Concordato: ¿Nueva Fase?     
 
 Informaciones.    04/09/1971.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Terminadas las vacaciones de agosto, la «rentrée» es puramente laboral.

Políticamente sólo puede constatarse la procesión de candidaturas a la

representación familiar en las Cortes. Dos ministros, empero, en un discurso y

en una, entrevista periodística, han expresado opiniones de fondo netamente

político: los ministros de Trabajo y Obras Públicas.

Don Licinio de la Fuente habló en Malaga, en la Jefatura. Provincial del

Movímiento, en un homenaje al subsecretario de su Departamento. «El divorcio o

separación —dijo— Que algunos pretenden hacer entre Movimiento y Gobierno es uno

de los más graves peligros para la continuidad del régimen, que, como ha dicho

el Caudillo, está sobre todo en la continuidad y fortalesa del Movimiento, que

le da sustancia doctrinal y apoyatura humana.»

Quizá el fondo del problema reside en la misma identificación del Movimiento.

Muy pocos españoles sabrían definirlo. F. E. T. y de las J. O. N. S. implicaba

una cierta organización, con sus correspondientes carnets de afiliado. Ahora si

Movimiento aparece como una comunión de los españoles en los Principios y Leyes

Fundamentales, en la Constitución en suma. Pero la Secretaría General sigue

expidiendo, si no carnets, sí certificados de «participación». Si el censo,

electoral del Movimiento corresponde al censo electoral normal del país, estos

certificados no tienen razón de ser.

Para evitar divorcios, malentendidos e incomprensiones, el Movimiento ha de

autodefinirse claramente. ¿Puede —por ejemplo— suscribirse la Constitución y, al

tiempo, no «participan en el Movimiento?

ííuy probablemente el Movimiento adquiriría mayor entidad y comprensión pública

en el momento en que dentro de él pudieran los españoles asociarse

políticamente. Pero el asociacionismo político camina decididamente hacía su

final aun antes de haber nacido.

Don Gonzalo Fernández de la Mora, ministro de Obras Públicas, ha dicho a un

periodista mallorquín que «Zas asociaciones sólo interesan a una minoría, siendo

la inquietud de estas minorías la que se ha reflejado en las últimas campañas de

Prensa propugnadoras de un urgente asociacionismo. (...) Los partidos —o sus

sucedáneos, las asociaciones— resultan alga heterogéneo con el sistema». El

ministro interpretó los datos del sondeo de opinión nacional llevado a cabo por

INFORMACIONES-ICSA Gallup (8 por 100 del país interesado por el desarrollo

político, contra un 92 por 100 interesado en el desarrolla económico) como

prueba de que el asociacionismo no interesa a los españoles.

¿Sé está produciendo esa >>atmósfera propicia» e incluso ese «clima ideal» que

deseaba nuestro Episcopado para «unas negociaciones serenas» sobre el

Concordato? Diversas indicios, a los que cabe agregar ia opinión de algunos

sectores competentes ea el tema, inclinan a pensar que si no ha llegado ese

momento, pudiera estar próximo. La >>luz verde» para el arreglo de !a cuestión

concordataria todavía no se divisa, desde luego, pero sí los síntomas de una

nueva fase más favorable a las .negociaciones.

Concretamente, ahi está el hechó de que fies sedes vacantes episcopales, las de

León y Zamora, acaban de ser cubiertas, así como el insistente rumor de que en

fecha próxima van a ser ocupadas : las sedes que faltan. El dato es por demás

significativo, sobre todo, habida cuenta de que precisamente el nombramiento de

obispos constituye el «caballo de batalla» de la revisión del vigente

Concordato.

La Conferencia Episcopal española, como es sabido, se ha mostrado partidaria, de

un «cambio profundo» en el sistema concordátario, pero al mismo tiempo

consideraba como necesaria para la negociación la creación de la «atmósfera

propicia mencionada». ¿Contribuiran a ello la aparición a la luz pública de

sendos documentos de las partes interesadas, en los que cada cual perfila su

postura?

Uno de esos documentos data de hace meses —concrétamente del 8 de febrero de

este año—, y es la carta que el ministro de Justicia dirigió al presidente de la

Conferencia Episcopal en torno a! Concordato. En ella, el titular de Justicia

alude al anteproyecto de revisión del Concordato que repartió en su día la

Nunciatura Apostólica y que fue examinado «libremente y con toda minuciosidad»

por el Gobierno. «El resultado de un examen así hecho —dice la carta— ha sido el

de que ta1 anteproyecto constituye una modificación muy insuficiente del

Concordato de 1953.»

