Religión. En el nombramiento de Monseñor Añoveros para obispo de Bilbao. 
 El jefe del estado no ejerció el derecho de presentación     
 
 Informaciones.    18/12/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

RELIGIÓN EN EL NOMBRAMIENTO DE MONSEÑOR AÑOVEROS PARA OBISPO DE BILBAO El JEFE

DE ESTADO NO EJERCIÓ EL DERECHO DE PRESENTACIÓN

MADRID, 18. (INFORMACIONES.)—Para el nombramiento de monseñor Añoveros como

obispo de Bilbao se ha seguido un procedimiento de excepción, la Santa Sede lo

presentó como único candidato y «el Gobierno, dando prueba de comprensión y de

buena voluntad, aceptó la proposición de Su, Santidad».

Este revela una, carta de la Nunciatura, hecha pública por monseñor Cirarda en

una pastoral de despedida que será laida mañana domingo en todas las iglesias de

la diócesis de Bilbao.

El fragmento de la carta del nuncio, revelada ahora, «con expresa autorización»,

dice textualmente:

«Atentas todas las circunstancias de esa Iglesia local de Bilbao y de la

Iglesia en general, la Santa Sede ha creído ya llegado el momento de nombrar

nuevo obispo para esa diócesis, después de los tres años largos de la acertada y

meritoria administración apostólica de vuestra excelencia. Su Santidad se fijó

en la persona de monseñor Añoveros, considerándole prelado con muchas cualidades

para presidir esa diócesis y le presentó, siguiendo un procedimiento

excepcional, como único candidato para dicha sede. El Gobierno, dando prueba de

comprensión y de buena voluntad, aceptó la proposición de Su Santidad.» El

procedimiento ordinario, estipulado en el Concordato, es el de presentación de

una terna de candidatos.

«Cierto es —dice en otra parte de su carta de despedida— que las normas

canónicas y concordatarias vigentes no permiten hoy, todavía, atender a muchos

deseos, sin duda legítimos, en relación con el nombramiento de nuevos obispos.

Ello puede dar lugar a una sana crítica. La misma Santa Sede la agradecería sí

se hace desde la fe, con humildad y con amor a la Iglesia. Pero toda acritud y

más cualquier brote de rebeldía serían injustos y antieclesiales. Siento el

grave deber de decíroslo con limpia claridad y firme fortaleza, como mi último

servicio episcopal a esta querida diócesis de Bilbao.»

Sin acritud (ver páginas interiores), el Consejo Presbi-terial de Bilbao ha

enviado una carta a la Santa Sede en la que protesta, por haber nombrado nuevo

obispo de la diócesis sin contar con los diocesanos.

 

< Volver