Monseñor Elias Yanez, secretario del Episcopado. 
 La iglesia española no puede cooperar con el Estado en el terreno político     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 11. 

MONSEÑOR ELIAS YANEZ, SECRETARIO DEL EPISCOPADO:

NI DEBE ENTENDERSE COMO FALTA DE COOPERACIÓN LA DENUNCIA DE LA INJUSTICIA.

BADAJOZ, 30. (Resumen de LOGOS.)-- «La Iglesia no puede cooperar con el Estado

en el terrena político, ni cabe entenderse como falta de cooperación la denuncia

de una injusticia, sino al contrario, ya que el bien de la comunidad es lo que

más interesa a la Iglesia y lo que más debe interesar al poder político.>> Esto

declama a «Hoy», de Badajoz, monseñor Elias Yanez, secretario del Episcopado

Español. La entrevista, publicada hoy mismo, gira en torno al reciente documento

de la Conferencia Episcopal sobre «Iglesia y comunidad política».

RENUNCIA PROFETICA

En cuanto a la denuncia profética, afirma:

«No se puede reducir toda la denuncia profética de la Iglesia a la denuncia de

la injusticia, aunque este sea un punto muy importante. Además de la injusticia,

hay otros hechos que la Iglesia tiene la obligación de denunciar; pero, desde

luego, hay que aceptar que no se realiza de modo perfecto el ideal de la

justicia.

Es frecuente que ni siquiera realice el mundo el ideal de justicia exigible en

un determinado momento histórico.»

RELACIONES IGLESIA-ESTADO

A la pregunta ¿qué opina usted en cuanto a las relaciones entre la Iglesia y el

Estado, que en España tiene

carácteristicas especiales?, responde:

«Antes de nada hay que señalar que esta relación no hay que entenderla como

entre dos poderes, sino entre dos comunidades o instituciones. Pero el hecho es

que ambas comunidades están compuestas por los mismos hombres y ambas han de

prestar servicio a las mismas personas. Por eso, el hecho de que ambas tengan

como componente y como fin de servicio a las mismas personas hace que el destino

de cada una de las dos les lleve a establecer necesariamente unas mutuas

relaciones. En el momento actual, lo que interesa es una manera de relación que

cuente con tres características: claridad, independencia y cooperación. Esta

última hay que entenderla como integrada en la propia misión, por lo que la

Iglesia no puede cooperar en el terreno político, ni debe entenderse como falta

de cooperación la denuncia de una injusticia, sino al contrario, ya que el bien

de la comunidad es lo que más Interesa a la Iglesia-y lo que más debe interesar

al poder político.»

RENUNCIA DE PRIVILEGIOS

Evidentemente, sea cual haya sido la justificación histórica que haya tenido el

privilegío, que por otra parte siempre ha sido considerado como forma de

servicio, la Iglesia, prefiere hoy no tener ningún trato de favor. Lo que quiere

es un trato de justicia. Respecto a este punto, el problema espinoso

radica era que algunos consideran privilegio lo que la Iglesia estima

como una exigencia justa.

Por último, en relación con el problema del Concordato del Estado español con la

Santa Sede, monseñor Yánez dice lo siguiente: «Me parece que es necesaria una

relación jurídica entre la Iglesia como institución y el Estado como

institución.».

—¿Cuándo se hará esto? ¿Por quiénes y cómo?

—No lo sé. Esto pertenece a lo desconocido. Pero creo que esto se resolverá

atendiendo y confiando en la buena voluntad de las personas responsables.

CONFESIONALIDAD BEL ESTADO

La última pregunta se refiere a cómo afecta a la Iglesia el hecho de que un

Estado sea confesionalmente católico. Su respuesta es esta:

«El término confesionalidad ni siguiera a nivel teórico está claro. En una

sociedad como la nuestra no hay duda dte que la población es mayoritariamente

católica y asta informaaa por una aspiración cristiana, católica, evidentemente

compatible desde luego, con que haya sectores de nuestra sociedad que no sean

creyentes. Estoy hablando en términos socioculturales Supuesto, pues, que la

mayoría española es católica, un Estado que no reconociera este hecho cometería

una injusticia y un error Esta es, pues, una manera de concebir la

confesionalidad de un Estado y esto sería exigible En este terreno el documento

episcopal no ha querido ir demasiado lejos, para que la reflexión sobre el tema

pueda hacerse más ampliamente. Lo que más interesa es que cualquier concepción

utilizada de la confesionalidad significa una mayor acentuación del respeto a la

libertad de conciencia.»

 

< Volver