Pocas novedades importantes en el enfoque del anteproyecto de nuevo concordato entre la Santa Sede y el Gobierno español     
 
 ABC.    02/02/1971.  Página: 23-24. Páginas: 2. Párrafos: 35. 

A B C. MARTES 2 BE FEBRERO DE 1971. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 23.

LA IGLESIA EN EL DE HOY LA SANTA SEDE Y EL GOBIERNO ESPAÑOL EN CASO DE

APROBARSE LAS LÍNEAS DE ESTE

— Se mantendría un planteamiento de confesióndidad del Estado y reconocimiento

de! catolicismo como religión de la nación.

--- En materia de nombramiento de obispos se posarlo a un sistema de

prenotifícación equivalente a una especie de derecho de vete.

— Desaparecería el privilegio del fuero de los clérigos, manteniéndose una

notificación a los obispos.

— El sístema de dotación económica de la iglesia se conservarla era líneas muy

parecidas a las actuales

— No hay modificaciones sustanciales en la regulación del matrimonio ni en la

enseñanza religiosa obligatoria en las escuelas.

El ANTEPROYECTO ESTÁ SIENDO ACTUALMENTE ESTUDIADO POR LA CONFERENCIA

EPISCOPAL Y POR LOS MINISTERIOS DE JUSTICIA Y ASUNTOS EXTERIORES

La agencia Pyresa distribuyó ayer un amplio resumen del texto del anteproyecto

de Concordato que en la actualidad se pregara entre la Santa, Sede y el Gobierno

español. Se trata de un «anteproyecto ad referendum»; es decir, de un simple

material de trabajo llamado & sufrir aún muchas modificaciones, sin que pueda,

incluso, excluirse una reelaboración de fondo o un rechazo total. En este

momento el texto del anteproyecto está siendo analizado en las más altas

instancias: por parte Sel Gobierno está siendo revisado en los Ministerios de

Justicia y Asuntos Exteriores; por parte de la Iglesia será debatido y votado en

la próxima plenaria del Episcopado, que se celebrará a partir del proximo día

15.

El texto—que comprende 33 articulas y un protocolo final—contempla los

siguientes aspectos de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, según él

extracto de lo, referida agencia:

CONFESIONALIDAD DEL ESTADO El artículo primera dice:

«La Religión Catolica, apostólica, romana es la fie la nacion española y gozará

de los derechos y de las prerrogativas que le corresponden, en conformidad con

la ley divina y el Derecho canónico, sín perjuicio de la independencia y

autonomía del Estado en su propio campo, ni de la justa libertad civil en

materia religiosa.»

«El Estado español reconoce a la iglesia católica el carácter de sociedad

perfecta y Se garantida el libre y pleno ejercicio de su poder espiritual y de

su jurisdicción en materia eclesiástica, así como el libre y público ejercicio

del culto» (art. II, 1). «La Santa Sede podrá libremente promulgar y publicar en

España cualquier disposición relativa al gobierno de la Iglesia y comunicar sin

impedimento con los prelados, el clero y los fíeles del país, de la misma manera

que éstos podrán hacerlo con la Santa Sede.» «Gozarán de las mismas facilidades

íes ordinarios y otras autoridades eclesiásticas» (art. II, 2).

INSTITUCIONES DE LA IGLESIA «El Estado español reconoce la personalidad jurídica

y la plena sagacidad de adquirir, poseer, administrar toda clase de tíenes a

todas las instituciones y asociaciones religiosas existentes actualmente en

España, constituidas segun el derecho catonico, en particular a la Conferencia

episcopal española, con sus órganos, que podrán libremente reunirse y actuar en

la esfera de su propia competencia; a las diócesis con sos instituciones anejas,

a Jas parroquias, a las órdenes y congregaciones religiosas, las sociedades de

vida, común y los institutos seculares de perfección cristiana canónicamente

reconocidos, a sus provincias y a sus casas» (art. III; 1). Los mismos derechos

tendrán las instituciones ulteriormente erigidas y aprobadas en España, «siempre

que el decreto de erección a de aprobación sea comunicado oficialmente por

escrito a las autoridades competentes del Estado» (art. III, 2).

DÍAS FESTIVOS Y PRECES POR EL JEFE DEL ESTADO

«El Estado tendrá por días festivos los .establecidos por ¡a Iglesia y

establecerá las garantías necesarias para eme ¡os fieles puedan cumplir esos

días sus deberes religiosos» (art. V).

«En las ceremonias religiosas, y de conformidad con las disposiciones de la

sagrada liturgia, se elevarán preces por España y por el Jefe del Estado» (art.

VI).

