Autor: ;J. C. . 
   Las últimas encuestas presentan al catolicismo holandés menos agitado en sus mayorías de lo que suele suponerse     
 
 ABC.    16/04/1969.  Página: 23-24. Páginas: 2. Párrafos: 2. 

LAS ULTIMAS ENCUESTAS PRESENTAN AL CATOLICISMOS HOLANDES MENOS AGITADO EN SUS

MAYORIAS DE LO QUE SUELE SUPONERSE.

Unión con Roma, confianza en sus obispos, espíritu conciliar y actitud

revisionista son las características que definen a los sectores mayoritarios de

ios Países Bajos.

Amsterdam 15, (Crónica del enviado especial de A B C.) Acaban de publicarse los

resultados de una encuesta encargada por el semanario ilustrado "Elseviers" (tal

vez el más prestigioso del país) al Instituto Holandés para !a Opinión Publica.

Realizada durante tres semanas a fines de febrero y comienzos de marzo, refleja

la opinión de mil doscientos católicos de toda Holanda, Aunque este tipo de

información presenta siempre determinadas dificultades de objetividad e

interpretación, el sentir común de gran número de personalidades reunidas con

motivo de la IV asamblea del Concilio Pastoral es que 3a encuesta refleja con

bastante exactitud la situación real fundamental de la comunidad católica en ios

Países Bajos en el momento presente. El cuestionario constaba de veinticinco

preguntas, agrupadas en los siguientes apartados: clero, liturgia, celibato,

episcopado, unión con Roma, "aggiornamento" de Pablo VI y de Juan XXIII,

cumplimiento dominical, pildora anticonceptiva, movilismo o inmovilismo eclesial

y ecumenismo. Fidelidad a Roma y absoluta confianza en el episcopado.

Puede afirmarse que el grupo de encuestados, recogidos de todo tipo de

población, es de católicos sociológicamente practicantes, ya que un 70 por 100

afirmaba haber asistido a la misa dominical en las últimas dos semanas.

Juzgándose a sí mismos,, estos católicos se consideran conservadores 00 por

100), moderadamente conservadores (31 por 100), moderadamente progresistas (41

por 100), progresistas (13 por 100). Una pequeña minoría de 5 por 100 no

responde a esta pregunta. Pues bien, contra lo que una determinada Prensa

sensacionalista ha esparcido por el mundo, el 72 por 100 de estos católicos

afirman que la anión con Roma debe mantenerse a toda costa. Frente a ellos un 24

por 100 responde que no debe mantenerse a toda costa. El resto se abstiene. Al

mismo tiempo, la inmensa mayoría de 78 por 100 no ve un peligro de cisma; 17 por

100 sí lo ve. Esta opinión positiva en sus relaciones con la Iglesia Primada de

Roma, se refuerza todavía más al preguntarse sobre la unión con el propio

episcopado. A la pregunta general de si los encuestados confían en el episcopado

como enguías de la comunidad, un 88 por 100 (frente a un 9 por 100) responde con

tm "sí" (3 por 100 no responden). A la misma pregunta, pero ya limitada al

propio obispo, vuelve a contestar que "sí" el 86 por 100, y sube a 10 por 100 el

"no". Es sumamente interesante el desglose por diócesis, que oscila entre el 97

por 100 afirmativo para monseñor Bluyssen, el joven obispo de Bois-le-Duc; los

90 por 100 alcanzados por el cardenal Alfrink, de Utrecht, y monseñor Ernst, de

Breda; a 77 por 100 de los obispos de Rotterdam (monseñor Jansen) y de Groningen

(monseñor Nierman). El que tuvo «na puntuación más baja fue monseñor MOOTS,

obispo de Roermond (76 por 100). El obispo de Haarlem, diócesis a la que

pertenece Amsterdam, alcanzó un 83 por 100 en el voto de confianza. Esta

respuesta, sin embargo, no obsta para que una mayoría de 55 por 100 afirme que

los obispos deberían hablar con más frecuencia y más precisamente sobre los

problemas actuales, y un 42 por 100 opine que el episcopado holandés debería

proceder más valerosamente en´ sus relaciones cotí Roma. Un 13 por 100 afirma

que el episcopado no tiene la suficiente reverencia ante Roma, mientras que un

40 por 100 afirma que en sus contactos con Roma el episcopado holandés adopta la

postura debida.

