Gestiones del nuncio en el Vaticano. 
 Monseñor Añoveros espera la decisión de Roma  :   
 El Ministerio fiscal español considera la homilía ungravísimo ataque a la unidad nacional. 
 Informaciones.    04/03/1974.  Páginas: 2. Párrafos: 24. 

GESTIONES DEL NUNCIO EN EL VATICANO ESPERA LA DECISIÓN EL MINISTERIO FISCAL

ESPAÑOL CONSIDERA LA HOMILÍA «UN GRAVÍSIMO ATAQUE A LA UNIDAD NACIONAL»

MADRID, 4. (INFORMACIONES.)—La homilía leída en las iglesias de Bilbao el pasado

día 24 de febrero, aprobada personalmente por el obispo, monseñor Añoveros,

«contiene, a juicio del Ministerio Fiscal, un gravísimo ataque a la unidad

nacional española, que consagran las Leyes Fundamentales del Estado», afirma una

nota del Ministerio de Información y Turismo hecha pública anoche. Revela la

nota que «desde la 11egada a Roma del nuncio de Su Santidad ha permanecido en el

aeropuerto de Sondica un avión oficial para facilitar el eventual desplazamiento

del doctor Añoveros y del padre Ubieta», y añade que ayer mañana «se ofreció al

obispo la posibilidad de trasladarse a Roma por este medio, que rehusó».

La nota oficial indica que dada la gravedad de los hechos, «podrán ser

adoptadas, lógicamente, en los próximos días, medidas adecuadas a tal gravedad».

Textualmente, la nota dice:

«Por carta de 28 de enero, dirigida a los sacerdotes, párrocos y rectores de

iglesias del Obispado de Bilbao, el vicario, general de Pastoral, don José Ángel

de Ubieta, ordenó la lectura de una homilía «aprobada personalmente por el señor

obispo» en las misas del domingo 24 de febrero.

Tal documento, de pretendido carácter pastoral, contiene, a juicio del

Ministerio Fiscal, un gravísimo ataque a la unidad nacional española que

consagran las leyes Fundamentales del Estado.

Con anterioridad a la fecha fijada para la lectura de la homilía, ya la vista de

su contenido, sé hicieron las gestiones pertinentes cerca del nuncio de Su

Santidad, monseñor Dadaglio, por el subsecretario de Asuntos Exteriores, quien

solicitó la adopción de medidas para evitar la difusión del documento. En el

mismo sentido se mantuvieron conversaciones con las más altas jerarquías

eclesiásticas españolas.

Los infructuosos resultados de dichas gestiones han evidenciado a la obstinada

actitud del doctor Añoveros de mantener la citada homilía en todos sus términos,

decisión corroborada por la obligatoriedad de su íntegra lectura, expresamente

dispuesta en la carta del padre Ubieta, así como por el hecho insólito de sil

distribución a los medios informativos internacionales antes de ser leída en

los templos. Ello acredita el decidido propósito de consumar una clara

incitación a la discordia ciudadana, atentatoria a la convivencia de ios

españoles.

Debe recordarse, además, que recientemente el doctor Añoveros denegó la

preceptiva autorización para que pudiera seguirse el proceso judicial contra el

superior de un centro religioso en el que se encontraron abundantes cartuchos de

dinamita, entre otros hallazgos -de folletos y material subversivo diverso.

Realizada la lectura en los templos de la homilía, se produjeron diversos

incidentes, y para preservar al doctor Añoveros de cualquier riesgo, se

adoptaron medidas precautorias exclusivamente protectoras, que, como es notorio,

en modo alguno le han impedido recibir visitas, convocar y presidir el Consejo

Fresbiterial, así como mantener toda clase de comunicaciones, en especial las

telefónicas.

La trascendencia de lo ocurrido y sus posibles e importantes repercusiones

motivaron la salida hacia Roma del nuncio de Su Santidad, monseñor Dadaglio, con

quien, desde su llegada a dicha capital, está en permanente contacto el

embajador de España cerca de la Santa Sede, a fin de encontrar fórmulas

satisfactorias que permitan resolver la actual situación.

Desde la llegada a Roma del .nuncio de Su Santidad, ha permanecido en el

aeropuerto de Sondica un avión oficial para facilitar el eventual desplazamiento

del doctor Añoveros y del padre Ubieta. A lo largo de la mañana de hoy se

ofreció al señor obispo la posibilidad de trasladarse a Roma por este medio, que

rehusó, advirtiendo que tal viaje sólo lo efectuará si se le ordenaba de un modo

forzoso o por la Santa Sede.

La autoridad, respetuosa con la decisión de monseñor Añoveros, sigue manteniendo

en torno a su residencia y a las personas afectadas las debidas medidas

precautorias para prevenir posibles incidentes

El Gobierno estima que cumple con su deber informativo al facilitar esta precisa

narración de los hechos y aclara que no son en absoluto ciertas algunas noticias

difundidas por agencias extranjeras, en especial la de que el cardenal Enrique y

Tarancón había sido recibido en el día de hoy por S. E. el Jefe del Estado.

