Aprobados los artículos 7 a 20     
 
 Ya.    10/05/1967.  Página: 10,11. Páginas: 2. Párrafos: 67. 

Aprobados los artículos 7 a 20

& Las asociaciones confesionales no católicas adquirirán personalidad jurídica

mediante su inscripción en el registro que se crea Vivos debates en la Comisión

de /as cortes sobre la enseñanza religiosa en los centros docentes

En las sesiones de ayer de la Comisión de Leyes Fundamentales ´ y Presidencia

del Gobierno de las Cortes Españolas fueron aprobados los siguientes artículos

del proyecto de ley regulando el ejercicio del derecho civil a la libertad en

materia religiosa. Se aña dio un nuevo párrafo al artículo 7.°. Este artículo

queda.completo así:

Artículo 7.° 1. El Estado reconoce a la familia el derecho a ordenar libremente

su vida religiosa bajo la dirección de los padres, y a éstos, la. facultad de

determinar, según sus propias convicciones, la educación religiosa que se ha de

dar a sus hijos.

2. Se reconoce, asimismo, el derecho de los padres a elegir libremente

los centros de enseñanza y los demás medios de formación para sus hijos.

3. Los alumnos de centros docentes no estarán obligados a recibir la

enseñanza de lina religión que no profesen, para lo cual habrán de

solicitarlo el padre o tutores de aquéllos que no estuviesen emancipados

legalmente.

4. la, enseñanza en los centros del Estado se ajustará a los principios del

dogma y la moral de la Iglesia católica.

Artículo 8." 1. Todos los españoles tienen derecho a recibir sepultura conforme

a sus convicciones religiosas. Se tendrán en cuenta sus disposiciones, si las

hubiere, siempre que sean compatibles con el orden público y las normas

sanitarias vigentes.

2. lias asociaciones confesionales no católicas podrán solicitar la

adquisición y habilitación de cementerios propios en aquellos municipios donde

tengan una sección local anotada en el Registro a que se refiere el artículo 33.

3. En los cementerios municipales se habilitará, cuando sea necesario,

un recinto adecuado para que los no católicos puedan recibir sepultura digna

conforme a sus convicciones en materia religiosa.

Artículo 9.° 1. La libertad religiosa ampara el derecho de los individuos y de

las asociaciones confesionales legitímente reconocidas a no ser impedidas en la

enseñanza, de palabra y -por escrito, de su fe, dentro de los límites

establecidos en el artículo 2.° de esta ley.

2. En dichas publicaciones se hará constar la asociación que los edite y la

confesión que difundan. XA misma identificación tendrán los artículos u objetos

de significación religiosa no católica que sean distribuidos o vendidos.

Artículo 10. El derecho de reunión y asociación con fines religiosos se ejercerá

por los españoles no católicos de acuerdo con lo establecido en la presente ley.

Articulo 11. 1. El derecho de reunión a que se refiere el artículo anterior

podrá ejercitarse, sin necesidad de previa autorización gubernativa, en los

lugares dedicados al culto en los recintos correspondientes de los cementerios

con ocasión de los entierros y en los locales debidamente autorizados de las

asociaciones confesionales no católicas.

Z. En los demás casos para las reuniones confesionales no católicas será

necesaria la-previa autorización del gobernador civil de la provincia, que la

concederá cuando la petición esté justificada por su finalidad religiosa, haya

sido formulada por la asociación confesional en el plazo y forma que

reglamentariamente se determine y no contradiga las exigencias del orden

público.

Artículo 12. Los extranjeros residentes o transeúnte_s en España gozarán, en

materia religiosa, de los mismos derechos y deberes que a los españoles se

reconocen en la presente ley.

Artículo 13. 1. El reconocimiento legal en España de las confesiones religiosas

podrá solicitarse mediante su constitución en asociaciones confesionales con

arreglo al régimen establecido en la presente ley.

2. Este reconocimiento tiene por objeto permitir y garantizar a las

asociaciones confesionales no católicas el ejercicio de las actividades que les

son propias.

3. Dichas asociaciones se regirán por sus propios estatutos en cnanto no se

opongan a lo .dispuesto en esta ley.

Artículo 14. Las asociaciones confesionales no .católicas adquirirán

personalidad jurídica mediante su inscripción en el Registro a que se refiere el

artículo 33 de esta ley,

Artículo 15. 1. La petición de reconocimiento de una asociación confesional no

católica deberá ser formulada ante el ministerio de Justicia.

