Religión. 
 Distensión Iglesia-Estado en España     
 
 Informaciones.    24/01/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Religión: Distension Iglesia-Estado en España.

MADRID, 24. (INFORMACIONES y EUROPA PRESS.) Un nuevo «clima» empieza a

respirarse en las relaciones Iglesia-Estado en España, tras varios años de estar

en la «recta final» para la renovación o supresión del anticuado Concordato

vigente. Con la llegada de los señores Areilza y Garrigues a los dos puestos

claves del Gobierno español (Asuntos Exteriores y Justicia) para encauzar estas

relaciones, la concordia parece imponerse.

La agencia Europa Press ha distribuido un despacho en el que revela que pasado

mañana, lunes, los dirigentes de ia Iglesia española (los cardenales Enrique y

Tarancón y González Martín) con los altos diplomáticos del Vaticano (el nuncio,

monseñor Dadaglio, y su segundo de a bordo, monseñor Pasquinelli) se van a

reunir en la Nunciatura en un almuerzo de trabajo con los ministros señores

Garrigues y Areilza, el subsecretario de Asuntos Exteriores, don Marcelino

Oreja, y el director general de Asuntos Eclesiásticos, señor Zulueta. Según la

agencia, se va a hablar presumiblemente de la dotación económica del clero, él

nombamiento de obispos y la Seguridad Social para el clero. Parece imposible que

no hablen decididamente del Concordato y de asuntos como las homilías

sancionadas, los obispos en las Cortes, la confesionalidad del Estado, el tama

matrimonial, etc., aunque se trate, como aducen otras fuentes, de un simple

«almuerzo de cortesía».

Desde la atalaya de «Ecclesia», el semanario oficioso del Episcopado, Que goza

de una información de primera mano, se asegura que «la distención Iglesia-Estado

pronto cuajará en gestos concretos y bien significativos». El editorial se

titula precisamente «Todo parece estar a punto». En este editorial se afirma,

por ejemplo, que «algunos globos inflados últimamente se han deshinchado por si

solos; valga como ejemplo el de las homilías mültadas. Al parecer, ha bastado

con que se ensanchasen un poco los márgenes de tolerancia para que cupiesen

dentro textos homiléticos y pastorales que parecían condenados a, quedarse

siempre fuera». Sugiere el comentarlo de «Ecclesia» que la negociación Madrid-

Vaticano está en marcha y que «la distensión y la concordia son ya un hecho».

24 de enero de 1976

 

< Volver