Los obispos piden: nueva orientación a las relaciones Iglesia-Estado     
 
 Informaciones.    23/01/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LOS OBISPOS PIDEN; NUEVA ORÍENTACION A LAS RELACIONES IGLESIA-ESTADO

MADRID, 23. (INFORMACIONES.)—«Es necesario dar una orientación nueva a las

relaciones entre la Iglesia y el Estado, en conformidad con la nueva psicología

de la Iglesia y con las necesidades actuales de nuestro pueblo», dice el

documento del Episcopado español sobre «La Iglesia y la comunidad política», que

acaba de hacerse público.

La Conferencia Episcopal pide «mutua independencia y sana colaboración»,

clarificación en aquellos aspectos en que la Iglesia parezca ligada a un

determinado sistema político y eficaz garantía para su necesaria libertad.

Renuncia a todo tipo de privilegios, expresamente al privilegio del fuero

eclesiástico.

En contrapartida, pide que el Estado haga otro tanto y, sobre todo, que renuncie

al privilegio de presentación de obispos; que se revise el actual Concordato —

que ceno responde ya ni a las verdaderas necesidades del momento ni a la

doctrina del Concilio Vaticano II»—, que se desarrolle la ley de libertad

religiosa, que se garantice a todos los ciudadanos la efectiva libertad

religiosa, que se piense en el compromiso que supone y en las consecuencias que

se derivan de la confesionalidád católica del Estado, que no se implique a la

Iglesia en la valoración de las leyes, aunque se inspiren en la doctrina

católica;

que se respete el derecho de la Iglesia a, la enseñanza, que se modifiquen las

leyes en las que se establece la presencia de obispos en las instituciones y

órganos políticos del Gobierno, y que no se considere un privilegio la ayuda

económica del Estado —«la Iglesia es consciente de su vocación de servicio; ni

pretende ponerle precio alguno ni puede hipotecar su libertad a cambio de las

prestaciones que reciba».

En la primera parte de la importante declaración episcopal se subraya que la

Asamblea conjunta fue >>un diálogo fraternal» y que «hay quienes para imponer su

particular concepción se valen de los recursos del poder politio». Afirma el

Episcopado que «es necesario que exista en la comunidd política un espacio

suficiente para la pluralidad de compromisos individuales y colectivos».

{Páginas 11 y 13.)

 

< Volver