2. Para el- reconocimiento y consiguiente inscripción de una asociación

confesíóml no católica en el Registro a que se refiere ´el artículo 33 debc.án

acreditarse ios siguientes extremos:

a) Confesión religiosa a- la que pertenece.

b) Denominación de la asociad clon que.se constituye.

cunstancias personales. Tres de ellas, como mínimo, deberán tener la

nacionalidad española.

e) Estatutos, en los que sa determine con precisión sus fines,

órganos rectores y esquemas de su organización.

f) Matrimonio inicial de constitución, bienes ¡amuebles y recursos

económicos previstos.

3. Cualquier alteración de las circunstancias expresadas en el

número 2 de este articulo deberá ser comunicada al ministerio de

Justicia a los efectos que procedan.

4. El reconocimiento e inscripción en el Registro sólo podrán ser denegados

cuando no se acrediten los extremos exigidos o se vulneren alguno de los

preceptos establecidos en la presente ley.

Artículo 16. El ministerio da Justicia comunicará al ministerio de la

Gobernación, para su debido conocimiento y demás efectos legales, tanto ¡a

constitución como la disolución de las asociaciones confesionales no católicas.

Artículo 17. 1. Las asociaciones confesionales no católicas llevarán un registro

&e todos sus miembros para la inscripción de las altas y bajas, así como los

oportunos libros de contabilidad.

2. Tanto el registro de miembros como los libros de contabilidad serán

originariamente habilitados y anualmente sellados por la autotridad

administrativa competente.

3., El registro de miembros y los libros de contabilidad de ¡as asociaciones

confesionales no católicas podrán ser examinados por la autoridad guberenaíiva,

contando con el consentimiento de sus órganos de gobierno o con el oportuno

mandamiento judicial.

Artículo 18. 1. Las asociaciones confesionales no católicas podrán recibir

bienes a titulo gratuito y organizar colectas entre sus miembros, siempre que

los bienes y recursos obtenidos s>3 contabilicen en los libros y queden afectos

a los fines estatutarios de la asociación.

2. A tal efecto, las citadas asociaciones deberán comunicar al ministerío de

Justicia, con la periodicidad que reglamentariamente se determine, las

donaciones que reciban y su destino, y presentar anualmente a dicho

departamento su presupuesto de gastos e ingresos y el balance que reflejen su

situación económica. Al cierre de cada ejercicio presentarán asimismo ¡a

liquidación del presupuesto.

3. Si el ministerio de Justicia considera que el destino dado a

los bienes no coincide con el régimen establecido .en esta ley o se ha alterado

la contabilidad, podrá, en el plazo de un mes, decretar la suspensión de las

actividades de la asociación, sin perjuicio de los recursos que procedan a

tenor de esta norma lega!.

Artículo 19. Las asociaciones confesionales no católicas podrán solicitar del

ministerio de Justicia, que recabará el oportuno informe del gobernador civil de

la provincia, la anotación de secciones loca les en el registro cuando se

acredite que cuentan con un número de miembros residentes que las justifiquen.

Artículo 20. En caso de disolución de una asociación confesional no católica se

dará a sus bienes la aplicación que los estatutos les hubieren asignado. Si nada

se hubiere establecido, los bienes se aplicarán a te realización de fines

benéficos.

Sesión de la mañana

A las once menos veinte de la mañana se reunió la sesión de la Comisión de Leyes

Fundamentales y Presidencia del Gobierno de las Cortes Españolas, que estudia el

proyecto de ley regulando el ejercicio cíe derecho civil a,la libertad en

materia religiosa.

Se continúa con el estudio del artículo 7, al que se le añadiría un nuevo

párrafo, el cuarto.

Abierta la sesión, interviene el señor Puig y Maestro-Amado para pedir la

inclusión de un nuevo párrafo al artículo, en el ´ ue se diga que no se impondrá

profesorado de confesión religiosa distinta a la que pertenezca ´la mayoría de

los alumnos. Señor Izurdiaga: El Estado debe imponer ´que no se den enseñanzas

contrarias al dogma y a la moral. Don Blas Pinar: No habrá en los centros del

Estado profesorado acatólico, al menos en las disciplinas del espíritu; no se

trata de eliminar a los profesores acatólicos, que pueden enseñar disciplinas

técnicas, tíeñor Barcenas: ¿Es posible que no se pueda garantizar que nuestros

hijos no van a recibir otra enseñanza que la de acuerdo con la doctrina

católica?

Hasta ahora los padres de familia estamos soportando que nuestros hijos reciban

doctrinas naturalistas y filosofía materialista. Hay que terminar con esta

situación. Debe ejercerse vigilancia en los centros docentes.