Pero además de cumplir este deber informativo, lo hace consciente de su

obligación de que el pueblo español sea conocedor de la gravedad de los hechos y

de que podrán ser adoptadas, lógicamente, en los próximos días, medidas

adecuadas a tal gravedad.»

SIGUE EN SU DOMICILIO

Monseñor Añoveros continúa recluido en su domicilio desde el pasado miércoles.

Allí recibe muchas visitas; llamadas telefónicas y cartas. Según ha manifestado

un familiar suyo, a las once de la mañana, el obispo está «a la espera de las

gestiones que está, realizando en la Santa Sede el nuncio de Su Santidad,

monseñor Dadaglio». El nuncio se encuentra en Roma, como ya adelantamos.

desde el sábado. Según Efe, su estancia durará cuatro o cinco días, aunque ha

declarado que no tiene todavía decidida la fecha de su regreso a Madrid.

Monseñor Dadaglió ha mantenido conversaciones con altos dirigentes de la

Secretaría de Estado en relación con el «caso Añoveros». Ayer tarde, monseñor

Añoveros recibió en su residencia al obispo de San Sebastián, monseñor Argaya, y

a su auxiliar, monseñor Setién. Según el diario «Ya» de ayer, el arzobispo de

Pamplona, monseñor Méndez Asensio, y el de San Sebastián, monseñor Argaya, se

entrevistaron el sábado por la mañana con el presidente del Gobierno, don Carlos

Arias Navarro, para tratar con él del problema. Se ignoran más detalles.

NOTA DEL CONSEJO PRESBITERAL

El obispo se reunió el sábado con su Consejo Presbiteral. Tras la reunión se

hizo pública la siguiente nota, leída ayer en las iglesias de Bilbao y aprobada

por monseñor Añoveros:

«En las delicadas circunstancias —de todos vosotros conocidas— por las que

atraviesan las personas de nuestro señor obispo y de su vicario general de

Pastoral, queremos transmitiros estos ruegos de parte del mismo señor obispo:

1. - En primer lugar, deseamos que, ahora más que nunca, la comunidad de

creyentes permanezca unida en la oración, impetrando del Señor el mayor bien

para la Iglesia.

Agradece vivamente los innumerables testimonios , de oración que se están

elevando en toda la diócesis por su persona, la de su vicario general y los

intereses de la Iglesia.

2. - Anhela vívamente el señor obispo que se promueva entre nosotros un

esfuerzo sincero y generoso en orden a superar nuestras divisiones de forma

que siguiendo las consignas del Papa en este Año Santo, trabajemos por una

auténtica reconciliación y comunión en ´la caridad cristiana.

En este orden, el señor obispo exhorta con el mayor empeño a todos los miembros

del pueblo de Dios para que se evite cualquier tipo de acción que pueda provocar

la menor violencia, que empañaría esa comunión a la eme con toda ansia nos

invita. Bilbao. 2 de marzo de 1974.»

MUCHAS VISITAS

A lo largo de la jornada de ayer —comunica Cifra—, numerosas personas acudieron

al domicilio de monseñor Añoveros, situado en el segundo piso de la casa número

4 de la calle Simón Bolívar. El obispo atendió personalmente a sus visitantes,

biea en el interior de su vivienda o en el descanso de la escalera de acceso a

la misma. En evitación de alteraciones de orden público —continúa la agencia—

efectivos policiales procedieron a disolver los grupos, sin que por ello se

impidiera en ningún momento el acceso ordenado a la vivienda del prelado, que

siguió durante toda la tarde.

El viaje del nuncio a Roma tiene, según parece, una importancia decisiva. Ño

parece probable, en contra de algunos rumores, que el cardenal Enrique y

Tarancón acuda también al Vaticano. Según Europa Press, que se basa en «círculos

bien informados» el viaje del nuncio «se considera como una última gestión para

resolver el caso de monseñor Añoveros; los resultados de esta gestión pueden ser

decisivos». La. misma agencia asegura que «las gestiones para Resolver el tema

están situados ya a un alto nivel, sin que intervenga la Jerarquía eclesiástica

española». Sin embargo, al parecer, los obispos españoles siguen llevando a cabo

todas las gestiones a su alcance.

Don Antonio Añoveros Ataún nació en Pamplona en 1909. Cursó estudios

universitarios de Derecho e ingresó en el Seminario. Después de seguir

cursos de pastoral y de Acción Católica en la Casa del Consiliario, de Madrid,

trabajó en el Secretariado de Misiones d« Pamp1ona. Posteriormente fue coadjutor

de la parroquia de San Nicolás, de Pamplona.

Permaneció ocho años como párroco de la iglesia de Santa María, en Tafalla. Al

cabo de éstos fue nombrado, por bula pontificia, chantre de la catedral de

Málaga. En la capital malagueña fue director espiritual del Seminario, delegado

episcopal de Acción Católica y capellán de los suburbios. En 1952 es nombrado

obispo auxiliar de la diócesis de Málaga, con los cargos de vicario general y

rector del Seminario.

En 1954 fue trasladado a Cádiz como obispo coadjutor, con derecho a sucesión. En

1965 tomó posesión de la diocesis de Cádiz y Ceuta y en 1971 fue nombrado obispo

de Bilbao.

 

< Volver