Información religiosa. 
 Las relaciones Iglesia-Estado en España, otra vez sobre el tapete     
 
 Informaciones.    02/09/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Información religiosa.

Las relaciones Iglesia-Estado en España, otra, vez sobre el tapete.

ESTE SERA EL TEMA CENTRAL DE LA PRÓXIMA REUNIÓN DE LA COMISIÓN PERMANENTE DEL

EPISCOPADO.

LAS NEGOCIACIONES SOBRE EL CONCORDATO SIGUEN EN PUNTO MUERTO.

MADRID, 2. (INFORMACIONES.) — La vida eclesiástica en España, tras el paréntesis

veraniego, se reactiva. Es inminente la reunión de la Comisión Permanente del

Episcopado. Los obispos se reunirán los días 12, 13 y 14 de este mes en Madrid y

durante ellos dialogarán sobre tres temas sugestivos, que quedarán desbrozados

de cara a la próxima Asamblea Plenaria. Se trata de la «actitud de la Iglesia

ante los problemas políticos y sociales», «la opsión política de los acerdotes»

y el «testimonio evangélico de pobreza que debe dar la Iglesia». Como fácilmenté

se advierte son las cuestiones más interesantes de la famosa Asamblea Conjunta

de Obispos y Sacerdotes, cuyas directrices y conclusiones decidieron llevar a la

práctica en la última. Asamblea Plenaria los obispos españoles. Este compromiso,

por tanto, está en marcha.

También es prácticamente seguro que la Comisión Permanente confirme el relevo de

monseñor Guerra Campos, a quien sustituirá monseñor Torija de la Fuente al

frente de la Acción Católica. Este cambio se considera de gran trascendencia, y

se hará notar, sobre todo, en la marcha futura de los movimientos especializados

de A.C., tras la crisis sufrida durante estos años.

EL CONCORDATO Y EL NOMBRAMIENTO DE OBISPOS.

Dentro del ámbito de las relaciones Iglesia-Estado, vuelve a reverdecer el

problema del cordato no se mueve», en la --una ponderada revista posconciliar—

publica en su último número una amplia información, bajo el título «El Con

Concordato. «Vida Nueva» que recuerda que desde el 5 de diciembre de 1971 no ha

habido nombramientos episcopales en España, lo que no deja de ser chocante, y

más si se tiene en cuenta que hay seis sedes vacantes, una de ellas tan

importante como Santiago de Compostela.

Según «Vida Nueva», «hace ocho meses se presentaron por parte, que son

partidarios de escrupulosamente a la vigente ley concordatoria— las

correspondientes sexenas (grupos de seis episcopables), sin que las

negociaciones hayan dado un solo paso más». El «bloqueo» se ha producido, al

parecer, en el primer contacto confidencial del nuncio con el Gobierno español,

es decir, en el simple principio de acuerdo sobre los candidatos.

La última visita oficial del nuncio apostólico al ministro >3e Asuntos

Exteriores —que es el competente en la materia— tuvo lugar en San Sebastián el

pasado mes de agosto, pocos días después de inaugurarse el Ministerio de

Jornada; el nuncio se halla actualmente fuera de España.

Todo esto parece indicar que se han endurecido las posturas. Como se sabe, la

Iglesia es partidaria de ir desmontando paulatinamente el actual Concordato —

claramente desfasado—, mediante acuerdos parciales, y pide, en primer lugar, que

el Estado haga cesión del privilegio de presentación de obispos. El Gobierno

parece que prefiere negociar globalmente estos acuerdos o un nuevo Concordato;

es decir, el todo ó nada. Varios años de conversaciones no han conseguido sacar

el problema del punto muerto.

¿MAS RESTRICCIONES A LA SECULARIZACIÓN DE SACERDOTES?

Según Europa Press, la Curia romana, concretamente la Congregación para la

Doctrina de la Fe (antiguo Santo Oficio), ha enviado a todos los obispos una

nota en la que les advierte que deben ser más «rígidos y adustos» todavía a la

hora de conceder la secularización a los sacerdotes que puedan ser objeto de

ella.

Según esto, el proceso diocesa no deberá ser más largo y más minucioso. Esto

sorprende, porque el tema no corresponde propiamente a la Congregación para la

Doctrina de la Fe y porque este no era el espíritu del pasado Sínodo al

respecto. No faltan obispos en España, por otra parte de Roma —ateniéndose

suavizar el proceso, de tal manera que no haya que acudir a Boma para estos

casos y de que sé respete escrupulosamente la personalidad y la conciencia fie

los sacerdotes que opten legítimamente por la secularización.

 

< Volver