Información Religiosa. 
 Monseñor Olaechea defiende la presencia de obispos en las Cortes y en El Consejo del Reino     
 
 Informaciones.    21/03/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

INFORMACIÓN RELIGIOSA

Monseñor Olaechea defiende la presencia de obispos en las Cortes y en el Consejo

del Reino.

VALENCIA, 21. (Resumen de Cifra.) — Monseñor Marcelino Olaechea, obispo

jubilado, defiende, en un artículo publicado en «Las Provincias», la postura, de

monseñor Cantero, arzobispo de Zaragoza, de seguir como procurador en Cortes y

consejero del Reino, en contra de lo decidido por la Asamblea conjunta de

obispos y sacerdotes.

Esto «plantearía en España —dice— un problema de consecuencias imprevisibles en

la estructuración y funcionamiento de todo el sistema constitucional actual»

«Ciertamente —afirma—, el Jefe del Estado tiene facultades para promulgar leyes

le carácter general, lo que significa que podría dar una disposición cambiando

la estructura del Consejo del Reino, pero no se puede suponer —precisa el

antiguo arzobispo de Valencia—, cuidadoso como es (el Jefe del Estado), le

guardar la integridad de as Leyes Fundamentales, que Jé por sí una ley que

prescinda del prelado en el Consejo del Reino.»

El Consejo del Reino —explica monseñor Olaechea— «es muy conforme a nuestra

historia patria y ha contribuido a través de los siglos a la grandeza de España

y al bien de la Iglesia».

«Causaría tal impresión prescindir del prelado en el Consejo del Reino —declara—

que, sin ser profeta, se puede asegurar que el Jefe del Estado, de tener que

prescindir de él, sometería el «si» o el «no» a referéndum popular, enfrentando,

dolorosamente a los españoles entre si.»

«No sena tan arduo — añade seguidamente— cambiar la forma de nombramiento de

obispos en las Cortes y en el Consejo del Reino, confiandolo —de acuerdo ambas

soberanas potestades— al Episcopado español.»

Explica después que el concordato de 1953 no entró para nada en esta cuestión,

pero ya entonces había obispos en las Cortes, uno en el Consejo del Reino, y a

pesar de ello la Santa Sede no rehusó el concordar con España.

«La Santa Sede —dice expresamente monseñor Olaechea— ni entonces ni después ha

mostrado disgusto con ¡a actual situación. Se ha puesto en este´ punto al margen

de ella. No ría sido materia concordada, pero tal vez no sea fácil probar que no

llegue a serlo el día de mañana.»

 

< Volver