NOMBRAMIENTO DE OBISPOS

Otro articulo, al igual que en el Concordato de 1953, está dedícado a los

nombramientos eclesiásticos y dice: «El nombramiento de los arzobispos y obispos

es de competencia de la Santa Sede. Antes de proceder al nombramiento de

arzobispos y obispos residencíales, del vicario general castrense o de

coadjutores con derecho a sucesión, la Santa Sede comunicará al Gobierno español

el nombre de la persona elegida, para conocer si existen objeciones de carácter

político general en contra de la misma. El Gobierno español dara su contestación

dentro de los treinta días. Transcurrido dicho término, e! sílencio del Gobierno

se interpretará en e! sentido de que no tiene objeciones que oponer al

nombramiento. En caso de que hubiese objeciones por parte del Gobierno, las

altas partes contratantes bascarán las fórmulas apropiadas para llegar a un

entendimiento. Todas estas diligencias se cumplirán en el más estricto

secreto.>>

CIRCUNSCRIPCIONES ECLESIÁSTICAS Y NOMBRAMIENTO DE PÁRROCOS La erección y

modificación de las circunscripciones eclesiásticas queda garantízada a la Santa

Sede, pera esta «comunicará al Gobierno confidencialmente sus proyectos, para

saber si éste tiene observaciones que formular en el orden politica, en cuyo

caso se procurará llegar a una solución del común agrado» (art. IX, 1).

«EL TEXTO DEL ANTEPROYECTO DE REVISION DEL CONCORDATO ESTA YA SUPERADO»

Círculos bien informados señalan que se trata de una simple "base de trabajo".

Algunos periódicos españoles han publicado hoy el texto de un anteproyecto «ad

referéndum» de revisión del Concordato de 1953 entre España y la Santa Sede.

Con el fin de no crear confusión en, la opinión publica, círculos bien

infórmanos han hecho constar a la agencia, Europa Press que se trata de un texto

elaborado en los últimos meses de 1969 y primer semestre de 1970, simplemente

para que sirviera como base de trabajo, pero sin que tuviera, carácter

vinculante para ninguna, de las dos partes interesadas, lo que explica la

fórmula «ad referéndum>>.

Se añade en los mismos círculos que, aunque dicho texto contiene algunas puntos

positivos que podrían mejorar el actual Concordato suscrito en 1553, resulta

>>discrepante>> en otros muchos, por lo que, en general, podría considerarse

como «superado».

Si la Santa Sede ha informado de dicho anteproyecto a la Conferencia Episcopal

Española, se cree que obedece al deseo de que esté informada de todos los

trabajos realizados en el pasado y conocer su opinión antes de que empiecen las

negociaciones de fondo.

La Bota de Europa Press viene a confirmar cuanto el domingo avanzábamos en esta

misma página en el sentido de que «un anteproyecto es un simple material de

trabajo» y que el actúal «no parece contentar—y menos entusiasmar—a nadie».

Presentado hace cinco meses al Consejo de Ministros, su texto parece hoy

envejecida. No se excluye siguiera la posibilidad de que el estudio pudiera,

replantearse sobre bases completamente nuevas, como la mucho más actual de algún

otro texto que ha sido elaborado también esa alta sede. Lo que no parece pueda

dudarse es que faltan muchas horas y meses Se trabajo para concluir tan

importante cuestión.—M- D.

«Antes de proceder al nombramiento de un nuevo parroco, el ordinario llevara

reservadamente a conocimiento de! Gobierne el nombre de la persona designada»

(artículo X).

Se mantienen los «tradicionales privilegios honoríficos» de la nación española

en la basílica de Santa María la Mayor, de Roma (art. XII, 1) y ¡a «Santa Sede

concede- que el español sea uno de los idiomas admitidos para tratar de las

causas de beatificación y canonización en la S. C. de Ritos» (art. XII, 2).

EL PRIVILEGIO DEL FUERO

«Las causas contenciosas sobre bienes o derechos temporales en las cuales fueren

demandados clérigos o religiosos serán tramitadas ante los Tribunales del

Estado, previa notificación al ordinario del lugar en que se haya presentado la

demanda, al cual deberán también ser comunicadas en su día las correspondientes

sentencias o decisiones» (art. XIV, 1).

«El Estado reconoce y respeta la competencia privativa de los Tribunales de la

Iglesia en aquellos delitos que exclusivamente violan una ley eclesiástica,

según el Código de Derecho Canónico» (XIV, 2).

«Las causas criminales contra clérigos e religiosos por los demás delitos,

previstos por las leyes penales del Estado, serán juzgados por Tribunales del

Estado»; la autoridad judicial, antes de proceder, deberá informar al ordinario

(XIV, 3), a Quien se notificarán también los resultados de la instrucción y la

sentencia definitiva.»

