Consejo de Asuntos Públicos de la Iglesia («Ministerio vaticano de

Asuntos Exteriores») ha enviado una nota al Gobierno español, cuyo contenido se

desconoce. De otra parte, la reunión de la Comisión Permanente del

Episcopadó"español continuará durante el día de hoy. No hay por el momento nota

oficial. Los rumores de los círculos políticos de la capital apuntan hacia la

posibilidad de que una altísima personalidad política española naya frenado con

sabia prudencia. una escalada en la tensión Iglesia-Estado.

La semana, por, lo demás, quedó significada por un enconó´ de esos ánimos que

ahora a instancias superiores tratan de amainarse. La Iglesia católica, tras la

nota informativa del Gobierno acerca del llamado «caso Añoveros», rompió su

prudente silencio. Un comunicado vaticano manifestaba la esperanza de la Santa

Sede de que «sea todavía posible, gracias al esfuerzo de buena voluntad de todas

"las partes ´interesadas, llegar a una solución conveniente dela grave

divergencia en el respetó de las razones de la justicia y con el propósito de

favorecer las buenas relaciones entre el Estado y la Iglesia en beneficio y para

la tranquilidad no sólo de la población de la diócesis de Bilbao, sino de la

nación entera, evitando decisiones o tomas de posición que podrían agudizar la

situación presente y perjudicar el desea/io desarrollo positivo».

El nuncio de Su Santidad en España, a su regreso de un breve viaje a Boma,

manifestó a los periodistas:

«Pido a Dios que no se produzca la ruptura entre España y la Santa Sede.» Por su

parte, el obispado de Bilbao, a través de su Secretariado de Medios de

Comunicación Social, salió al paso de la nota informativa del Gobierno,

aclarando que la pastoral objeto de debate —la tercera de una serie de cinco— no

era de «lectura obligatoria en la diócesis», sino que de ser leída habría de

serlo en su totalidad. Con ello se obviaba el peligro de que sufriera

mutilaciones o añadidos que desvirtuaran su sentido. La nota del Obispado

exponía que el obispo Añoveros y su vicario de pastoral habían sido colocados

por el Gobierno en arresto domiciliario y que el jefe superior de Policía de

Bilbao les había invitado en dos ocasiones á abandonar la diócesis en un avión

oficial, con destino desconocido, a lo que monseñor Añoveros se había negado de

no mediar orden papal o conminación forzosa de las autoridades. El obispado de

Bilbao dejaba entrever graves penas canónicas para los responsables de una

posible expulsión del responsable de la diócesis. La nota episcopal negaba que

el contenido de la pastoral hubiera sido difundido a agencias extranjeras con

prelacióri a su lectura en la diócesis, a lo que la agencia oficial Cifra

respondió en forma negativa, asegurando que cuarenta y ocho horas antes de su

lectura eclesiástica ya tenían conocimiento de ella las agencias extranjeras

acreditadas en España.

En cualquier caso, el director" de «El Correo de Andalucía» ha sido llamado al

Juzgado de Guardia, en relación con la publicación de la homilía de monseñor

Añoveros. Texto pastoral que ha sido íntegramente reproducido por las revistas

«Vida Nueva» y «Sábado Gráfico».

Las últimas noticias hacen referencia a la llegada a Madrid, sin escolta

policial, de monseñor Añoveros y su vicario de pastoral, padre Ángel Ubieta,

llamados urgentemente por el nuncio. En Presidencia del Gobierno se celebró una

«minicumbre» Iglesia-Estado entre el nuncio, el presidente de la Conferencia

Episcopal y el presidente del Gobierno. Todo hace indicar que a las instancias

superiores a que antes aludíamos podría llegarse a un arreglo de principio entre

ambos poderes, sin detrimento de ninguno de ellos.

9 de marzo de 1974

 

< Volver