Monseñor del Val, Obispo de Santander. 
 La Iglesia española quiere prestar su voz a los que no la tienen     
 
 Informaciones.    17/01/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

MONSEÑOR DEL VAL, OBISPO DE SANTANDER

>> IGLESIA ESPAÑOLA QUIERE PRESTAR SU VOZ A LOS QUE NO LA TIENEN>>

SANTANDER. 17. (CIFRA). «En Roma se conoce a fondo el esfuerzo que la Iglesia

española está realizando por incorporar a su vida las directrices del Concilio

Vaticano II y el posterior magisterio pontificio», ha manifestado el obispo de

Santander, monseñor Del Val. en el transcurso de una ceremonia religiosa que ha

tenido lugar en la catedral santanderina, con motivo de cumplirse un año de la

entrada en la diócesis del prelado.

Monseñor Del Val aprovechó la ocasión para informar a los fieles de su reciente

visita «ad limina» realizada al Papa en los últimos días del pasado año.

Refiriéndose a la Iglesia española, tí obispo de Santander manifestó: «La

Iglesia española trata de ser una Iglesia con creyentes con fe más personal y

menos sociológica. Más comunitaria y menos individualista. Una Iglesia más

abierta a la corresponsabilidad en el ejercicio de la autoridad dentro de la

misma, en el modo de elegir. Incluso, a sus pastores y en la posibilidad de

acceso al laicado, a nuevos ministerios y servicios. Una Iglesia cada vez más

comprometida con los pobres, prestando su voz a los que no la tienen y

encarnando en su vida el Evagelio que predican. Una Iglesia cada vez más ella

misma.»

En relación a las nuevas corrientes de la Iglesia, el obispo de Santander

señaló; «Las corrientes de pensamiento hacia las que se inclina la Iglesia son

la sensibilización del hombre de ahora, la secularidad como hecho y el

secularismo como ideología, con la vuelta a las fuentes como reacción del agobio

ante un mundo tecnificado y materializante,»

En el transcurso de su homilía, monseñor Del Val manifestó el interés y

conocimiento que de Santander tiene Pablo VI.

La visita «ad limina» es la que realizan los obispos de todo el mundo al Papa

cada cinco años para darle cuenta de sus problemas, realidades y proyectos.

CARDENAL ENRIQUE Y TARANCON:

 

< Volver