«En caso de detención o arresto, los clérigos y religiosos serán tratados COK

las consideraciones debidas a su estado y a su grado jerárquico. A ser posible,

las penas de privación de libertad serán cumplidas en una casa eclesiástica o

religiosa; o al menos en locales distintos de los que se destinan a los

seglares, a no ser que la autoridad eclesiástica competente hubiere reducido al

condenado al estado laical. Les serán aplicados los benficios de la libertad

condicional y los demás establecidos por la legislación del Estado» (XIV, 4).

«En caso de decretarse embargo judicial de bienes, se dejará & los eclesiásticos

lo que sea necesario para su honesta sustentación y el decoro de su estado,

quedando en pie, no obstante, la obligación de pagar cuanto antes a sus

acreedores» (XIV, 5).

«Las sentencias, decisiones y decretos emanados de las autoridades eclesiásticas

en cualquier materia dentro del ámbito de su exclusiva competencia, tendrán

también efecto en el orden civil cuando hubieren sido comunicadas a las

competentes autoridades del Estado» (XV).

DOTACIÓN ECONÓMICA DE LA IGLESIA «En consideración del hecho de que la religión

católica es la de la nación española, y como contribución a la obra de la

iglesia en favor del bien común, el Estado asignará anualmente una adecuada

dotación que asegure el sostenimiento del cuito y la formación y congrua

sustentación del clero, así como el fomento de las Ordenes, Congregaciones e

Institutos eclesiásticos consagrados a la actividad misional. Esta dotación será

entregada globalmente a la Conferencia Episcopal Española, previo acuerdo con la

misma sobre el importe a que deba ascender. El Estado procurará ayudar

económicamente a las casas de formación de las Ordenes y Congregaciones

religiosas, especialmente a aquellas de carácter misional» (XVII, 1).

El Estado concederá además una subvención anual para la construcción de templos

(XVII, 2) y atenderá económicamente el mantenimiento de los templos y

monasterios de valor histórico, «así como al sostenimiento en Roma del Colegio

español de San José, de la Iglesia y residencia de Montserrat y de los dos

auditores de nacionalidad española de la Santa Rota» (XVII, 2).

«El Estado español prestará a la Iglesia su colaboración para crear y financiar

instituciones asistenciales en favor del clero anciano, enfermo o inválido»

(XVII, 3).

EXENCIONES DE IMPUESTOS «Les bienes de entidades o personas eclesiásticas, así

como los ingresos de éstas que so provengan del ejercicio de actividades

religiosas propias de su apostolado, quedarán sujetas a tributacion a las leyes

generales del Estado, en paridad de condición con las demás instituciones 0

personas» (XVIII, 1).

«Gozarán de exención de impuestos y contribuciones de índole estatal o local:

a) las iglesias y casillas destinadas al culto, los edificios y locales anejos

destinados al servicio de las Asociaciones católicas;

b) La residencia de los obispos, de los canónigos y de los sacerdotes con cura

de almas, siempre que el inmueble sea propiedad de la Iglesia; c) los locales

destinados a oficinas de la Curia diocesana y a oficinas parroquiales; d)

las Universidades eclesiásticas y los Seminarios destinados a la formación del

clero; e) las casas de las Ordenes, Congregaciones e Institutos religiosos

canónicamente establecidos en España; f) los colegios u otros centros de

enseñanza, dependientes de la jerarquía, que tengan la condición de benéfico-

docentes, y los huertos, jardines y dependencias de los inmuebles arriba

indicados, siempre que no estén destinados a industria o a uso lucrativo»

(XVIII, 2). «Gozarán igualmente de total exención tributaria los objetos

destinados al culto y las publicaciones de las autoridades eclesiásticas

referentes al gobierno espiritual de los fieles» (XVIII, 3), las dotaciones de

culto y clero y el ejercicio del ministerio sacerdotal (XVIII, 4). «Las

donaciones, legados o herencias destinadas a la construcción de edificios de

culto católico o de casas religiosas serán equiparados a todos los efectos

tributarios a aquellos destinados a fines benéficos o benéfico-docentes» (XVIII,

5).

OCUPACIÓN DE TEMPLOS «Salvo en caso de urgente necesidad, la fuerza pública no

podrá entrar para el ejercicio de sus funciones, en los edificios destinados al

culto, sin haber avisado de antemano a la autoridad eclesiástica competente.»

(XX, 1.).

«Por regla general los citados edificios están exentos de requisa u ocupación.»

«Si por grave necesidad pública fuese necesario ocupar temporalmente algún

edificio destinado al culto, ello deberá hacerse previo acuerdo con el ordinario

competente. Si razones de absoluta urgencia no permitiesen hacerlo, la autoridad

que proceda a la ocupación deberá informar inmediatamente al mismo ordinario.»

(XX, 2.)

MATRIMONIO CIVIL Y MATRIMONIO CANÓNICO

«El Estado español reconoce plenos efectos civiles al matrimonio celebrado según

las normas del Derecho canónico.» (XXI.).

