Autor: Pelayo, Antonio. 
   La declaración de los obispos, fruto final de un largo esfuerzo     
 
   23/01/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

23-I-1973

IGLESIA POSCLA DECLARACIÓN DE LOS OBISPOS, FRUTO FINAL DE UN LARGO ESFUERZO

La comisión redactora del documento final se obligó a un ritmo lento de trabajo

• La declaración ha sido previamente presentada a la Santa Sede y a las altas

autoridades de la nación

La declaración colectiva de los obispos españolea sobre "La Iglesia y la

comunidad política" ha sido oficialmente hecha pública después de una menuda

historia en la que no han escaseado las incidencias y sorpresas. El lector tiene

en sus manos uno de los documentos más importantes emitidos por nuestro

Episcopado en los últimos cincuenta años.

A la vista del texto, lleno de matices y perfiles, que sólo su lectura atenta

revelará, cabe explicarse el tiempo invertido en su elaboración. A través de las

diversas fases que han ido sucediéndose, el documento ha cambiado de título y de

grosor. Lo que hoy llega a manos del lector es fruto de una maduración exquisita

y difícil, acosada desde muy diversos ángulos por quienes interpretaron

tendenciosamente el empeño de la jerarquía española de situar el país en el

meridiano del Vaticano II.

PRESENTACIÓN DEL DOCUMENTO

Los resúmenes ofrecidos anticipadamente por algunas agencias daban una idea

solamente aproximativa del documento.

El escrutinio de los votos episcopales se hizo, como recordará el lector, el

pasado día 20. Antes de ser hecho público, la Santa Sede ha aido informada

puntualmente del contenido de la declaración, aprobando—como era fácilmente

previsible—«1 fondo y los matices de la declaración. Esta aprobación ea

preceptiva, según los estatutos de la conferencia.

Por otra parte, una copia del documento episcopal fue entregada oficialmente en

las residencias oficiales del Jefe del Estado y del Príncipe de España, con los

que el cardenal Enrique y Tarascón, presidente de la Conferencia Episcopal

Española, mantendrá una próxima entrevista. El obispo secretario de la

Conferencia^ monseñor Yanes, presentó asimismo al ministro de Justicia, don

Antonio María de Oriol y Urquijo, otra copia del texto episcopal. El tema y la

importancia objetiva de declaración imponían esta normal cortesía con las altas

autoridades del Estado.

UN "ITER" CUIDADOSO

Acompañando el texto del documento, la secretaría del Episcopado ha enviado a

los medios informativos una "nota de presentación" aclarando algunos pormenor

res del "Iter" seguido por los obispos hasta llegar a la redacción y votación

definitivas.

Las ineertidumbres y pretendida cenfusión creada por algunas informaciones

tendenciosas reciben de esta manera una luz definitiva. En primer lugar, se

señalan las diversas "etapas de reflexión" del Episcopado, incluida la

celebración de la última asamblea plenaria del 27 de noviembre al 2 de

diciembre. La declaración puede considerarse con todo derecho fruto de ese

esfuerzo intensivo.

ELEMENTOS DE TRABAJO A continuación, 5a nota de la secretaría afirma

textualmente:

La Comisión de Obispos, a la que la XVII asamblea plenaria encargó la redacción

definitiva de esta declaración, tuvo como texto base el documento de trabajo

"Iglesia y orden político", aprobado por la asamblea, y utilizó, además, los

siguientes elementos:

— El texto "Iglesia y comunidad política", presentado por la Comisión

permanente a la asamblea plenaria.

— Las observaciones hechas al mismo en el debate.

— Las observaciones hecha* a] texto base en el debate.

— Las respuestas al cuestionarlo presentado por la Comisión redactora

para esclarecer algunos puntos del encargo recibido.

— Los votos "juxta modum" que se entregaron antes de finalizar la reunión de la

asamblea.

— Las aportaciones y enmiendas remitidas al Secretariado de la Conferencia

dentro del plazo fijado por la asamblea (40 prelados).

CRITERIOS DE ELABORACIÓN

• Esta abundancia de sugerencias obligó a la comisión redactora desde el primer

momento a establecer unos criterios de incorporación que asegurasen de una parte

la identidad fundamental del texto definitivo con el aprobado en el aula, y

aprovechar, de otra, todo el caudal de sugerencias recibidas para enriquecer el

documento. La comisión redactora se propuso:

— Evitar la obsesión de la brevedad, pues el trabajo anterior demostraba que

esto puede conducir a un texto más seco o cortante de estilo, y menos

preciso (observación de varios prelados).

— Otorgar preferencia a las enmiendas propiamente dichas, esto es, a las que

proponían un nuevo texto para sustituir al preexistente.

— Tener en cuenta las críticas meramente negativas y, sobre todo, las

razones que aducían, con ánimo de mejorar el texto, sin ser Infieles a su

sentido fundamental.

— Enriquecer el texto con reflexiones más cuidadas y con citas

incontrovertibles, teniendo en cuenta las críticas recibidas sobre deficiencias

doctrinales o superficialidad de ciertos pasajes.

— Rechazar únicamente aquellas

enmiendas que equivalían a votos negativos.

RITMO LENTO

9 En aquellos pasajes en los que sólo se trataba de corregir expresiones, el

trabajo no ofrecía problemas. Cuando se pedía mayor claridad, mejor orden, más

fundamentación doctrinal, la comisión cumplió el encargo elaborando en cada caso

la solución que estimaba más idónea y más conforme a las propuestas.

De ahí que el texto re-elaborado resulte más largo. Esta ampliación del texto o

es resultado de las enmiendas concretas del. Episcopado o. son citas del

Concilio, del Sínodo de los Obispos d« 1971, del magisterio pontificio. ,

Se comprende que la aplicación de los criterios referidos obligará a la comisión

redactora a un ritmo de trabajo más lento del previsto. Los pasajes que mayor

atención han exigido de la comisión redactora son: la introducción, la

confesionalidad del Estado, el´ tema de la enseñanza, el de la ayuda económica

del Estado a la Iglesia (cuyo tratamiento fue recomendado por la Asamblea en la

respuesta a la pregunta número 4 del cuestionario propuesto), la nueva

conclusión.

Se ha vuelto al título anterior "La Iglesia y la comunidad política", por

considerar que el contenido del documento se sitúa en la perspectiva de las

relaciones entre la Iglesia y la comunidad política, aun cuando, no trate todos

los problemas de esta relación, y porque muchos de los asuntos que se tratan van

más allá del "orden político" a que se refería el documento aprobado en la

votación por partes.

FECHAS

9 Una vez que la Comisión redactora concluyó su trabajo, al Secretariado del

Episcopado correspondió la tarea de verificar y completar notas, subsanar, leves

incorrecciones gramaticales y enviarlo a todos y sólo los miembros dE la

Conferencia Episcopal que tienen derecho a voto.

El día 8 de enero, a las ocho y treinta de la tarde, se envió por correo urgente

y certificado el texto definitivo del documento "La Iglesia y la comunidad

política", con unas breves indicaciones sobre los criterios que se habían

seguido en la elaboración del mismo y unas instrucciones concretas sobre el

método de votación. El 20 de enero, a las diez de la mañana, se realizó el

escrutinio. La publicación del documento sa decidió para el día 23."

´

Con esta nota de la Secretaría del Episcopado, que hemos recogido sólo en sus

párrafos más importantes, se disipan, en nuestra opinión, las posibles

oscuridades de una política informativa que ha estado presidida por el respeto

al trabajo de los obispos y por la elemental discreción que el tema y la

importancia del gesto significaban con toda evidencia.

Antonio PELAYO

 

< Volver