El obispo de Astorga lamenta las críticas indignas e indignantes contra la Conferencia Episcopal  :   
 Surgen-dice-de los frentes más opuestos entre sí. 
 Informaciones.    22/03/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL OBISPO DE ÁSTORGA LAMENTA LAS «CRÍTICAS INDIGNAS E INDIGNANTES» CONTRA LA

CONFERENCIA EPISCOPAL

«Surgen —dice— de fos frentes más opuestos entre sí»

Astorga 21. «Es urgente dejar de generalizar y dramatizar el fenómeno de la

división. Porque hacerlo seria una injustificada acusación a la mayoría de

sacerdotes y fieles que, si bien son presas de una notable confusión y

desconcierto, no militan en ningún extremismo-», afirma monseñor Antonio Briva

Mirabent.

obispo de Astorga. en una exhortación pastoral sobre el Año Santo, que publica

el último boletín oficial de la diócesis.

Según monseñor Briva, «las fuertes tensiones provocadas en el seno de la Iglesia

en el período posconciliar, en el cual nos encontrarnos, han remitido en grado

considerable pero no han desaparecido.

Se recrudecen con relativa facilidad ante acontecimientos eclesiásticos o

profanos. Sil fruto es la desunión, la contraposición y no raras veces la

enemistad de los miembros del mismo pueblo de Dios».

«Estamos convencidos —añade— de que la reconciliación intraeclesial ha de venir

por la vía de la humildad, de la caridad fraterna y de la fidelidad

inquebrantable a Cristo, a la Iglesia y a la misión de este nuevo pueblo de

Dios.»

Respecto a las causas de muchas divisiones intraeclesiales, el prelado de

Astorga afirma que «tienen su raíz en una tierra, que no es eclesial,

manifestación, por otra parte, del dinamismo desbordante de ta doctrina

cristiana y católica, la cual tiende a vivificar toda la vida social. La

autonomía de las realidades temporales, incluyendo en ellas las sociales,

económicas. políticas y culturales, no preconiza la asepsia religiosa de las

mismas. Y a medida que estas realidades se acercan más a lo humano, se

intensifica el rechazo de esta asepsia. Se, comprende, por consiguiente, que el

cristianismo seglar, y mm las mismos pastores, presten continua atención a la

información evangélica- de las realidades temporales». Pero ello —agrega

monseñor Briva— «no ha de significar un yermen de división eclesial. sino un

objeto de atención y de empeño del crecimiento del reino de Dios».

«Es urgente´—dice más adelante— el fomento o la recuperación del respeto y la

confianza debidas a la Conferencia Episcopal Española. De los frentes más

opuestos entre sí surgen ráfagas de críticas indianas e indignantes —Cifra,.

 

< Volver