NO HAY DOS GRUPOS DE PROCURADORES

El señor Oriol (don Lucas) y el señor Fagoaga apoyan esta tesis. Señor barón de

Cárcer: Estamos dando una libertal religiosa a una ístma minoría del país para

que sus hijos tengan la religión que deseen. En cambio, a la mayoría católica no

le garantizamos que sus hijos reciban la religión católica en los centros de

enseñanza, por lo que estarán en inferioridad de condiciones. El señor Zamanillo

se suma a las enmiendas de los señores Pinar, Barcena y barón de Cárcer y pide a

la ponencia que sea flexible en el tema. Lo mismo manifiesta el señor Sanz

Orrio, que dice después: Se está creando la impresión de que aquí hay dos

grupos: los amantes y los no amantes de la libertad católica. Todos somos

amantes de la libertad católica. Lo que ocurre es que un grupo trata de defender

sólo a los no católicos. Yo me inclino por defender la libertad de los

católicos.

HABLA EL SUBSECRETARIO DE JUSTICIA

El subsecretario de Justicia, don Alfredo López, Interviene para asesorar a la

Comisión. Asegura que está profundamente impresionado por este tema de la

enseñanza, que se produce en el ánimo de todo católico.

Recuerda que en la Universidad de su tiempo no había el problema de la libertad

religiosa, pero sí había que luchar contra un grupo de profesores que atacaba a

la religión católica. Sentimos el problema de la enseñanza, pero este problema

no lo crea la ley de libertad religiosa. (Voces: ¡Que lo resuelva!). El-problema

estaba ya ahí. Estoy transido por el mismo sentido de responsabilidad que

ustedes. Lo he sentido desde niño. Pero el problema es anterior a la libertad

religiosa. Si somos capaces de resolver ahora este diíicil y complicado

problema, nos podremos sentir transidos de gozo. Pero tenemos que,ser eficaces.

Hay una legislación básica española que dice que la enseñanza debe ser católica.

La declaración de libertad religiosa en España tiene como respaldo estas leyes y

el Concordato. La enseñanza tiene que ser católica, pero si hay algún grupo de

españoles que no profesan esta religión, estas personas y sus hijos no tienen

por qué recibir la enseñanza católica, por respeto « su dignidad humana.

Sigue diciendo que, evidentemente, los ataques a la conciencia católica de los

alumnos se han producido en nuestros centros de enseñanza. Hay un problema, el

de la enseñanza, que no podemos resolver en esta comisión. ¡Ojalá lo pudiéramos!

Lo que tenemos que hacer aquí es resolver la eficacia de la legislación para que

la enseñanza haya de ser católica. ¿Creen los señores procuradores que ese

problema vamos a resolverlo con´ un añadido en este artículo séptimo? Yo creo

que sería ineficaz, pues así no resolvemos el problema que a todos1 nos

preocupa. Por otro lado, estamos haciendo un estatuto jurídico de los acatólicos

en España. Y se pretende decir en ese estatuto que la enseñanza en España tiene

eme ser católica.

Evitar perjuicios a la Iglesia católica

Interviene por la ponencia el señor Herrero Tejedor. Señala que hay enmiendas

que no son coincidentes. Así, don Blas Pinar pide que los acatólicos no enseñen

disciplinas del espíritu.

SALVAR EL ESPÍRITU DE LA CRUZADA

Don Blas pinar reconoce que el problema de conciencia está ahí desde 1927 o

desde fechas anteriores; pero hay que resolverlo. Tenemos un Estado

confesionalmente católico, como era el de 1927, pero que no lo resolvió. Creo

que es el momento de hacerlo ahora por medio de esta ley de libertad religiosa.

El alzamiento nacional del 18 de lio—argumenta don Blas Pinar— obedeció a las

consecuencias de una monarquía que había abdicado de sus principios

constitutivos y a la neutralización del Estado bajo la República. ¿Vamos ahora a

derribar el espíritu de la Cruzada? Se nos ha dicho por el señor subsecretario

de Justicia que el problema no se resuelve con leyes. Aquí se nos pide que demos

leyes. Si las leyes no sirven, disolvamos las Cortes.

POSIBLE CATACLISMO EDUCATIVO

Señor Muñoz Alonso: Se ha dicho aquí que la declaración de libertad religiosa es

para favorecer

a los no católicos. No. A quien más favorece es a la Iglesia católica, porque es

ella quien da la declaración; porque dice al mundo que los católicos no lo son

por irracionalidad, sino porque son los que, eh uso de eu plena libertad,

ofrecen el obsequio racional de su fe. A todos nos mueve el mismo deseo. En la

educación primaria, el Estado debe velar y exigir que la enseñanza que reciban

los alumnos eea la católica, para que no se produzcan después envenenamientos;

pero en la enseñanza superior, no. Mediten los señores procuradores que si se

exige que los profesores de ciencias del espíritu no sean católicos, nos

llevaría a un cataclismo educativo. ¿Quién juzga de la conciencia católica o no

de un opositor a cátedras?

