Las relaciones Iglesia-estado, otra vez sobre el tapete     
 
 Informaciones.    15/05/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

OTRA VEZ SOBRE EL TAPETE

MADRID 15. (INFORMACIONES) — El tema dé las rélaciones Iglesia-Estadó está sobre

la mesa dé la seccion primera del Consejo Nacíonal, segun comunica Europa Press.

Ya se na superado la fase de informes previas y áhora se procedérá a examinar a

fondo el tema para elevar al Gobierno las conclusiones pertinentes. En círculos

politices —prosigue la agencia— han manifestado que se trata dé una de las

cuestiones más importantes qué han sido encomendadas por el Gobierno al Consejo.

Esta reactivación, puede estar condicionadá por el reciente documento de la

Conferencia Episcopal española sobre «La Iglesia y la comunidad política». Los

observadores señalan que por vez primera en la historia —como recordaba hace

unes días en París el cardenal Enrique y Tarancon— la Iglesia ha tomado la

iniciativa de la se-paracion amistosa del Estado., tras varios siglos de

confusas imbricaciones.

Las dos partes —Iglesia y Estado— están de acuerdo en que «el concordato, es

anacrónico y, por tanto, debe ser revisado» y en que hay que proceder a una

clara delimitación entre los dos órdenes, que salvaguarde la plena soberanía del

Estado y la plena libertad de la Iglesia en el ejercicio de sus funciones,

«La mutua independencia y la sana colaboración» es la tesis fundamental

defendida en el documento de los obispos. Para esto, la Conferencia Episcopal

española declara estar dispuesta a. renunciar a todos los privilegios, y pide

que el Estado haga otro tanto. Los obispos solicitan, como primer paso, que el

Estado ceda su privilengio de presentación. En contrapartida, la Iglesia cederla

el privilegio del fuero.

En cuanto a la confesionalidad católica del Estado, la postura del Episcopado

español es: un mayor desarrollo de la ley de Libertad Religiosa. «Lo importante

es garantizar eficazmente a todos los ciudadanos la libertad religiosa, tanto en

el orden personal: como en el familiar y, social».

De momento no hay noticia alguna de que las negociaciones Madrid-Santa Sede,

para la necesaria revisión del concordato, hayan salido del callejón sin salida,

aunque parece ser que se ha intentado por las dos partes suavizar tensiones.

Siguen existiendo grandes dificultades para el nombramiento de obispos. De los

últimos obispos nombrados recientemente —durante 1972 no se nombró en España

ningún obispo residencial— sólo el de Tarazona es propiamente nuevo.

Es evidente que el Consejo Nacionál tiene una ardua tarea por delante. «El tema

"Relaciones Iglesia-Estado" —dice a manera de conclusión Europa Press-, al

Quedar planteada en la primera Sección del Consejo Nacional puede entrar en una

nueva fase». Entra las personalidades que componen esta primera sección se

encuentran tres ministros —los señores López Bravo, Dé la Fuente y García.

Ramal— y tres ex ministros —los señores Árrese, Solís y Nieto Antünez—. Uno de

los consejeros pertenecientes es don Blas Pinar.

Es muy probable, por lo demás, que la Comisión Permanente del Episcopado,

reunida como se sabe en El Escorial, esté abordando también de alguna manera ei

actual momento de las relaciones Iglesia-Estado a la taz de la última

declaración del Episcopado, a que hemos aludido, y de los recientes

acontecimientos.

 

< Volver