Autor: Martín Descalzo, José Luis. 
   La Conferencia Episcopal estudiará el impacto de capitalismo y marxismo en la España de hoy  :   
 Un detallado cuestionario señala la orientación de los trabajos episcopales de la próxima semana. 
 ABC.    17/02/1976.  Página: 29-30. Páginas: 2. Párrafos: 25. 

ABC. MARTES 17 DE FEBRER0- DE 1976. PAG. 29.

LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESTUDIARA EL IMPACTO DE CAPITALISMO Y MARXISMO EN LA

ESPAÑA DE HOY

Un detallado cuestionario señala la orientación de los trabajos episcopales de

la próxima semana

SI el tiempo lo permite —dado el amplísimo temario que los obispos se han

impuesto— en la próxima semana la plenaria del Episcopado español estudiará por

primera vez de manera frontal los temas del capitalismo y el marxismo en"

España.

Junto a los tres temas que resumimos en nuestra crónica del sábado, éste ocupará

el cuarto capítulo de la amplia reflexión sobre los problemas de la España

actual que los obispos proyectan.

También sobre este tema se envió hace ya días a todos /los obispos un

cuestionario que orienta sobre la dirección y nivel en que se hará este estudio.

No tratan de plantearse el problema desde un punto de vista centralmente

socioeconómico, sino religioso. No intentarán un análisis teórico abstracto,

sino los reflejos de ambas corrientes en la fe del pueblo español, y la

respuesta que a ambos movimientos ha de darse desde las exigencias éticas del

Evangelio. De ahí el tono radicalmente práctico del cuestionario dirigido a los

obispos.

SOBRE EL CAPITALISMO. — El documento parte de la afirmación de que «de Jiecho

nuestra sociedad está organizada según el modelo capitalista occidental con el

que mantiene vínculos económicos fundamentales y está en camino de homologarse

cultural y políticamente».

Este hecho obliga a los obispos —y, a los cristianos— a preguntarse, en primer

lugar, jobre la hondura de este capitalismo en nuestra realidad concreta:

—En cuanto a la distribución de los bienes, ¿hay en España injusticias en los

salarios, pensiones, beneficios, vivienda, cultura? ¿Hay desniveles entre las

diversas zonas laborales, entre diversas zonas geográficas?

—En cuanto a la participación social y política, ¿la tienen los obreros en las

empresas? ¿Participa la gente humilde en la política nacional, provincial y

local?

—¿Qué hondura tiene la masificación de las personas en la dinámica de la

sociedad de consumo, en los medios de comunicación social?

—¿Qué actitudes tienen los cristianos en el capitalismo? ¿Defensa razonada?

¿Asimilación inconsciente? ¿Indiferencia conformista? ¿Reformismo? ¿Hostilidad?

—¿Cuáles son los aspectos del sistema capitalista más en contradición con la

concepción cristiana de la vida? ¿Materialismo? ; Subordinación de la persona

humana o la economía.? ¿Manipulación de la libertad? ¿Impotencia de los débiles?

—¿Qué influjo reciben los cristianos del sistema capitalista en relación con los

valores religiosos, de la dignidad de la persona y en cuanto al comportamiento

moral?

—¿Es posible subsanar los vicios del capitalismo por medio de reformas?

—¿Hasta «ué punto la Iglesia favorece a la sociedad capitalista vigente, en su

doctrina, en sus intereses económicos o sociales, en sus silencios?

El análisis —como se ve— llega a la radicalidad de los problemas. Recordemos que

este cuestionario no está forzosamente llamado a originar un documento, pero es

muy verosímil que este estudio conduzca a los obispos á proyectar sus respuestas

hacia alguna iluminación sobre esas preguntas que no sólo ellos, sino todos -los

españoles se plantean hoy.

