Vizcaya: El paro de los profesores de religión tendrá que resolverse a nivel de Concordato     
 
 Informaciones.    30/06/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Vizcaya:

El paro de tos profesores de religión tendrá que resolverse a nivel de

Concordato.

BILBAO, 30. (EUROPA PRESS.)—Según informaron medies próximo al obispado de

Bilbao, las negociaciones para resolver el paro académico de los profesores de

Religión de las instituciones oficiales de Vizcaya, que se viene manteniendo

desde finales del pasado mes de febrero, tendrán, que realizarse a nivel de

Santa Sede y Gobierno español.

En efecto, dichos profesores (unos .64) dirigieron tina carta, con fecha del

pasado 21 de febrero, con sello de la Delegación Diocesana de Enseñanza, a los

padres de los alumnos en la que manifestaban que no darían clase de Religión

mientras las autoridades competentes no aclararan el extremo relativo al

juramento que se les exigía de «adhesión y acatamiento a los principios del

Movimiento Nacional y demás leyes del Reíno», como cualquier funcionario

público.

Alegaban para excusarse de tal juramento que ellos {un buen numero son monjas)

«son enviados de la Iglesia para ejercer un ministerio pastoral» y que la

obligada declaración de los antedichos principios en su misión eclesial, según

su criterio, les pone en situación dificilísima respecto a aquellos fieles

católicos cuyas opiniones políticas vayan por otros caminos.

Por otra parte, los profesores se consideraban objeto de discriminación, ya que

la declaración jurada que rehusaban no ha sido urgida, al parecer, en otras

diócesis y provincias españolas.

Algunos observadores, por su parte, han manifestado sorpresa por la afirmación

de que un juramento a las leyes constitucionales de un país pone en situación

difícil la actuación de unos profesores respecto a otros católicos con opiniones

políticas distintas, puesto que da la impresión de que se confunde el juramento

a la constitución de una nación (es el caso que aquí se pide), con Ja fidelidad

a opciones políticas distintas.

En este sentido, se indicó que en casi todos los países del mundo se pide, a

los profesores de religión o de otra asignatura, fidelidad a las leyes

constitucionales del país. El ejemplo más cercano se encuentra en Francia.

Por último, en los citados medios cercanos al obispado se puso de relieve Que

las gestiones realizadas hasta el momento han demostrado que el tema sobrepasa

las atribuciones de las autoridades locales, tanto civiles como eclesiásticas, e

incluso, según parece, las de la Conferencia Episcopal y el Ministerio

correspondiente. Por eso, todo hace suponer que tendrá que resolverse entre las

altas partes citadas.

 

< Volver