Información religiosa. Monseñor Cirarda:. 
 Por primera vez en la historia, la iglesia de España toma la iniciativa de separarse del estado     
 
 Informaciones.    26/03/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Información

MONSEÑOR CIRARDA: POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA, LA IGLESIA DE ESPAÑA TOMA LA

INICIATIVA DE SEPARARSE DEL ESTADO»

MADRID. 26. (Resumen de PA.)—«Por primera vez en te historia la iglesia española

toma la iniciativa; de separan se del Estado», dijo monseñor Oimrcja, obispo de

Córdoba y presidente de la Comision Episcopal de Comunicacion Social en e] cursa

de una conferencia sobre el documento «Iglesia-comunidad política», pronunciada

en la parroqüia de Nuestra Señora de las Délicias., de Madrid.

Comenzo monseñor Círarda diciendo que el documento episcopal «hay que saber leer

lo», ya que no puede entenderse desde una perspectiva política, sino que debe

estudiarse ´«desde una, perspectiva absolutamente eclesial, profundamente,

teológica» «Los obispos —dijo monseñor Cirarda— hemos redactado este documento

respondiendo á una necesidad y pensando en la situación de la Iglesia y e

nuestra Patria» «El documento, incluso ahora mismo, siendo objeto de discusión.

Diriamos que no será, quiza, el mejor documento que imaginar se pudiera, pero

quizá sea la mejor que hoy se podía hacer.» «No es ei más perfecto posible, pero

es un gran documento. Sin duda marea un hito en la Historia de la. Iglesia en

Espáña.»

El documento fue precedido de una tremenda polémica. «¿Por qué así? —se pregunta

el obispo de Cordoba-- . Porque en España, por una serie de motivos históricos e

ideológicos, nos encontrábamos con unos problemas y unas complicaciones del

problema especialmente graves. Primero, por motivos históricos. La historíá de

la Iglesia y la historia de España han estado siempre muy unidas, en ocasiones

con tensiones fuertes, a veces incluso en polémicas agrias, pero generalmente en

una concordia y hasta en una identificacion en muchos aspectos fecunda, que

otras veces fue confusa..»

>>La Iglesia —dijo monseñor Círarda — no tiene la clave para resolver los

problemas; es posible que los cristianos defiendan opciones témporales

distintas. Un orden social bien establecido tiene que hacer posible en el cauce

legal, qué haya opcíones dístintas que estan en juego: que los hombres puedan

expresar criterios diferentes ante te problemas radicales con que se enfrentas

en el orden temporal, en el plano político. Pero una cosa tendrá que ser ote»

nominador común para todos: el compromiso, ea pro de la Justicia.» Este

compromiso en pro de la justicia que la Iglesia asume a nivel universal.no puede

confundirse en modo alguno con una accion políticá.

EN LA ESPAÑA DE HOY

«Somos conscientes de que la doctrina que tenemos que enseñar en España sobre

las relaciones Iglesia-Estado es la misma que tiene que enseñar todo el

Episcopado del mundo. pero aqui resulta especialmente delicada, en este momento

en que después de largos siglos de historia. Dios llama a la Iglesia a sina

actitud diferente en algunas cosas>>. No se trata de juzgar la historia, «seria

un grave pecado de miopía, de falta de perspectíva, juzgar lo que paso hace

trece siglos, o anteayer, con los criterios de hoy en este mundo que cambiá tan

rapidamente>>. La iglesia con respecto al Estado quiere una mutua independencia,

«pero esto no en pelea, ni en tensiones, sino con una colaboración». «La Iglesia

lo que pide es sencillamente libertad para poder cumplir su matón. Le basta la

íibertad que se reconoce a todos los ciudadanos para cumplir la suya. Si no se

reconocen los derechos; entonces la iglesia tendrá que denunciar que alli no se

reconocen las derechos, Y no le valdrá conseguir para ella por privilegio,

porque ella tiene que trabajar para-qué en toda la comunidad hümana. ios

derechos de la persona estén reconocidos.»

Ooaw conclusión de su conferencia analizó monseñor Cirarda brevemente algunos de

los •puntos que el documento de los obispos concreta en las relaciones de la

Iglesia" con el Estado en España. A £a conferencia siguió un interesante

coloquio.

Preguntado por la reaccíon ante él documento, especialmente en sectores

políticos. dijo el obispo de Córdoba:´ «En el Estado hoy, hay muchisimos, todos

o casi todos hombres que se profesan cristianos... El documento tiene que ser

aceptado y de hecho es aceptado de una mansera clará. Yo creo que contra lo que

algunos has dicho —hablo con toda sinceridad— que el silencio" que se ha hecho,

sobré todo en determínados órganos de la opinián que puedan estar mas

relacionados con la cosa pública, después del documento siendo así y que antes

tanto barullo se habia organizado en todos ellos creo que no es un sílénció, lo

creo sinceramente, no es un silencio de oposición, sino un silencio

respetuoso.>>

Con respécto a la separacion entre iglesia y Estado en España, afirmó:

«Ciertaménte quizá es un hécho único en la historia el que se esta dando en

España. La Iglesia y el Estado en todos los viejos paises europeos de la

cristiandad, como Francia, Italia, Alemania, España, han marchado muy unidos

durante mucho tiempo. En épocas de la revolucion se hizo la separación. La hizo

él Estado dandolé un portazo a la Iglesia, de una manera brutal y a veces de

clará persecución. En España hubo sus puntos, sus más y sus menos. pero no se

llego nunca á una separación " Y no hablo —repito de HUEVO— del Estado actual,

sino de la vida española en general. Y quizá sea el primer caso en la historia,

precisamente porque este fenómeno nos ha cogido en una situación distinta a

otros pueblos en que es ¡a Iglesia la que toma la iniciativa y por tanto, esto

se puede hacer de una manera nueva también. Por eso en España ésto no sólo puede

hacerse, sino que debe hacerse en una cordial amistad. Yo asi lo quiero y creo

sincerisimamente que en el silencio que se te producido en determinados medios

hay mucho más de respeto que de Incomodidad. Este es mi pensamiento.» Cerca de

500 personas siguierón durante hora y media la conferencia y coloquio.

 

< Volver