De Sa misma forma, sobre ola celebración de convenios parciales por separado que

vayan resolviendo los distintos temas propios de im Concordato, entendemos sjue

tal sistema ño es viable», y ello principalmente porque «el Concordato de 1953

es un todo». No obstante; ´«por parte del Estado se adoptará una postura

abierta, sin obstáculos, para que desaparezcan de núestro régimen concordado

pri-

vilegios, o apariencias de ta-5es, que puedan empañar la soberanía del Estado

o e! testimonio de la Iglesia».

>>El Concordato de 1953 —añade más adelante la carta— no puede subsistir (...).

Lo que parece prudente es vivir primero una nueva experiencia de amistosa

separación y de colaboración sin confusiones, bajo la guía de un Concordato

acomodado a lo que piden los tiempos modernos.>>

Con fecha posterior en cinco días a la de esta carta del Ministerio de Justicia,

el cardenal Villot, secretarlo de Estada de su Santidad, dirigió otra —ahora

también hecha pública— al núncio apostólico en España, con el ruego de que su

contenido fuera conocido por el Episcopado. El cardenal Villot se centra en ella

era el «nuevo proyecto» que había sido elaborado por e! Gobierno (Ministerio de

Justicia) en sustitución del anteproyecto «ad referéndum» enviado a esa

Nunciatura apostólica con despacho número 5.538/70, de 8 de agosto último.

Tal «proyecto» no le parece aceptable a la Santa Sede «por lo que se refiere al

punto fundamental de los nombramientos de obispos, siempre y cuando que las

palabras "todas las personas revestidas de dignidad episcopal, miembros de la

Conferencia Episcopal" (...) quieran significa; lo que parecería a primera

vista, o sea, que se incluye también a los auxiliares. Si esa fuese la real

intención del Gobierno, es superfluo decir que la posibilidad de un acuerdo

estaría comprometída desde el punto de partida. Ni exigen menos atención otros

puntos, como el de la enseñanza».

Por su parte, la mayoría de! Episcopado español no consideró motivo suficiente

para la revisión del Concordato la renuncia del Gobierno español al derecho de

presentación de obispos, tal como espresó en el pasado raes de febrero en la XIV

Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal. Aparte del tema de la

presentación de obispos, el Episcopado español considera como cuestiones no

menos importantes las siguientes: Reconocimiento de la Iglesia católica,

privilegio del fuero, régimen económico de la Iglesia, matrimonio, enseñanza y

comunicaciones sociales y asociaciones de apostolado.

A la vista de las posiciones aquí brevemente contratadas, puede deducírse

fácilmente 1o que en el plano de las mismas separa a las partes. De ahí que, si

es cierto que existe ese nuevo clima propicio para la negociacion, aún así si

terreno por recorrer parece todavía bastante.

ELECCIONES: Por el momento, sólo 38 de los 104 procuradores familiares han

anunciado su propósito de ir a la reelección. La lista de candidatos probables o

en firme sigue aumentando. Quizá la candidatura más sonada de la semana es la de

don José María de Areílza, conde de Métrico, que probablemente vaya a la

elección por Guipúzcoa. Por Gerona cabe la posibilidad de que se presente el

conocido periodista Carlos Sentís (es bastante elevado el numeró de

profesionales de la Prensa que aspiran a un escaño en la Cámara). Los actuales

procuradores señores Goñi y Zubiaur acudirán a la elección por Navarra, en

candidatura cerrada. Finalmente, cabe destacar 1a candidatura por Burgos del

presidente del Burgos Club de Fútbol.

E. T. A.; Don Julián de Madariaga, uno de los hombres que se separaron

del Partido Nacionalista Vasco para fundar la E. T. A., ha sido expulsado de

Francia y obligado a regresar a Bélgica, donde hace tiempo se le concedió asilo

político. Es un paso más en la política del actual Gobierno francés de impedir

que en su territorio operen exiliados contrarios al régimen español.

Recientemente se le recordó a don Santiago Carrillo —secretario general del P.

C. español— que carecía de permiso de residencia en Francia.

PENSIONES: El ministro de Trabajo anuncia que la atención a los trabajadores

jubilados será objetivo preferencial en el próximo ejercicio financiero y en el

III Plan de; Desarrollo. «Está en estudio —dijo— un nuevo sistema de pensiones,

más realista, de mayor cuantía, más próximas a los salarios y actualizadas

periódicamente.»

4 de septiembre de 1971.

11

 

< Volver