Información religiosa. 
 Hay que poner al día el Concordato  :   
 Declaración de veinticinco teólogos españoles: Pedimos la supresión del llamado privilegio del Fuero. 
 Informaciones.    15/10/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

INFORMACIÓN RELIGIOSA.

HAY QUE PONER AL DÍA EL CONCORDATO

MADRID, 14. (INFORMACIONES..)—-Un grupo de veinticinco sacerdotes, profesores

en distintas Facultades universitarias eclesiásticas y dirigentes de

instituciones religiosas del país, pide, en una, declaración, «la eliminación de

cualquier trató de favor y en consecuencia la supresión del llamado privilegio

del Fuero».

Entre los firmantes figuran don Ricardo Alberdi, vocal de la Comisión Episcopal

de Apostolado Seglar; el padre Alvarez Bolado, profesor de Teología de Comillas;

Barón, profesor de Teología de Granada; Belda, de la Universidad de Deusto;

Casiano Floristán, director del Instituto Superior de pastoral; Enrique

Feijoó, profesor dé Filosofía de Salamanca; Casimiro Marti Gómez-Caffarena, etc.

Firma también el secretarío general de Justicia y Pax, eI director del instituto

de Estudios Sociales Fomento Social) y los directores de las revistas «Pastoral

Misionera» y, «Razón." y Fe».

DECLARACION DE VEINTICINCO TEÓLOGOS ESPAÑOLES:

((Pedimos la supresión del privilegio de! Fuero»

Los firmantes expresan su criterio sobre la urgente necesidad de proceder a la

renuncia del denominado "privilegio del Fuero", a ´tenor del cual — y, tal como

lo reconoce el Concordato vigente— los sacerdotes, y religiosos no pueden ser

juzgados por los Tribunales del Estado sin el previo consentimiento de la

autoridad jerárquica de la que depende el sacerdote o el religioso. Los

firmantes informan que los obispos españoles han .sido consultados por la Santa

Sede sobre la oportunidad de proceder a esta renuncia. Los,..veinticinco

firmantes piden "la eliminación de cualquier trato de favor y, en consecuencia,

la supresión del llamado privilegio del Fuero". Apoyan su criterio en la

consideración de que la Iglesia no debe pretender para sus ministros «nos

derechos de expresión y de acción que no están garantizados a todos los

ciudadanos. Indican que la supresión de este privilegio implicará "una nueva ,

limitación, de los derechos de la iglesia y de su libertad", "limitación no

distinta de la que padecen los demás miembros de la comunidad política´.

SI documento subraya la necesidad de proceder igualménte de la supresión, o

revision de los dos primeros argumentos.

EL NOMBRAMIENTO DE PARROCOS

Desde otra perspectiva diametralmente opuesta, pero con el Concordato también

como punto de referencia, Europa Press ha distribuido una noticia, fundada «en

círculos eclesiásticos», en la que se sugiere la conveniencía de poner al día el

Concordato, porque de acuerdo con el actual los párrocos deberían ser nombrados

previa comunicación y acuerdo con el Estado. El despacho de la egencia dice

concretamente:

Una vez mas, circulos esiásticos insisten en la conveniencia de que las

relaciones entre la "iglesia´ y el Estado español, que sé rigen ahora, por el

Concordato de 1953, sean puestas al día mediante un nuevo Concordato o a través

de acuerdos parciales, a la vista de que el citado convenio está désfasado y

resulta anacrónico, como coinciden en apreciar las dos partes interesadas en

principio.

Igualmente los mencionados círculos han hecho constar que, por supuesto, se debe

acatar el contenido del Concordato por ambas partes, mientras esté en vigor,

aunque no se ocultan las dificultades que existen, precisamente por ese

anacronismo:

En efecto, upa de éstas dificultades se centra ´ en el nombramiento de párrocos,

que con arreglo al Concordato vigente de 1953 debe hacerse mediante concurso

general y abierto y previa notificación al Gobierno, con el que tendrá que haber

acuerdo. En la actualidad se produce la circunstancia de que en número

determinado son nombrados ecónomos parroquiales, que no precisan de este

requisito concordatorio, pero que en la práctica ejercen como si fueran curas

párrocos.

El articulo X del Concordato vigente dice:

"En la provisión de los beneficios no consistoriales se seguirán aplicando las

disposiciones del acuerdo estipulado el 16 de julio de 1946."

El artículo II de este acuerdo fie 16 de julio de 1946, relativo al nombramiento

de párrocos, dice textualmente:

"Los ordinarios diocesanos procederan a la provisión de las parroquias a tenor

del canon 459 y previo concurso general y abierto, de acuerdo con el párrafo

cuarto de dicho canon. Antes de publicar los nombramientos de los párrocos, los

notificarán reservadamente al Gobierno, para el caso excepcional en que esté

tuviera que oponer alguna dificultad de carácter político general.

En caso de divergencia entre el ordinario y el Gobierno, se acudirá, a la Santa

Sede, la cual, de acuerdo con el Jefe del Estado, tomará la decisión que

convenga.

Transcurridos treinta días desde la antedicha comunicación sin que el Gobierno

haya dado respuesta, su silencio se interpretará en el sentido de que no existe

objeción alguna, y el nombramiento será publicado sín más."»

 

< Volver