Reconoce también «la plena competencia de los Tribunales eclesiásticos en las

causas referentes a la, nulidad del matrimonio canónico, en la dispensa del

matrimonio rato y no consumado y en el procedimiento relativo al privilegio

paulino.» (XXII, 1.)

«Incoada o admitida ante el Tribunal eclesiástico una demanda de nulidad,

corresponde al Tribunal civil dictar las normas y medidas precautorias que

regulen los efectos civiles relacionados con el procedimiento pendiente.» (XXII,

2.).

Las sentencias, cuando sean firmes y ejecutivas, «serán comunicadas por el

Tribunal eclesiástico al Tribunal civil competente, el cual ordenará que sean

anotadas en el Registro Civil del Estado, al marge del acta de matrimonio».

(XXII, 3.)

«La Santa Sede consiente en que las causas de separación de personas sean

juzgadas por las autoridades judiciales civiles.» (XXII, 4.)

ENSEÑANZA RELIGIOSA EN ESCUELAS Y UNIVERSIDADES

«En todos los centros docentes, de cualquier orden y grado, sean estatales o no,

la enseñanza será conforme a los principios del dogma y de la moral de la

Iglesia católica, sin perjuicio de la justa libertad civil en materia

religiosa.» (XXIV.)

la enseñanza de la religión católica «será impartida según las normas que

establezcan de común acuerdo el Gobierno y la Conferencia Episcopal. A solicitud

de los padres o de quienes hagan sus veces, los hijos de no católicos podrán

optar por la enseñanza de la moral natural». (XXV.)

«En las Universidades del Estado podrán ser organizados cursos sistemáticos de

filosofía escolástica, teológica, derecho canónico y otras materias sagradas.>>

(XXVI, 1.)

«Con el consentimiento de las autoridades eclesiásticas, los estudiantes

seglares podrán matricularse en las Facultades superiores de Teología,

Filosofía, Derecho Canónico, Historia Eclesiástica, etc., de las Universidades

dependientes de las mismas autoridades eclesiásticas, asistir a sus cursos y

obtener en ellas los respectivos títulos académicos» (XXVI, 2).

«El Estado cuidará de que en las instituciones y servicios de la opinión

pública, en particular en los programas de radiodifusión y televisión, se dé el

conveniente puesto a la exposición y defensa de la verdad religiosa» (XVII).

«Los grados mayores en ciencias eclesiásticas conferidos a clérigos o a

seglares, por las Facultades aprobadas por la Santa Sede, serán reconocidos a

todos los efectos por el Estado ,español» (XXVIII, 2).

«Dichos grados serán considerados título suficiente para la enseñanza en calidad

de profesor titular, de las disciplinas de Ia sección de Letras en los centros

de Enseñanza Media dependientes de la autoridad eclesiástica» (XXVIII, 3).

«La Iglesia podrá libremente organizar y dirigir escuelas públicas de cualquier

grado y orden, incluso para seglares» (XXIX, 1), y podrá fundar Colegios Mayores

o residencias, «los cuales gozarán de los beneficios previstos por las leyes

para tales Instituciones» (XXIX, 2).

«Las asociaciones de la Acción Católica española podrán desenvolver libremente

su apostolado manteniéndose, por lo que se refiere a actividades de otro género,

en el ámbito de la legislación general del Estado y fuera de toda agrupación

política» (XXXII).

PROTOCOLO FINAL

Para el reconocimiento de los efectos civiles del matrimonio canónico,

reconocidos en el artículo XXI (artículo XXIII del Concordato de 1953), será

suficiente que el acta del matrimonio sea transcrita en el Registro Civil

correspondiente», trámite que se seguirá llevando a cabo como en el momento

presente (p, f.).

No obstante, quedan convenidos los siguientes extremos: «En ningún caso la

presencia del funcionario del Estado en la celebración del matrimonio canónico

será considerada condición necesaria para el reconocimiento de sus efectos

civiles» (p.f.,1).

«La inscripción de un matrimonio canónico que no haya sido anotado en el

registro inmediatamente después de su celebración podrá siempre efectuarse a

requerimiento de cualquiera de las partes o de quien tenga un interés legítimo

en ella. A tal fin será suficiente la presentación en las oficinas del Registro

Civil de una copia auténtica del acta de matrimonio extendida. pop el párroco en

cuya parroquia se haya celebrado» (p. f., 2).

«Una Comisión mixta fie representantes Sel episcopado y fiel Gobierno estudiará

las soluciones prácticas para la regulación de los efectos civiles de aquellos

matrimonios canónicos cuya normal transcripcion en el Registra Civil sea.

impracticable por la existencia de vinculo anterior>>. ( p.f.5).

 

< Volver