El avión especial despegó de Sondica sin el obispo     
 
 Informaciones.    04/03/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL AVION ESPECIAL DESPEGO DE SONDICA SIN EL OBISPO.

MADRID, 4. (EINFORMACIONES y PYRESA.) — «En Sondica no hay ningún avión especial

esperando», ha manifestado a INFORMACIONES telefónicamente un portavoz del

aeropuerto bilbaíno.

En efecto, según comunica a mediodía Pyresa, a Muñera hora de la tarde de ayer

despegó de Sondica el avión oficial que había aterrizado para facilitar el

eventual desplazamiento fie monseñor Añoveros y del padre Ubieta.

La misma agencia, fundada en fuentes dignas de crédito, narra así los hechos:

"Sobre las ocho de la mañana, monseñor Añoveros y don José Ángel Ubieta

recibieron notificación par parte de la Jefatura Superior de Policía de Bilbao

de que preparasen sus equipajes para ponerse en viaje. Sobre las diez, hubo una

nueva comunicación para señalarles que estuvieran preparados para emprender

vuelo a las 12,15.

En el aeropuerto de Sondica había un avión especial esperando al obispo y a don

José Ángel Übieta.

El obispo de Bilbao entonces —segun fuentes competentes— puso tres condiciones

para salir de su domicilio y del país:

1. Que cuanto le tuvieran que decir se hiciera por escrito.

2. Que saldría de su domicilio, de su diócesis o del país si así se lo

indicaba Su Santidad el Papa.

3. De otra manera tendrían que hacerlo obligándote, ya que él no se iría de

Bilbao por, propia voluntad,

Parece ser qué además de esas peticiones monseñor Añoveros solicitó la presencia

de na notario que levantara acta.

Mientras tanto, sobre las 11,15 de la mañana se fueron congregando alrededor del

número. 4 de Simón Bolivar, domicilio del obispo, numerosas personas que acudían

a misa o salían de la Iglesia del Carmen, que está en la planta baja del mismo

eficio. Tambíén se encontraban numerosas personas, familiares, religiosos y

amigos en el domicilio particular dé monseñor Añoveros. Por otra parte, en el

domicilio de don José Ángel Übieta, éste oficiaba la misa dominical con

asistencia de un reducido número de diocesanos.

Fuerzas de la Policía Armada, que estaban en las cercanías de la vivienda

particular del obispo y de la parroquia del Carmen, alrededor de las doce, hora

que se rumoreaba como límite para la salida de las dos autoridades

eclesiásticas, cerraron el portal de entrada al domicilio del obispo, invitando

por medio de un megáfono a las personas allí concentradas a que circularan y se

disolvieran los grupos. Algunos de estos grupos estacionados en la calle Simón

Bolívar y proximidades comenzaron a cantar el «Agur Jaunak» y a pronunciar el

nombre "de monseñor Añoveros repetidas veces, acompañado de «Viva». Intervino

entonces la Policía Armada, disolviendo la aglomeración, y a las 12,30 la calle

Simón Bolívar y adyacentes y plaza de Indauchu se encontraban completamente

despejadas.»

 

< Volver