SOBRE EL SOCIALISMO. — La segunda parte de este cuestionario se plantea la

problemática marxista. Parte de la afirmación de que «la opción socialista en

España juega como alternativa del sistema capitalista. Está integrada por

diversas corrientes (asociaciones, grupos políticos, etcétera), muy dispares

entre sí, con el denominador común de rechazar el sistema capitalista».

Dada esta diversidad los obispos distinguen en su análisis la hipótesis

socialista no marxista y la marxista.

Y se preguntan:

—¿Existen en España grupos socialistas de inspiración no marxista? ¿Hay

cristianos en esta tendencia? ¿Qué aceptación tiene este tipo de socialismo

entre los obreros?

—¿Q ü é aspectos ha de tener en cuenta un discernimiento cristiano en esta

opción socialista?

—Desde el punto de vista Cristian®, la opción socialista no marxista, ¿es

lícita?, ¿es ilícita?, ¿es necesaria? ¿Por qué?

Una segunda parte de este apartado de interrogaciones giran sobre el socialismo

marxista, tanto en sí como en él movimiento de «cristianos para el socialismo»

que los obispos colocan claramente en esta órbita marxista.

He aquí las cuestiones que los obispos se formularán:

—¿Qué grupos actúan en nuestras diócesis en la militancia marxista, en lo

político, en lo educacional, en lo cultural?

—¿Qué Influjo ejercen de hecho sobre los cristianos en la acción y actitudes

sociales, en el terreno de. Isas ideas, en los criterios morales?

—¿En que puntos principales pone el marxismo en peligro la fe o ¡a moral de los

cristianos?

Pasan después a estudiar el fenómeno de «cristianos para d socialismo» (C.P.S.),

nacido originariamente en Chile y extendido a numerosos países. En España un

grupo no muy amplio, pero sí notable, de sacerdotes y militantes católicos ha

celebrado en los últimos años tres Asambleas y publicado sendos documentos

defendiendo la conciliación de sus posturas cristianas con diversos aspectos del

marxismo o con el marxismo integral. Sobre este punto ha habido ya diversas

llamadas de atención ea documentos o escritos del cardenal Tarancón, el obispo

de Las Palmas, monseñor Infantes, y de los obispos de Cataluña en pastoral

colectiva, aún sin citar expresamente d movimiento, sobre el que hasta el

momento nuestra jerarquía ha preferido no pronuriciarse aún colectiva y

claramente. Varias veces se ha informado ya sobré él en plénarias y permanentes,

pero nunca se hizo un estudio a fondo del problema. Esta vez se hará construido

sobre el siguiente esquema de preguntas:

—¿Existen grupos - de este movimiento en su diócesis? ¿Hay personas

individualmente comprometidas: sacerdotes, religiosos, religiosas, seglares?

—¿Qué mentalidad tienen los cristianos para el socialismo que usted conoce? ¿En

qué grado aceptan el marxismo? ¿Qué positura adoptan en relación con el dogma,

la teología, la moral, la disciplina? ¿Qué relación tiene usted con ellos?

—A su juicio, ¿puede un cristiano salvar su identidad cristiana adhiriéndose a

un partido marxista? ¿Puede colaborar lícitamente con la praxis marxista? ¿Puede

aceptar algunos elementos del marxismo científico? ¿Cuáles? ¿Puede colaborar con

los marxistas en algunos objetivos concretos de tipo social o político?

—¿Qué sugerencias prácticas haría usted a la Conferencia Episcopal Española en

orden a iluminar con el magisterio este fet»ótve«o?

Como fácilmente puede verse la problemática que los obispos españoles afrontarán

la próxima semana no puede ser de mayor importancia ni interés. Recordemos que

se trata de «n primer estudio y nue no son verosímiles conclusiones

magisteriales o teóricas en esta primera profundización. Pero bueno es saber que

los obispos cogerán al toro por los cuernos y que´ se trata de los problemas más

importantes que hoy preocupan a todos. Atención, pues, a la próxima semana—T T,

MARTÍN DESCALZO.

 

< Volver