Conferencia Episcopal     
 
   02/12/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CONFERENCIA EPISCOPAL

EL lunes cómeme la XVII Asamblea plenaria del Episcopado español Monseñor

Tarancón, presidente de la Conferencia Episcopal, abrió las reuniones con

una intervención en la que, respecto a las relaciones Iglesia-Estado, dijo: «...

No se trata de ana "ruptura" o de un "desconocimiento mutuo", como algunos, no

sé si siempre sincera y lealmente, han querido entender. Se trata precisamente

de buscar con "mejor cooperación" esa positiva y sana colaboración para bien de

todos, que ha de tener ahora, no sólo por exigencias de la misma iglesia, sino

por exigencias también de la propia comunidad política, consciente de su

autonomía y de todos los derechos que la competen, y aun por exigencia de la

misma psicología del hombre moderno que no admite "componendas" ni intercambios

de competencias" y privilegios, ha de tener, digo, un signo diferente al que

tuvo en otros tiempos, y ha de utilizar unos medios distintos a los que con

recta intención y con eficacia,, sin duda, se han utilizado comúnmeníe.»

Un documento de 33 folios sobre las relaciones Iglesia-comunidad política es

estudiado por tos obispos. Se procedió a unta votación sobre !a conveniencia de

hacer o no una declaración sobre las relaciones Iglesia-Estado, que arrojé el

siguiente resultado: 50 votos a favor y 19 en contra. Se eligió a siete obispos

para que redactaran una declaración en base al documente y a las sugerencias

recibidas. Los obispos elegidos fueron monseñores Menjíbar, Merchán, Moralejo,

Cirarda, Brida, Montero y Yanes. Comisión de clara tendencia renovadora en

materia de relaciones Iglesia-Estado.

las noticias de última hora sobre si el Plenario del Episcopado emitirá o no «na

declaración sobre este tema, son confusas y contradictorias. En cualquier caso,

las reuniones del Pleno del Episcopado Español ya han evidenciado, que. éste

cuenta con el apoyo total del Papá. Los obispos, corporativamente, mantuvieron

una reunión muy cordial y en nada protocolaria con él nuncio de Su Santidad en

España.

Monseñor Guerra Campos aún no ha So a las reuniones. Parece que por razones

personales no estima oportuno participar en el Plenario. Por otra parte, ha

recibido de Roma an «monitum», una advertencia, por su telegrama de solidaridad

con la reunión de sacerdotes de Zaragoza, que no recibió la bendición papal.

En una casa cercana & la de ejercicios de El Pinar de Chamartín donde se celebra

el Plenario, un grupo de personas —entre ellas, dos sacerdotes y varias mujeres—

mantienen un ayuno voluntario durante el tiempo que dnre la Asamblea de obispos,

por los problemas de los objetores de conciencia at servicio en armas y en apoyo

espiritual de las deliberaciones de los obispos. Los prelados se manitenen en

contacto con ellos y han acudido a oficiarles la misa. El tema de la objeción de

conciencia ha sido tratado con el vicario general castrense.

 

< Volver