Monseñor Casaroli, en Madrid. 
 Todos envejecemos, y el Concordato también  :   
 Hay que renovarlo en muchos aspectos. 
 Informaciones.    27/03/1974.  Páginas: 2. Párrafos: 10. 

MONSEÑOR CASAROLI EN MADRID:

"TODOS ENVEJECEMOS, Y 5L CONCORDATO, 5?

«HAY QUE RENOVARLO EN MUCHOS ASPECTOS»

MADRID, 27. (INFORMACIONES.)—«Todos envejecimos, y el Concordato, también. Es

necesaria su renovación en muchos aspectos. No tengo intención de entrevistarme

con representantes del Ministerio español de Asuntos Exteriores ahora, ni tengo

trazado ningún programa para mi regreso de Cuba. Después de los recientes

acontecimientos ha habido cambios, por supuesto, en las relaciones Iglesia-

Estado. la Historia siempre marcha. No tendré tiempo de entrevistarme hoy con

monseñor Añoveros en Madrid.» Esto ha declarado monseñor Casaroli, secretario

para Asuntos Públicos de la Iglesia, a su llegada a Madrid procedente de Roma,

poco después de las doce y inedia de hoy. En Barajas le han recibido el nuncio

de Su Santidad, monseñor Dadaglio; el subsecretario de Asuntos Exteriores, señor

Rovira, y el director general de Política Exterior, señor De los Arcos. Ha

llegado también esta mañana a Madrid, procedente ote Barcelona, monseñor

Añoveros, con la intención de seguir viaje a Bilbao esta misma tarde por

carre¡era; le acompañaba su vicario de Pastoral, padre Ubieta. Monseñor ha

estado más de una hora en la Nunciatura.

El «ministro de Asuntos Exteriores» del Papa va camino de Cuba. Su «escala

técnica» en Madrid, calificada de no oficial, apenas ha sido de tres horas y

media. Desde el aeropuerto se ha dirigido a la Nunciatura a almorzar y a

conversar con el nuncio apostólica En gentes generalmente bien informadas de

Madrid, a quienes hechos preguntado si el .señor Cortina se iba a entrevistar

con monseñor Casaroli nos han asegurado: «No, en absoluto; no.»

Al ser preguntado por cuál iba a ser su programa en Cuba, monseñor Casaroli

respondió que lo ignoraba. Se insistió por parte de los periodistas en torno a

los motivos de su viaje a Cuba, y respondió que la Santa Sede recibió hace un

año una invitación de la Conferencia Episcopal cubana y este viaje es una

respuesta y dicha invitación; por consiguiente, el viaje tiene un carácter

eclesial. Esto no excluye —añadió monseñor Casaroli— que pueda ener contactos

con el Gobierno cubano.

Al ser preguntado por la salud del Papa, declaró que lo que tiene Pablo VI es

que no ha querido descansar lo necesario cuando era preciso y ahora está

sufriendo las consecuencias.

Preguntado por un redactor de Europa Press acerca de si iba a entrevistarse coa

monseñor Añoveros, que esta misma mañana había llegado a Madrid, procedente de

Barcelona,, monseñor Casaro1i afirmó que no tenía tiempo, porque las breves

horas que iba a pasar en Madrid sólo le permitían almorzar en la Nunciatura.

Otro rumor insistente es que el jefe de la diplomacia vaticana pensaba mantener

en Madrid algún contacto con monseñor Añoveros y con el presidente de la

Conferencia Episcopal Española, cardenal Enrique y Tarancón, A la hora de cerrar

esta edición de INFORMACIONES no se ha podido constatar este supuesto encuentro.

Monseñor Casaroli prefiere generalmente las «escalas técnicas» y las visitas

«privadas». La última visita «privada» a Madrid tuvo lugar a primeros de

noviembre. En aquella ocasión mantuvo largas conversaciones en Madrid y en

Toledo con el entonces jefe de la diplomacia española, señor López Rodó. Se

hablo de las relaciones Iglesia-Estado, y más en concreto de la revisión del

Cordordato. Al final se brindó con champán.

Después han ocurrido muchas cosas. Con el «caso Añoveros se llegó a un momento

de máxima tensión. Después las aguas parece que vuelven a su cauce. El delicado

problema ha servido para acelerar el proceso de revisión del Concordato. Tanto

la Iglesia como el Estado comprenden la urgencia de esta revisión, Existe la

impresión dominante de que se irá a acuerdos parciales. En este marco, la escala

de monseñor Casaroli puede ser significativa. Puede tratar de poner las bases de

la futura negociación. Se da por hecho que cuando dentro de unos días regrese de

La Habana, el «ministro de Asuntos Exteriores» del Vaticano volverá a deternerse

con más sosiego en la capital de España. Entonces puede ser el momento de las

conversaciones formales.

MONSEÑOR AÑOVEROS

Monseñor Añoveros —como decimos— ha llegado a Madrid, acompañado del padre

Ubieta, por vía aérea, procedente de Barcelona. En un automóvil partió

rápidamente de Barajas con destino a la Nunciatura. Tenía intención, «salvo que

surjan problemas imprevistos», de marchar esta misma tarde a Bilbao.

En relación con la noticia divulgada ayer por un periódico madrileño de que don

Antonio Añoveros podría pasar a arzobispo con derecho a sucesión de Valencia,

nuestra corresponsal en la capital del Turia nos comunica la versión del

Arzobispado en estos términos: «El arzobispo de Valencia, monseñor García

Lahiguera, se encuentra recuperándose de su reciente enfriamiento y, por

consiguiente, no hay motivo alguno para pensar en su renuncia y en nombramiento

de obispos. No sabemos dónde y cómo puede haberse levantado la información de

referencia, que consideramos totalmente falsa.» En Valencia realmente no existe

tal rumor.

 

< Volver