Iglesia-Estado     
 
   10/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

IGLESIA-ESTADO

EL procurador don Fernando Fugardo ruega la comparecencia ante las Cortes del

ministro de Justicia para que fije la posición actual de las relaciones Iglesia-

Estado, explique el estado de las negociaciones sabré el Concordato y

especifique qué aspectos del actúal Concordato no se cumplen.

Tras la publicación del documento episcopal sobre las relaciones iglesia-Estado,

la visita al Vaticano del ministro López Brava y la entrevista del Papa con el

nuncio en España, monseñor Dadaglio, ha presentado sus credenciales ante Pablo

VI el nuevo embajador ante la Santa Sede, don Juan Pablo de Lojendio.

El embajador se refirió en sa discurso a la utilidad de «mantener la cordialidad

que de manera tradicional ha regido nuestras relaciones, y el respeto a los

respectivas campos de acción de la Iglesia y del Estado, Respeto que, ante los

problemas de mutua incidencia entre lo espiritual y lo político, llamados a

constituir la zona más vital de las relaciones recíprocas, hará que impere un

criterio de amplitud y de alteza de miras que es el adecuado a la dignidad de

este diálogo. Justamente un campo muy amplio y muy fértil se abre a la

colaboración generosa e inteligente entre la Iglesia y el Estado en la España de

hoy».

El Papa contestó a estas palabras en ios siguientes términos: «La iglesia, fiel

a su misión de desinteresado servicio, no podría ser indiferente a las justas

aspiraciones, que cada día bullen con mayor viveza y conciencia en el espíritu

humano, ni permanecer neutral ante los procesos de cambio que se operan en el

mundo, en los que están en juego valores fundamentales de orden espiritual y

moral, como el amor fraterno, la justicia, la libertad cívica y religiosa. Por

eso asume responsablemente el empeño de colaborar al auténtico progreso,

tratando de impregnar todo el contexto social con la fuerza vital e inspiradora

de su proyección eterna y de su vocación renovadora en medio del mundo.»

Tras la entrevista privada entre Pablo VI y el nuevo embajador, éste refirió a

los periodistas: «Soy francamente optimista respecto a la marcha futura de las

relaciones Iglesia-España.» Prácticamente, la totalidad de la Prensa italiana

coincide en estimar que las relaciones de España con la Santa Sede han superado

el parado estado de ((congelamiento» para entrar en una etapa de mayor

comprensión mutua.

 

< Volver