Se busca una solución problema Añoveros  :   
 El cardenal Tarancón y Monseñor Dadaglio se entrevistaron con el presidente Arias. 
 ABC.    08/03/1974.  Página: 43-44. Páginas: 2. Párrafos: 10. 

SE BUSCA UNA SOLUCION AL PROBLEMA AÑOVEROS

El obispo bilbaíno estuvo ayer en la nunciatura apostólica.

EL CARDENAL TARANCON Y MONSEÑOR DADAGL1O SE ENTREVISTARON CON El PRESIDENTE

ARIAS.

Madrid. (De nuestra Redacción.) A lo largo del día de ayer se acentuó

progresivamente el clima distensivo creado en torno al problema del obispo de

Bilbao. En la noche del miércoles el nuncio de Su Santidad llamó a monseñor

Añoveros y le pidió, sin duda con anuencia del Gobierno, que se trasladara a

Madrid. A las siete de la mañana de ayer e] prelado bilbaíno, acompañado de su

vicario, José Angel Ubieta, y del sacerdote canonista Juan Ángel Belda, salió

hacia Madrid en un 1.430 amarillo, sin ninguna escolta policial. Llegó al

edificio de la Nunciatura a las once y veinte de la mañana. Un grupo de

periodistas aguardaban su llegada ante la verja de la representación vaticana.

Monseñor Añoveros, sonriente y tranquilo, saludó a los periodistas desde el

coche, pero se negó a hacer cualquier tipo de declaraciones.

Una hora después llegaron a la Nunciatura apostólica el cardenal arzobispo de

Madrid, monseñor Tarancón y, poco después, el primado, monseñor González Martin.

A esta misma hora se comunicó a los periodistas que hoy, a las once de la

mañana, se reuniría en Madrid, en sesión extraordinaria, la Comisión Permanente

del Episcopado qúe forman 18 prelados, entre los cuales están los cuatro

cardenales españoles y el propio monseñor Añoveros.

A las cinco y veinticinco de la tarde salieron de la Nunciatura apostólica el

presidente de la Conferencia Episcopal y el nuncio cíe Su Santidad para

entrevistarse can el presidente Arias. La entrevista duró unos veinte minutos,

sin que pudiera prolongarse más tiempo por tener que salir el presidente del

Gobierno para despachar con el Jefe del Estado. Se desconoce el resultado de

esta entrevista y no se ha facilitado sobre ella ninguna información oficial.

Mientras tanto, monseñor Añoveros permanece en Madrid y se cree Que hoy

participará en la reunión Se la Comisión Permanente del Episcopado.

Ayer se hizo también público el comunicado emitido por los obispos de la

provincia eclesiástica, de Sevilla, primera loma de posición colectiva de un

grupo de obispos sobre el tema. En este comunicado los obispos andaluces dicen

lo siguiente:

«Este encuentro con los obispos de la Andalucía, occidental y de la baja,

Extremadura, en circunstancias delicadas y dolorosas para la iglesia de España,

ha obligado a añadir al orden del día un fraternal cambio de impresiones y una

oración en común por el Padre Santo y su representante en España, por el obispo

de Bilbao, por los gobernantes de la nación y nor el puéblo cristiano.

Los obispos presentes se han sentido particularmente unidos a la persona de

monseñor Añoveros, miembro muy querido de esta provincia eclesiástica durante

los dieciocho años en que ocupó la sede episcopal de Cádiz. Le han hecho

presente por teléfono el recuerdo, el afecto y la oración de todos.

No ocultan estos prefacios su dolor por las acusaciones hechas públícas contra

el señor obispo de Bilbao, que lesionan, de una varíe, su dignidad personal y

siembran, de otra, la confusión y la desconfianza, entre los fieles. El juicio

de prudencia pastoral sobre una determinada situación diocesana corresponde al

obispo propio y, sobre la actuación de éste, al Romano Pontífice.

Los obispos de esta provincia eclesiástica, por el conocimiento que tienen de la

persona de monseñor Añoveros, pueden asegurar que su actuación se inspira

siempre en motivaciones pastorales, y por lo que atañe al texto homilétíco en

cuestión, después de la atenta lectura, del mismo, consideran justas las

apreciaciones de la oficina informativa dsl Obispado de Bilbao, y que el

contenido y la forma de las homilías han pretendido exclusivamente una

iluminación cristiana de problemas pastorales de aquella diócesis, sin intención

politico, partidista,. Cualquiera otra intención que se quiera atribuir a dichas

homilías no corresponde, en absoluto, a la propía del prelado, ni de su vicario

general de pastoral.

Los obispos de la provincia eclesiástica de Sevilla confían en que te

moderación, el sentido cristiano v el servicio al Wen común contribuyan a

mejorar y resolver la situación presente.

 

< Volver