Con respecto a la actitud del Papa Pablo VI ante los movimientos de renovación

en Holanda y en otras partes, las respuestas oscilan entre estos extremos:

actitud perfecta, 7 por 100; razonable, 22 por 100; insuficiente, 35 por 100;

debería actuar con más dureza, 6 por 100; con más moderación, 30 por 100, Se

abstiene un grupo constante del 4 por 100. Finalmente, un 89 por 100 está de

acuerdo con el "aggiornamento" proclamado por Juan XXIII.

ESPÍRITU CONCILIAR Y ACTITUD REVISIONISTA

Conscientes de la revolución espiritual provocada por el Vaticano II, los

encuestadores preguntaban si convendría a la Iglesia católica un momento de

reposo en el proceso o habría que radicalizarlo más aún.

Una mayoría de 55 por 100 se inclina por la radicalización, frente a 41 por 100

que prefieren una estabilización. Como manifestaciones peculiares de esa actitud

fundamental se observa una gran mayoría que está muy satisfecha (15 por 100),

satisfecha (58 por 100) o bastante satisfecha (18 por 100) de la reforma

litúrgica, frente a 5 por 100 que se muestran muy insatisfechos de la misma.

Consecuentemente, una gran mayoría encuentran la reforma suficiente, mientras

que 25 por 100 (sobre todo los jóvenes) insiste en nuevas acomodaciones. Con

respecto al problema del celibato, un 72 por 100 responde que se debería

autorizar el matrimonio a los sacerdotes (24 por 100 son de la opinión

contraria). Un 53 por 100 piensa que dentro de pocos años Roma concederá esta

autorización (45 por´ 100 por el contrario piensa que no se concederá), y la

gran mayoría de 74 por 100 afirma que la •cuestión del celibato no merece una

ruptura con Roma (21 por 100 dicen que si).

El punto, al parecer, más discrepante de la encuesta con la doctrina expresada

por el Papa Pablo VI en la encíclica "Humanae Vitae" consiste en la respuesta

dada a la pregunta siguiente: "¿ Cree usted moralmente responsable que mujeres

católicas casadas tomen la "pildora"?" Un 76 por 100 responde que "sí", frente a

un 17 por 100 que "no", y un 6 por 100 se abstiene. La •última pregunta de la

encuesta es sumamente importante, porque afecta al Concilio Pastoral de la

provincia eclesiástica de los Países Bajos.

Sorprendentemente, las respuestas se han esparcido en un haz muy complejo. En

primer lugar se abstiene de responder el 17 por 100. Hay un 5 por 100 que afirma

que el grupo conservador no influye en el Concilio, un 10 por 100 que piensa no

ser suficiente la representatividad de todos los fieles. 24 por 100 afirma que

el católico medio ha colaborado demasiado poco en las asambleas, y un 17 por 100

cree que hay puntos que deberían tratarse y no se han tratado. Finalmente, un 27

por 100 afirma que el trabajo del Concilio es bueno, y un 10 por 100 lo

caracteriza como muy bueno. Como podrá observarse, la suma de respuestas supera

el 100 por 100. Esto indica que algunos han dado varias contestaciones, y hace

pensar que la pregunta no estaba bien formulada. De todas formas, es interesante

el recoger esta opinión. Los grupos extremistas, tanto de conservadores como de

progresistas, han sido excluidos del Concilio en sus Asambleas generales. Los

diez miembros de cada diócesis han sido nombrados por los Consejos pastoral y

locales y es explicable que esa elección haya recaído en personas moderadas con

una tendencia hacia la apertura. El episcopado ha pensado contrarrestar esto

invitando personalmente a algunas personas de actitud conservadora reconocida,

como por ejemplo el grupo Confrontación, denunciador y acusador del famoso Nuevo

Catecismo. Sin embargo, se afirma que la colaboración con esas personas es

extremadamente difícil. Sea lo que fuere de este particular, la encuesta de

"Elseviers" parece indicar que la actitud fundamental y la salud espiritual del

catolicismo holandés es más segura de lo que muchos piensan o indican, bien con

reticencias o con afirmaciones rotundas. Evidentemente hay fallos individuales y

colectivos, también reflejados indirectamente en el sondeo de opinión, que

indican un momento difícil y arriesgado dentro de la comunidad católica, y que

incluso podrían evolucionar peligrosamente. Pero es que "estar en el mundo",

aunque sin "ser del mundo", lleva consigo estos riesgos.

Lo esencial, aunque no baste para todos, es la actitud de fidelidad a la fe, a

la unidad con el episcopado y con el Primado de todas las iglesias. Y eso en

Holanda, por lo general, parece firme en el momento presente.—Manuel ALCALÁ, S.

J.

 

< Volver