El señor Vigón interviene para apoyar a don Blas piñar.

Por la ponencia, el señor Reyes Morales lee un texto para el apartado 4, del

artículo séptimo, que es aprobado por unanimidad.

Se pasa después al estudio del artículo octavo. El señor Oriol (don Lucas)

solicita que se suspendan las discusiones y se disuelva el proyecto al Gobierno,

para que lo desglose en dos proyectos de ley: uno, dando un estatuto a los no

católicos, y el otro, de libertad religiosa. No acepta el presidente, señor Bau,

que pide no volver al tema discutido el primer día sobre la devolución del

proyecto al Gobierno.

Intervienen en la discusión de enmiendas al artículo los señores Sevilla Andrés,

Gómez de Aranda, Martín Artajo >don Alberto), pero la ponencia por boca del

señor Reyes Morales, mantiene el texto del artículo, que se aprueba.

APROBACIÓN DE ARTÍCULOS

En el articulo noveno, la ponencia modifica el apartado segundo, por enmiendas

de los señores Villegas Girón y Pinar Lopez. Intervinieron en la discusión los

señores Coronel de Palma, barón de Cárcer, -Oriol (don Lucas), Bailarín,

Fagoaga, Zamanillo, Allende, Cotorruelo, Valero Bermejo, Arcenegui, Yzurdiaga y

Martínez Esteruelas.

En el artículo 10 no se aceptan enmiendas de los señores Pinar López y Dominguez

Marroquín. Se aprueba el texto de la ponencia. Tampoco en el artículo 11 la

ponencia acepta las modificaciones propuestas por los señores Pinar López, Gómez

de Aranda, Fagoaga y Muñoz González. La ponencía mantiene el texto de su

informe, que es aprobado,

En cambio, en el artículo 12 sí acepta1 una enmienda del señor Lamo de Espinosa,

que mejora el texto, que es aprobado. A las dos de la tarde se levantó la

sesión.

SESIÓN DE TARDE

En la sesión de tarde se aprobaron los artículos del 13 aí 20.

Durante el examen del artículo 13 el señor Lamo de Espinosa propuso una nueva

redacción, que no prosperó,

CORTES

El apartado tercero de este artículo suscitó un debate, en el que intervinieron

.los señores Lamo de Espinosa, Valero Bermejo, Vigón, Sanz Orrio y Reyes, este

último en nombre de la ponencia. El señor Lamo adviríió que enn el texto

propuesto no se indica que los distutos han de acer objeto de una

aprobacion y sugiere que es constar que "la asociación se regira por mis propios

estatutos, que habían do ser aprobados do acuerdo con lo dispuesto en esta ley";

sugerencia que el señor Hoyes, como ponente, estima que debo llevarse u los

artículos 15 y 10, y quo el señor Valero Bermejo entiendo que encajarían mejor

en el articulo 32. El señor Valero Insistió en que era necesario clarificar los

fines do estas asociaciones. Al ser puesto a votación cate apartado, votaron en

contra los señorea Oriol (don Lucas), Lamo do Espinosa, Valero Bermejo y

Domínguez Marroquin. Tambien la redacción dada al articulo 14 tuvo un voto en

contra, el del.señor Fagoaga.

Otro articulo quo dio origen a un largo debate fue el IB, dado el numero do BUS

apartados y lo Importancia de su contenido. A las intervenciones do los señores

Fagoaga, Villegas Girón y barón1 da Carcer, sobre el domicilio social y Incurra

do culto; los de los señores Oriol y Coronal do Taima, sobro resíllenles en

España, y a las´ de los Honores Vigón, Valero Bermejo, aporca de otros aspectos

do esto articulo, contestó el señor Herrero Tejedor para aclarar las dudas formu

Indas en torno a la Interpretación de estos apartados. Aprobados´ los números 1

y 2 do este articulo, se suspendió la sesión durunte un cuarto do hora.

Roanudada, oí señor Martin Artajo (don Alberto) propuso una modificación al

final del apartado cunrto del artículo 16, que fue aceptada por la ponencia y

aprobada por la comisión. Por esta modificación se sustituyo la frase del texto

del Informo que dlco "alguna do las limitaciones establecidas en la presente

ley", por la.de."algunos de los preceptos establecidos en la presente ley".

Contra el texto de cstf artículo votó en contra rl señor í/amo de Espinosa,

También fueron formuladas enmiendas a los artículos 17, 18, 19 y 20. que,

aceptadas por la ponencia v aprobadas por la Comisión, modifican el texto del

Informe da los ponentes´.

Aprobado el artículo 20, el presidente, señor Bftu, levantó la sesión poco

después de las nueve de la noche y anunció que continuará hoy a las diez y media

de la mañana.

 

< Volver